Más de 600 bebés nacieron prematuramente de madres hospitalizadas por covid-19

·6  min de lectura
Asya, de 35 años, dio a luz a Daniel a las 28 semanas  ( )
Asya, de 35 años, dio a luz a Daniel a las 28 semanas ( )

Más de 600 bebés han nacido prematuramente y han necesitado cuidados críticos de madres hospitalizadas por covid-19, según revela The Independent, mientras se advierte a las mujeres de que tienen hasta tres veces más probabilidades de tener un parto prematuro con el virus.

Las cifras, que cubren 17 meses de la pandemia, han dado lugar a llamamientos para que el gobierno haga que las mujeres embarazadas de todas las edades puedan recibir las vacunas de refuerzo de covid-19.

La preocupación por el hecho de que las mujeres embarazadas eviten la vacuna ha llevado al director médico Chris Whitty a instar a las futuras madres a que se vacunen por completo, ya que el mes pasado las tasas de utilización en este grupo fueron tan bajas como el 15 por ciento.

Los datos revelados por The Independent en una conferencia nacional sobre maternidad muestran que, de los 3.306 bebés nacidos de madres ingresadas en el hospital con covid-19 entre el inicio de la pandemia en marzo de 2020 y julio de 2021, 694 nacieron prematuramente y de ellos 604 estaban tan enfermos que tuvieron que ser ingresados en una unidad de cuidados críticos.

El Dr. Patrick O’Brien, del RCOG (Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos), declaró que se han producido ingresos evitables de mujeres en cuidados intensivos, e incluso muertes.

“Esta es una opinión universal entre los médicos y entre los grupos asesores de matronas y entre los grupos asesores científicos”, dijo. “Así que, por favor, invito a todas las mujeres embarazadas o que deseen quedarse embarazadas a que se vacunen.”

La profesora Marian Knight, una de las principales expertas en mortalidad materna, compartió datos del Sistema de Vigilancia Obstétrica del Reino Unido que muestran que, entre febrero y septiembre de este año, más de 1.000 mujeres embarazadas fueron ingresadas en el hospital con covid-19, de las cuales alrededor del 98 por ciento no estaban vacunadas.

Mencionó que el riesgo de partos prematuros era el impacto más importante de covid-19 en las mujeres embarazadas “del que no se habla ni se reconoce realmente”.

“Sabemos que, si ingresas con síntomas de covid durante el embarazo, como mujer, tienes una probabilidad de una entre 10 de ser ingresada en cuidados intensivos”, expresó. “Pero tienes una posibilidad entre cinco de tener un bebé prematuro.”

“Y eso es entre dos y tres veces mayor que el riesgo de tener un bebé prematuro sin covid.”

La profesora Knight dijo que había sido “muy difícil” para las mujeres embarazadas, ya que los mensajes sobre la vacunación han cambiado en el último año.

Sin embargo, tanto ella como el Dr. O’Brien pidieron que todas las mujeres embarazadas puedan recibir vacunas de refuerzo, tras una medida similar adoptada la semana pasada por sus homólogos en Estados Unidos.

La orientación actual del JCVI (Comité Conjunto de Inmunizaciones y Vacunaciones) del Reino Unido es que solo las mujeres embarazadas mayores de 40 años o dentro de un grupo clínicamente vulnerable son elegibles.

Las cifras del profesor Knight muestran que 13 mujeres embarazadas murieron durante la oleada de covid de febrero de 2021 tras ser ingresadas en el hospital con la enfermedad, en comparación con 11 y 9 en las dos oleadas anteriores.

El Dr. O’Brien dijo: “Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de covid-19 grave y la infección seria también puede poner a sus bebés en riesgo debido a que nacen prematuramente. Instamos al gobierno a que se asegure de que existe un plan para que las mujeres embarazadas reciban la vacuna de refuerzo al entrar en el invierno”.

“Muchas mujeres embarazadas llegarán al punto en el que recibieron la segunda vacuna covid-19 hace seis meses y es crucial que ellas y su bebé sigan protegidos.”

