¿Debería alarmarme si a mi esposo le gusta usar mi ropa interior?

En el mundo erótico todo vale, siempre y cuando los miembros de la pareja estén de acuerdo y no se traspasen ciertas líneas rojas que puedan molestar al otro o a ti mismo. En general, un fetiche no es un problema, solo podría llegar a serlo si la persona no puede encontrar otras formas de estimulación y el único camino a la excitación sexual es a través de su 'objeto de deseo'.

A veces cuando nos salimos de la norma, pensamos que es algo malo, pero hay que abrir la mente e intentar disfrutar con todo, hablándolo con la pareja y dejándonos llevar, sin darle más vueltas. Todo lo que es un poco distinto a lo que estamos acostumbrados nos resulta extraño, pero lo distinto no necesariamente es malo.