7 productos que debes evitar (en tu dieta) para lucir una piel sana

Si sufres acné deberías eliminar de tu dieta todos los productos industriales, carbohidratos refinados y azúcares, por su alto impacto en la insulina e IGF-1. (Foto: Getty)

Una de las preguntas habituales en la consulta de los dermátologos es “¿Hay alimentos que producen granos?”  Y es que tanto en la adolescencia como en la edad adulta podemos sufrir brotes de acné y otros problemas de piel que nos traen por la calle de la amargura y que casi siempre achacamos a la comida.

Pero no, no hay alimentos malos ni existe ningún estudio científico que demuestre que el consumo de determinados alimentos afecte a la salud de la piel o promueva la aparición de acné, aunque una dieta inadecuada puede acrecentar el problema. La clave está en reducir la carga glucémica de la dieta y no abusar de las grasas, ni de los alimentos procesados o refinados, y priorizar la ingesta de frutas y verduras (sin olvidar una suficiente ingesta de agua diaria), así como aquellas sustancias ricas en antioxidantes como beta-caroteno, vitamina C y E.

El desayuno clásico, cerales con leche, puede ser una mala combinación para tu piel. (Foto: Getty)

Lácteos

Hay evidencias de que los lácteos son responsables directos de la aparición de acné. En concreto, la leche de las vacas contiene una hormona de crecimiento que afecta las glándulas sebáceas de la piel y provoca una epidermis demasiado grasosa. Esto es así porque contienen precursores de la testosterona, una sustancia que regula la producción de sebo y que se ve desequilibrada cuando se toma leche, quesos o yogures. Su abuso podría suponer un riesgo para aquellos que están afectados por determinadas enfermedades de la piel, como acné, dermatitis o psoriasis, y empeorar su situación.

Lo confirma a El Mundo, Miguel Sánchez Vier, director del Instituto de Dermatología Integral, “las dietas ricas en grasas y lácteos suelen empeorar la dermatitis porque alteran el metabolismo lipídico que afecta a la grasa de la piel”.

La solución pasa por limitar el consumo de leche, incorporando algo de kéfir de calidad por su papel probiótico. Y por cierto, no creas que es mejor la desnatada, curiosamente muestra una correlación más fuerte con la presencia de acné que la entera.

La comida muy picante puede provocar inflamación e irritación en la piel y en algunos casos, desatar alergias. (Foto: Getty)

Azúcar

Este dulce condimento es el enemigo número de la salud, y también resulta muy dañino para la piel ya que al dañar las fibras de colágeno favorece la aparición de arrugas y líneas de expresión. Además, los azúcares también inducen los procesos inflamatorios y empeoran el acné y la rosácea si se es propenso a estas. Un exceso de insulina en el organismo deriva en una mayor producción de andrógenos y de factores de crecimiento, que desencadenan brotes de acné.

Así que mejor intenta no superar la cantidad máxima de azúcar añadido que se recomienda consumir al día (50 gramos) y opta por sustitutos saludables.

Carnes rojas y procesadas

Ya sabes que las proteínas animales no se digieren fácilmente y los productos residuales que contienen pueden liberarse a través de la piel. Además las carnes procesadas como el jamón, el tocino, así como las curadas o ahumadas, tienen gran cantidad de sal que produce la hinchazón o inflamación en tu cuerpo y en tu cara. Por otro lado, estos tipos de carne también contienen nitritos, los cuales destruyen el colágeno y la elastina y pueden causar un envejecimiento prematuro.

Cereales

Ojo con esos boles inmensos de cereales que te preparas para desayunar. Presta atención a la cantidad y sobre todo, lee bien la etiqueta. No todos los cereales son iguales ni sanos, y puede que a tí no te estén sentado bien si te notas hinchada a menudo. Elige unos integrales, y que contengan menos de 5 gramos de azúcar por porción. Y si sufres problemas de piel es recomendable eliminarlos completamente durante un mes para ver cómo respondes.

