"No sabía que era una reacción a la prótesis de silicona, era un dolor enloquecedor"

·8  min de lectura
Unos implantes mamarios
Unos implantes mamarios

Para la enfermera y estudiante de medicina Karina Fernandes, implantarse 340 ml de silicona para aumentar sus senos hace 4 años ha sido una decisión que tiene que revertir.

La brasileña de 34 años tiene programada una cirugía de explante este mes.

Decidió ponerse la prótesis después de amamantar a su segundo hijo. Pero las cosas no salieron como se esperaba: "Tengo el mal de la silicona, con varios síntomas asociados a la prótesis", dice.

Se le llama "enfermedad de la silicona" por su traducción directa del inglés "breast implant illness".

Técnicamente es un síndrome autoinmune-inflamatorio inducido por adyuvantes, aunque también ha sido descrita como parte del síndrome de ASIA, del que hablamos más adelante.

Aunque no es una enfermedad per se, y todavía no hay ningún estudio científico relacionado con ella, hay informes de muchas mujeres que dicen haber experimentado síntomas similares después de realizarse implantes mamarios.

Una marea de síntomas

Fernandes recuerda que aproximadamente 25 días después de su cirugía, los puntos que le hicieron comenzaron a abrirse y tuvo que volver a la sala de operaciones.

A medida que pasaban los días, comenzaron a aparecer ampollas alrededor de los senos y sintió mucha picazón.

La joven cree que el cuerpo daba señales de rechazo, pero como todo estaba muy reciente, no se planteó quitárselo. En cambio, tomó antialérgicos, se aplicó ungüentos, y esa "reacción alérgica", como ella la definió, mejoró.

"Al año y medio que me puse la prótesis comencé a notar algunos síntomas. Se me empezó a caer mucho el cabello, tenía un cansancio y fatiga que no se me quitaba", cuenta Karina.

Karina Fernandes
Karina Fernandes usa su experiencia para hablar sobre el "mal de la silicona" en redes sociales.

Después de dos años, su visión comenzó a volverse muy borrosa, había un "zumbido" en el oído y no dormía bien.

"Pero eran cosas sutiles, no necesitaba ir a urgencias de un hospital. Fui a ver a los médicos, pero me dijeron que no tenía nada. Hasta entonces, no me imaginaba que el problema era la prótesis", recuerda.

Todo cambió a fines del año pasado, cuando Fernandes se hizo unas pruebas para tratar de identificar la causa de la caída del cabello y, en una de ellas, descubrió que tenía tiroiditis. Este diagnóstico se convirtió en una "clave".

Comenzó a buscar en estudios científicos las respuestas a sus síntomas y, en una de estas investigaciones, encontró un artículo sobre el síndrome de ASIA, que mencionaba el "mal de la silicona".

Al mismo tiempo, vio un documental.

Luego hizo más pruebas, incluso para la evaluación de anticuerpos. "Y esta prueba mostró que mi inmunoglobulina estaba muy alta", dice.

Ante la sospecha, se hizo pruebas para evaluar la silicona en sí, pero no hubo ningún problema, salvo que uno de los senos estaba más "marchito" que el otro. Para entonces, sin embargo, estaba convencida de que su problema era su prótesis.

"Entonces mi médico armó todos los exámenes, sumó los signos y síntomas y la aseguradora autorizó el explante. Tuve que recorrer todo un camino en estos cuatro años de prótesis", dice.

Hoy, Fernandes habla de la "enfermedad de la silicona" en TikTok y ya acumula más de 1,4 millones de seguidores.

Karina Fernandes
25 días después del implante, los puntos comenzaron a abrirse y Fernandes tuvo que volver a la mesa de operaciones para cerrarlos nuevamente.

"Cuando supe que mi problema era la silicona y que no estaba enferma de algo más grave, fue un alivio, porque tengo dos hijos", dice la enfermera.

"Pasé por varios especialistas y ninguno dijo que el problema pudiera ser la silicona. Todos trataron solo los síntomas que aparecían. Yo misma lo descubrí", dice.

"Hoy no pienso en cuestiones estéticas, solo espero que se mantenga en la mejor forma posible".

¿Qué es la "enfermedad de la silicona"?

La "enfermedad de silicona" es el término con el que muchas mujeres definen un conjunto de síntomas sistémicos e inespecíficos que asocian con la prótesis de silicona.

Esta patología no está descrita en la literatura médica ni reconocida por organismos de salud.

"Eso es porque no tenemos criterios diagnósticos ni pruebas que lo comprueben. Es un término que reportan las mismas pacientes que se autodiagnostican, muchas veces influenciados por lo que ven en las redes sociales", describe el cirujano plástico Pedro Soler Coltro, de la Universidad de Sao Paulo.

El experto, sin embargo, dice que esto no significa que los casos no deban ser tomados en cuenta. Al contrario: "Esto realmente hay que valorarlo y tratarlo con respeto. El médico no puede dudar de lo que dicen. Estas mujeres necesitan ser acogidas, pero también necesitan saber que la verdad es que la ciencia todavía no tiene una relación causal directa con lo que llaman enfermedad de la silicona", destaca Coltro.

