Ángel Di María y un debut en Juventus con sensaciones opuestas: golazo, asistencia, rabona y una salida por lesión

·5  min de lectura
Las dos caras de Di María en el debut en Juventus: alegría por el gol y dolor por la lesión
Las dos caras de Di María en el debut en Juventus: alegría por el gol y dolor por la lesión - Créditos: @MARCO BERTORELLO

Cuatro minutos antes había dado un pase de rabona a Danilo que había hecho estallar a un estadio que no suele ser muy efusivo. Ángel Di María, en su debut oficial en Juventus, estaba jugando con la confianza y la soltura que se desprenden de una trayectoria de 15 años en el primer nivel europeo. No le pesaba ni un gramo el nuevo desafío, tras pasar por Portugal, España, Inglaterra y Francia.

Fideo había puesto en marcha el 3-0 de Juventus sobre Sassuolo con una volea de zurda, dado la asistencia para el segundo de Dusan Vlahovic y revolucionado el ataque con varias intervenciones de su sello. La fantasía del pase a Danilo se sumaba a una presentación positiva por donde se la mirase, repleta de alegrías y sonrisas.

El abrazo con Vlahovic, la nueva sociedad ofensiva de Juventus
El abrazo con Vlahovic, la nueva sociedad ofensiva de Juventus - Créditos: @MARCO BERTORELLO

Hasta que el minuto 20 del segundo tiempo fue como un interruptor para Di María y los hinchas. De repente, no hubo más carreras y los gestos pasaron a ser adustos. El rosarino se frenó y se llevó la mano al aductor izquierdo. Hizo un ademán de preocupación e inmediatamente fue reemplazado por Fabio Miretti. El cálido saludo que recibió de los tifosi no solo premiaba su rendimiento, sino que también era un apoyo para superar lo que se supone que es su primera lesión muscular en el calcio.

Di María se sentó en el banco de los suplentes, con la vista perdida, apesadumbrado; cada tanto apoyaba su frente en el cabezal de la butaca de adelante. No lo podía creer.

Todo lo anterior a la molestia muscular se había acercado bastante a lo que pudo soñar. Con el cooling-break de los 22 minutos del primer tiempo, a causa de la ola de calor que recorre Europa, el director técnico Massimiliano Allegri refrescó su planteo. Hizo un reordenamiento necesario, que dio réditos inmediatos. Corrió a Di María del puesto de media-punta en el que había comenzado, por carriles centrales en los que se veía obligado a jugar mucho de espalda, en sectores con mucha densidad de jugadores. Una ubicación que no favorecía la explotación de sus condiciones.

Di María, de cara a los tifosi de Juventus
Di María, de cara a los tifosi de Juventus - Créditos: @MARCO BERTORELLO

Con buen tino, el entrenador de Juventus lo reubicó sobre la derecha, donde Di María viene construyendo una gran carrera internacional. Ocupó la zona que era de Juan Cuadrado, que pasó al carril opuesto. Fideo tardó un minuto en florecer en su jardín preferido. Con la naturalidad que maneja su zurda en el perfil invertido, se posicionó para recibir un centro desde la izquierda de Alex Sandro y con una volea de sobre-pique puso el 1-0.

Fideo, de volea de sobre pique

El Juventus Stadium, que ya lo había aplaudido y soltado un oohh de admiración cuando controló una pelota con el pecho y combinó con un compañero, festejó el gol con la premonitoria ilusión de que el nuevo refuerzo les dará varias satisfacciones. Como en tantos otros equipos europeos y en el seleccionado argentino, Di María celebró con su clásico corazoncito, uniendo los dedos índices y pulgares de cada mano. Desarmó la figura para llevarse las manos a la boca y tirarle un par de besos a la cabecera que lo ovacionaba. Idilio en marcha.

El ex Rosario Central es el quinto argentino que marca para Juventus en este siglo, detrás de Carlos Tevez, Roberto Pereyra, Gonzalo Higuaín y Paulo Dybala.

Lo más destacado de la goleada de Juventus

Sobre la derecha, Di María encajó más naturalmente, apareció el futbolista que desequilibra con sus enganches y sirve asistencias cruzadas de zurda que son dagas para las defensas rivales. El rosarino arrancó con un gol, pero no hay que olvidar que en sus siete años en Paris Saint Germain alcanzó el récord de pases-gol en el club. Superó el centenar (111), y solo por la Ligue 1 llegó a las 90. Una cifra, que en ese período (2015/16 hasta 21/22), solo es superada en las cinco grandes ligas europeas por Thomas Müller (109), Lionel Messi (107) y Kevin De Bruyne (104).

Las presunciones indican que Dusan Vlahovic será una de los beneficiados de los envíos de Di María. Ya en el primer tiempo, el delantero serbio que Juventus eligió como cabeza de proyecto en lugar de Paul Dybala estuvo cerca de conectar dos asistencias de Di María. Ciro Ferrara, exzaguero y gloria de la Vecchia Signora, comentó antes del encuentro: “Di María puede ser muy importante para Vlahovic. Por eso Allegri le dará libertad”.

La salida por lesión que preocupa

En el comienzo de la segunda etapa hubo más del festival de Di María. Una definición combada que salió junto a un palo y una asistencia a Vlahovic, luego de un mal pase de Kaan Ayhan en la salida desde el fondo.

En Juventus, Di María estará rodeado por menos talento que el que reunía PSG. En el conjunto de Turin hay predominio de jugadores más físicos y atléticos. Este lunes no pudo debutar Paul Pogba, que se recupera de una lesión.

Paredes desde París. ¿Será nuevo compañero de Fideo?

Paredes - Di Maria - Instagram
Paredes - Di Maria - Instagram

El club de la familia Agnelli está buscando el toque y la pausa que le faltan en Leandro Paredes, que no es titular en PSG. Para eso hace falta liberar masa salarial, con la posible salida de Adrien Rabiot a Manchester United y del brasileño Arthur. Juventus, que ya tendría un acuerdo económico con Paredes, ofreció un préstamo con opción de compra obligatoria de acuerdo con el cumplimiento de objetivos. El club francés prefiere una venta, en torno a los 20 millones de euros, pero no se cierra a alguna otra variante en la negociación. La cuestión se resolverá en las dos semanas que restan hasta el cierre del mercado de pases. Por lo pronto, Paredes publicó una sugerente historia en su Instagram, dedicada a Di María. Juventus también le apunta a un delantero: el austríaco Marko Arnautovic.

A la espera de un parte médico, Di María, tras el final del partido, se unió a sus compañeros y se animó a un trotecito a los saltos hacia la cabecera para ofrendar la goleada a los hinchas. El afecto que ya recibe en su nuevo club también formará parte de la terapia de recuperación.