¿Qué tal si te atreves a cambiar? Introducir alimentos ricos en omega-3, ácido fólico o potasio en tu desayuno te ayudará a reducir el cansacio y la fatiga logrando que te sientas y te veas mejor. Prueba a añadir unas semillas de linaza al batido o la infusión mañanera, toma copos de avena con kéfir, un yogur griego con fresas o nueces, o prepárate un zumo de pomelo y una tostada con mantequilla de almendras.

La cafeína y el alcohol

Como estimulante que es el café provoca un subidón de energía y adrenalina que altera nuestro sistema nervioso generando un mayor nivel de estrés. Y esto no es bueno, ya que la piel se siente ‘atacada’ desde dentro, y lo manifiesta con la presencia de granitos, espinillas y poros abiertos.

Dejando aparte otros efectos adversos, el alcohol promueve la disrupción o el trastorno hormonal que conduce al acné. Además tomar alcohol a menudo mata las bacterias buenas  del intestino (el microbioma) reduciendo la eficacia del sistema inmunológico y generando una acumulación de toxinas en el organismo que obliga al hígado a hacer el doble de esfuerzo para intentar eliminarlas. Todo esto dificulta la circulación y la depuración de la sangre, lo que provoca la aparición de espinillas, puntos negros y granos en la piel.

Otra de las peores consecuencias del café y el alcohol es que deshidrata la piel dañando su estructura celular y haciendo que esta pierda volumen y se debilite. Por eso es frecuente que la piel de los bebedores habituales y los ‘adictos’ al café adquiera un tono apagado e, incluso, que aparezcan erupciones.

Según apunta la dietista nutricionista del centro Aleris, Carmelina Morencos, lo más importante para depurar la dermis es seguir una dieta

Piénsalo dos veces antes de comer estos alimentos ricos en grasas trans pues sólo agravan tu problema de acné. (Foto: Getty)

Rebozados y fritos

¡Deja ya los empanados y las croquetas por dios!  Seguro que ya lo sabías pero no está de más recordarte que las frituras están más que prohibidas. Hay que tener especial cuidado con el azúcar refinado. En general, solemos consumir grandes cantidades de azúcar blanco o productos elaborados con jarabe de maíz. Por ejemplo, como te decía, la mayoría de los cereales contienen grandes cantidades de azúcar, lo mismo sucede con algunas salsas, sopas y caldos preparados. Como dato curioso decir que el ketchup tiene tanto o más azúcar que algunos postres. Asimismo, la harina refinada es procesada en el organismo como azúcar, por esta razón es preferible consumirla muy esporádicamente.

Y por cierto, el chocolate no es malo para tu piel. El problema no está tanto el cacao que contienen sino en sus altos niveles de azúcares y manteca. Así que ya sabes, si tienes una piel propensa a los granitos y erupciones es aconsejable limitar la ingesta de leche y sus derivados, mantequilla de cacahuate o maní, especies y comidas muy picantes, así como el café, ya que incrementan los procesos de inflamación cutáneos.

Qué alimentos convienen

  • Las frutas y los vegetales crudos, sobre todo aquéllos que presenten grandes cantidades de antioxidantes.
  • Los alimentos ricos en proteínas.
  • El té verde.
  • El filete de hígado.
  • No está de más tomar un suplemento vitamínico de Alpha Lipoic Acid (ácido alfa lipoico), CoQ10, vit. A, C,  E o B.
  • El aceite de linaza y la soja pueden ayudar.

¿Has dejado de comer algo porque te producía acné? ¿Cuál es el tratamtiento anti-acné que mejor te ha funcionado?

También puede interesarte:

La cosmética con placenta, el nuevo beauty-hit para esta temporada

La vacuna que puede acabar con el ‘Acné Selfie’ que triunfa en las redes

¿Acné y envejecimiento prematuro causados por el uso de tu teléfono celular?

De cómo el ambiente (y todo lo que haces) puede afectar a la salud de la piel

Las excusas de las mujeres para no ir al dermatólogo (y sus graves consecuencias)