Pero el término se ha popularizado precisamente por la similitud de quienes lo describen: pérdida de cabello, fatiga, cansancio, dolor muscular, dolor de cabeza, pérdida de peso, ansiedad, etc.

Implantes mamarios
Muchas de las pacientes aseguran que, una vez que les sacaron las prótesis, comenzaron a sentirse mejor, pero no siempre es la solución.

El cirujano plástico brasileño Fernando Amato señala que la silicona puede causar algún tipo de reacción en el organismo.

Aun así, el explante no siempre es la solución, pues la retirada de la prótesis no garantiza la desaparición de los síntomas, según el profesor de Medicina Ribeirão Preto.

Hay casos en los que la paciente se somete al explante y los síntomas desaparecen por completo, y en otros, solo mejoran.

Un documento difundido por la Sociedad Estadounidense de Cirugía Plástica advirtió que luego de que este tema comenzó a popularizarse en las redes sociales, aumentó el número de pacientes que deseaban someterse al explante.

Datos de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (Isaps), mostraron que hubo un aumento del 33% en las cirugías de explantes entre 2016 y 2020 en todo el mundo.

"Y a muchos cirujanos les cuesta lidiar con esa situación, porque les tomó por sorpresa un término que empezaba a ponerse de moda en nuestro medio", relata Coltro.

"No sabía que esto era una reacción"

La fotógrafa Daniela de Souza Cintra, de 47 años, nunca tuvo ganas de ponerse implantes, ya que siempre le gustó la forma y el tamaño de sus senos.

Pero sus amigos la convencieron de que los "necesitaba" y, después de dos años de espera, lo consiguió. Era septiembre de 2021.

"Cuando fui al cirujano me dijo que tenía senos hermosos y que no necesitaba ponérmelo, pero pensé que se equivocaba. A los tres meses me lo tuvieron que quitar de urgencia", recuerda.

Todo comenzó justo después de la cirugía del implante, la brasileña tenía la glucosa y la presión arterial altas, pero en principio no lo asoció con la prótesis.

Aproximadamente tres meses después, su cabello comenzó a caerse mucho y sintió un fuerte dolor en el brazo que se irradiaba a su seno. Trató de masajear, tomó analgésicos, pero nada ayudó.

"No sabía que esto era una reacción de la prótesis de silicona, pero era un dolor enloquecedor", relata.

Daniela de Souza Cintra
Daniela de Souza Cintra

La fotógrafa recuerda que llegó al punto en que ya no podía ni levantar el brazo. Y en los senos había alergias. Tenía mareos, fatiga y pérdida de fuerza.

El médico, al ver su estado, programó el explante mamario.

"Cuando me desperté de la cirugía ya veía, escuchaba y caminaba con normalidad. El dolor en el brazo me siguió 15 días, pero también pasó", dice la fotógrafa, y agrega que no fue advertida sobre la posibilidad del síndrome de ASIA o cualquier otra condición debido al implante.

Hoy se arrepiente de no haber escuchado la opinión inicial del médico y está satisfecha con su pecho natural.

Síndrome de ASIA, una enfermedad rara

A diferencia de la "enfermedad de la silicona", el síndrome de ASIA es una enfermedad probada con criterios diagnósticos objetivos. Es tratado por cirujanos plásticos y reumatólogos.

"Aun así, dentro de esta ciencia, los cirujanos tienen más dudas que certezas, porque esa patología es relativamente nueva", señala Coltro.

El nombre procede del término en inglés "síndrome autoinmune inducido por adyuvantes", es un conjunto de síntomas generalmente relacionados con enfermedades autoinmunes.

Los más comunes son dolor en las articulaciones, dolor muscular, rigidez, cansancio, dermatitis, sequedad de boca y trastornos del sueño. El diagnóstico se realiza a través de una serie de pruebas.

Estos síntomas soncausados por adyuvantes, un término que define la exposición del cuerpo a un "elemento o sustancia" extraño. Por eso, una prótesis de silicona, un marcapasos cardíaco o incluso un medicamento pueden desencadenar el síndrome.

Implante mamario redondo y anatómico
Los implantes son considerados adyuvantes.

Por lo tanto, los expertos dicen que no hay forma de garantizar que una mujer haya desarrollado el síndrome de ASIA solo a través de implantes mamarios, ya que puede haber estado expuesta a otros adyuvantes a lo largo de su vida.

"Pero cuando la persona tiene síndrome de ASIA comprobado, hay una indicación de retirar la prótesis para mejorar los síntomas, porque hay casos en que el paciente se somete al explante y los síntomas no mejoran. Claro que esto es más raro, pero sucede. Y los pacientes deben tener eso en cuenta", argumenta Coltro.

Cuando una paciente quiere hacerse un implante, el médico tiene el deber de informarle sobre los posibles riesgos, pues la "parte buena" ya la conoce. Esta, según los expertos consultados por la BBC, sería la conducta correcta.

Sin embargo, se sabe que en muchos casos esto no sucede.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.