100 millones de estadounidenses estarán en la región de la “franja de calor extremo” para 2053

·4  min de lectura

Para 2053, más de 100 millones de estadounidenses vivirán con temperaturas extremadamente altas en el verano, lo que traerá nuevos y peores riesgos para la salud a medida que la crisis climática calienta el planeta.

Alrededor de ocho millones de personas en EE.UU. viven en condados que se espera alcancen más de 125 °Fahrenheit (52 °Celsius) en algún momento en 2023, según un nuevo informe.

Pero para 2053, ese tipo de extremos podría afectar a 107 millones de personas en el país, en una “franja de calor extremo” que cubrirá casi el 25 por ciento de EE.UU., encuentra el informe de la fundación sin fines de lucro First Street Foundation.

Esta drástica expansión del riesgo de calor extremo podría ser devastadora para la salud pública, ya que las altas temperaturas pueden causar o exacerbar condiciones de salud graves.

“Necesitamos estar preparados para lo inevitable, que una cuarta parte del país pronto caerá dentro de la franja de calor extremo con temperaturas superiores a los 125 °Fahrenheit”, declaró el director ejecutivo de First Street, Matthew Eby, a través de un comunicado de prensa.

“Y los resultados serán nefastos”.

En 2023, algunos condados dispersos en el desierto del suroeste de EE.UU., el medio oeste y el sur podrían esperar alcanzar los 125 °Fahrenheit al menos un día. En treinta años, ese riesgo se expande a una gran “franja de calor extremo” que se extiende desde Texas hasta Wisconsin, a lo largo de la costa este del sur y gran parte de Florida, según el informe.

La nueva “franja” incluye ciudades importantes como St. Louis, Missouri y Chicago, Illinois.

El informe también analizó el “índice de calor”, que combina temperaturas y humedad para describir qué tan caliente se “siente” en un día determinado.

La mayor parte del país sufrirá más días con un índice de calor superior a 100 °Fahrenheit (38 °Celsius) para 2053, mientras que grandes áreas de Texas, Florida y Luisiana podrían esperar más de 100 días cada año con índices de calor de 100 °Fahrenheit o más.

Y es posible que el calor no amaine tampoco. Gran parte del sur tendrá periodos más largos de días consecutivos con un índice de calor superior a 100 °Fahrenheit, y algunos lugares registrarán hasta dos meses seguidos de clima caluroso intenso.

Un mapa que muestra la cantidad de días con un índice de calor superior a 100 °Fahrenheit (First Street Foundation)
Un mapa que muestra la cantidad de días con un índice de calor superior a 100 °Fahrenheit (First Street Foundation)

Este año, partes de las llanuras del sur registraron una serie de olas de calor prolongadas, que elevaron las temperaturas muy por encima de los 100 °Fahrenheit durante varios días.

El área de Dallas/Fort Worth vivió 21 días seguidos de temperaturas de 100 °Fahrenheit o más entre mediados de julio y principios de agosto, según el NWS (Servicio Meteorológico Nacional de EE.UU.).

La región registró 44 días por encima de 100 °Fahrenheit este año, agrega el NWS, el séptimo lugar en temperaturas altas hasta ahora.

En temperaturas cálidas y húmedas, las personas enfrentan riesgos de enfermedades relacionadas con el calor, como agotamiento por calor o incluso insolación, una condición potencialmente fatal en la que el cuerpo no puede enfriarse por sí mismo. Estos efectos pueden ser bastante peligrosos para personas como ancianos, niños pequeños y personas con afecciones preexistentes como enfermedades cardíacas o respiratorias.

El calor creciente también traerá mayores demandas de energía a medida que las personas enciendan sus aires acondicionados para mantenerse seguras y frescas. El nuevo informe encuentra que el país está preparado para gastar cientos de millones de dólares más en energía para refrigeración en 2053.

Toda esa demanda de energía podría enviar a la atmósfera aún más emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta, lo que estimularía aún más el calentamiento global, agrega.

Se espera que el calor extremo aumente en todo el mundo a medida que los gases de efecto invernadero, sobre todo por el uso de combustibles fósiles, alimenten la crisis climática.

Hasta ahora, el mundo se ha calentado entre 1,1 y 1,2 °Celsius por encima de las temperaturas del siglo XIX. Si el mundo se calentara 2° Celsius completos, las olas de calor que solían ocurrir una vez cada 10 años ocurrirán cada dos años y se calentarían 2,6° Celsius más, informó un panel de ciencia climática de la ONU.

El mundo está en camino de alcanzar los 2,7 °Celsius de calentamiento para fines de siglo, según el Climate Action Tracker, un análisis independiente de política global.