Explicó: “No se trata tanto de que el virus afecte directamente a los bebés, sino de que el virus hace que el parto se adelante”.

Los partos anteriores a las 28 semanas aumentan el riesgo de daños graves a largo plazo, mientras que después de las 34 semanas los bebés suelen estar bien.

La profesora Asma Khalil, del RCOG, añadió: “Sabemos que la prematuridad está asociada al riesgo de discapacidad y también a una mayor probabilidad de necesitar ingreso en una unidad de cuidados neonatales”.

“Creo que, si se junta todo, el covid puede perjudicar a la madre y al bebé, y sabemos que la mejor manera de proteger a la madre y al bebé es vacunarse.”

“Lo trasladaron sin dejarnos verlo”

Asya, del sureste de Londres, habló con The Independent sobre la “horrible” experiencia de que su hijo Daniel naciera a las 28 semanas después de haber contraído el covid-19 el pasado diciembre, antes de que las vacunas estuvieran disponibles.

Antes de su nacimiento, Asya, de 35 años y embarazada de siete meses, contrajo covid-19 junto con su marido.

Asya y el bebé Daniel en la unidad neonatal
Asya y el bebé Daniel en la unidad neonatal

“De repente, al cabo de unos cinco días, me pareció que sentía menos movimientos del bebé”, exclamó. “Me llevaron a urgencias y luego me trasladaron a la sala de partos. Al día siguiente me dijeron que el bebé tenía problemas respiratorios, que había que sacarlo y que me iban a hacer una cesárea de urgencia.”

Aunque su marido estaba fuera de aislamiento, las normas de control de infecciones no le permitieron asistir al parto, ni pudo ver a su mujer inicialmente.

“Me mostraron a mi bebé durante un segundo y luego se lo enseñaron a mi marido y después lo enviaron a la unidad de neonatos”, relata Asya.

“Daniel nació muy pequeño y, de hecho, dio positivo en la prueba de covid-19. Hubo que entubarlo, tenía hemorragias cerebrales y, debido a una hemorragia pulmonar, lo trasladaron a otro hospital, a una unidad neonatal de mayor nivel. Lo trasladaron sin dejarnos verlo y no nos permitieron visitarlo inicialmente.”

Finalmente, Asya y su marido pudieron ver a su hijo, pero solo por separado y una vez al día a través de “vestir muchas capas de equipo de protección personal”.

Daniel estuvo en la unidad neonatal durante ocho semanas. Describiendo su experiencia durante este tiempo, Asya menciona: “Fue muy, muy duro. Una de las cosas más duras fue el tema de la extracción de leche materna... No tenía mucha leche, probablemente por el trauma y por estar separada de él, pero era realmente importante para mí mantener mi suministro para poder intentar amamantarlo eventualmente”.

Contó lo aterrador que fue para ella y su marido volver a casa del hospital y tener que dejar a Daniel.

Los médicos aún no saben con certeza si el covid o una infección de las vías urinarias contribuyeron al nacimiento prematuro de Daniel.

Sin embargo, Asya exclamó: “Si hubiera tenido la posibilidad de vacunarme, lo habría hecho. Ya me he vacunado y voy a ponerme la de refuerzo. Y recomiendo encarecidamente que las mujeres embarazadas se la pongan. Es en verdad triste preguntarse qué habría pasado si hubiera podido vacunarme entonces”.

Daniel está ahora bien y sano a los 10 meses de edad.

A lo largo de la experiencia, Asya y su marido recibieron el apoyo de Camp Simcha, una organización benéfica nacional que apoya a los niños gravemente enfermos de la comunidad judía.

Daniel Gillis, su director ejecutivo y jefe de servicio, dijo que la organización había visto un aumento del 150 por ciento en el número de bebés prematuros y enfermos que necesitaban apoyo en comparación con 2020.

Relacionados

¿Habrá suficientes pruebas caseras de COVID para Navidad?

"Orgía de violencia" por COVID-19 deja 7 heridos en Holanda

Estudio vincula COVID-19 en embarazo con mortinatos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.