4 consejos para lidiar con colegas problemáticos

Todos, más de una vez, hemos tenido que lidiar con un compañero de trabajo que, en lugar de hacernos la jornada laboral más amena, pareciera que se empeña en complicarla.

Hablamos de aquellos colegas que tienen malos modos, aquellos que no saben trabajar en equipo o, por ejemplo, quienes no cumplen con sus tareas en tiempo y forma…

Este tipo de personas suelen obstaculizar nuestro desempeño laboral e inclusive, llegan a afectar nuestro estado de ánimo.

De hecho, un estudio reciente llevado a cabo por Olivet Nazarene University entre 2,000 trabajadores estadounidenses halló que la principal fuente de tensión en la oficina son las relaciones interpersonales.

  • El 78% de los encuestados afirmó haber enfrentado a un compañero de trabajo difícil.

  • El 47% lo hizo a través de otro colega.

  • Un 30% lo abordó directamente.

  • En tercer lugar están quienes recurrieron al jefe.

  • Últimos quienes acudieron al departamento de Recursos Humanos.

  • El 69% reveló que lo que más le molesta de un colega es que sea ruidoso y quejoso.

  • Un 32% dijo que le inquieta el bullying y los chismes.

Foto: fizkes/istock

¿Cómo podemos abordar la situación?

1. No ignores el problema. A lo mejor crees que si actúas con indiferencia, el otro modificará su comportamiento. Sin embargo, Susan Heathfield, consultora de Recursos Humanos, asegura que la situación no mejorará si no se aborda.

“Es más, podría empeorar”, dice y aclara: “El conflicto no abordado se cuece a fuego lento y cuando sale a la luz, estalla de manera contraproducente”.

2. Aborda a tu colega. La experta sugiere hablar en privado con esa persona para poder explicarle el impacto que tienen sus acciones/estilos/modos en ti.

Sé agradable y empático mientras hablas con tu colega y haz foco en una o dos acciones que sean las que más te molestan. Es posible que el otro no sea consciente del impacto de sus palabras o acciones en tu persona. Es más, a lo mejor se está enterando por primera vez de la situación”, cuenta Heathfield.

“En el peor de los casos, la otra persona sabe y reconoce el impacto de sus acciones, pero tratará de negarlo, intentará explicarlo o se mostrará indiferente. De todas formas, durante la discusión, intenta llegar a un acuerdo”, sugiere.

3. Solicita asistencia. Con esto no estamos diciendo que debes involucrar a otro colega en este asunto o generar cotilleo en la oficina.

Sino que, si has intentado hablar con esta persona y su comportamiento no se ha modificado, entonces lo mejor será recurrir al departamento de Recursos Humanos o una persona que se encargue de lidiar con este tipo de situaciones.

A la hora de hablar con tu superior o con un encargado de R.R.H.H. deberías ser específico sobre lo que te molesta. Por ejemplo, no digas: "¡Esta persona me está volviendo loca!". Una mejor alternativa sería: "Esta persona habitualmente me pide que haga su trabajo mientras ella pierde el tiempo en las redes sociales".

Sé preciso y puntualiza lo que te molesta/inquieta para que el otro comprenda y no quedes como un quejoso sin sentido.

4. Aprovecha para indagar dentro de ti. “A veces, estos compañeros de trabajo difíciles aparecen en tu vida para mostrarte algo sobre ti. Alégrate de que esto haya sucedido porque es una oportunidad para crecer emocionalmente. ¿Qué es lo que te molesta de ellos? ¿Es algo que ves en ti mismo? Muchas veces lo es”, explica Kourtney Whitehead, orientadora profesional.

La experta sugiere tomarse el tiempo para reflexionar sobre esa pregunta… A lo mejor, ese colega problemático te está ayudando más de lo que creías.

También te puede interesar:

¿Tu búsqueda laboral no prospera? Checa no estar cometiendo estos errores

¿Primera vez que eres jefe? Esto es lo que debes saber