Con 200 tractores, productores del Alto Valle reclamaron por la crisis en el sector frutícola

Los productores del Alto Valle, Río Negro, en el tractorazo por la ruta nacional 22
Los productores del Alto Valle, Río Negro, en el tractorazo por la ruta nacional 22

Desde las nueve de la mañana, productores de frutas del Alto Valle en Río Negro comenzaron a movilizarse por la ruta 22 en más de 200 tractores para pedir una mejora del precio de la fruta fresca, la puesta en marcha de compensaciones por el daño ocasionado por las heladas y un tipo de cambio diferencial.

El punto de partida fue Allen, en el acceso Martín Fierro y ruta N°22, en donde bajo un sol radiante más de 100 ruralistas arriba de sus tractores se encontraron para luego iniciar una caravana por la ruta 22. Productores que participaron de la movilización contaron a este medio que, a medida que se avanzaba, se fueron uniendo de localidades cercanas, como General Fernández Oro y Cipolletti. En total sumaron 200 tractores que se dirigieron a la rotonda del puente que une la ciudad de Cipolletti con Neuquén. Allí realizaron una asamblea.

“Es muy significativa la cantidad de maquinaria agrícola que hay y eso demuestra que el sector, como todas las economías regionales, está muy mal y no es escuchada, ni comprendida por el gobierno nacional”, indicó Carlos Borochi, uno de los productores. Agregó: “Lamentablemente, los gobiernos provinciales no tienen el suficiente peso para hacerles comprender todos los efectos negativos que tienen muchas de las medidas que toman y la falta de políticas adecuadas en las economías regionales”.

Una empresa cercana a Macri denuncia que usurpadores cosechan en su campo

Son varios los factores que los llevaron a realizar esta movilización: pedir un mejor precio para la fruta fresca, $60 por kilo para la fruta de industria, disminución en el valor de la energía para riego rural y para la cadena frutícola. Además, un tipo de cambio diferencial para la exportación.

“Estamos reclamando un precio mínimo para la fruta que contemple, al menos, los costos de producción. Actualmente, el productor recibe $15 pesos por un kilo de pera y $20 pesos por uno de manzana. Mientras que al consumidor le cuestan aproximadamente $600 pesos y $700, respectivamente”, indicó.

En total, participaron 200 tractores
En total, participaron 200 tractores

Por otro lado, comentó que la producción fue afectada por el granizo y la helada. Por dicha razón reclamó “un precio mínimo de $60 para la industria”.

Explicó que a la falta de rentabilidad se sumó el costo “impagable” de la energía. “En esta zona hemos pagado el costo de 160 de incremento y es imposible seguir absorbiendo mayores costos como los que tenemos actualmente. Por eso creemos que tenemos que tener una tarifa diferencial como la tiene cualquier economía de un país que es generadora de energía como Neuquén, pero hoy tenemos la energía más cara de toda Argentina”, indicó Borochi.

La movilización fue convocada por la Asociación Productores del Alto Valle (APAV), la Cámara de Productores de Cipolletti y la Cámara de Productores de General Fernández Oro. En un comunicado que enviaron a la prensa para informar sobre la convocatoria, las organizaciones explicaron: “El objetivo es manifestar nuestro profundo compromiso con los productores para que tengan urgente respuesta. La participación de todos los productores y toda la cadena productiva es fundamental para sostener la fruticultura, principal actividad económica en mano de obra intensiva de Río Negro y Neuquén. Hoy cada cuatro días desaparece un productor; no queremos que desaparezca uno más”.

“Massa dijo hace 20 días que iba a haber un dólar [para economías regionales] en Mendoza que se iba a instrumentar a partir de 20 de noviembre, pero nunca se puso en marcha”, dicen en el sector. Vale recordar que el ministro de Economía, Sergio Massa, había anunciado a principios de mes una ayuda por las heladas, además de un mejor tipo de cambio que no se llegó a implementar.

El martes pasado, en el Consejo Federal Agropecuario (CFA) Massa prometió para las economías regionales un programa de fomento a las exportaciones como se hizo para la soja con un dólar diferenciado. Anticipó una posible reducción de las retenciones y “valoración” para el tipo de cambio.

“Lamentablemente, vamos a volver a perder una cosecha por un tipo de cambio que no es competitivo y va a hacer perder miles de puestos de trabajo por falta de políticas públicas claras”, concluyó el productor que participó del reclamo.