Abusos y agresiones sexuales en el fútbol femenino estadounidense, una práctica 'sistémica'

USA TODAY Sports - Scott Taetsch

Este 3 de octubre se publicó un informe contundente encargado hace un año tras las denuncias de mala conducta y acoso en la liga nacional de fútbol femenino de Estados Unidos.

Con nuestro corresponsal en Washington, Guillaume Naudin

"Los resultados de la investigación son desgarradores, exasperantes y profundamente preocupantes", dijo la presidenta de la Federación de Fútbol Femenino de Estados Unidos, Cindy Parlow.

Ella misma encargó el informe el año pasado, cuando asumió el cargo después de que la junta directiva dimitiera tras las acusaciones de agresión sexual de dos jugadoras contra el entonces entrenador inglés Paul Riley, que fue despedido por el North Carolina Courage.

Otro entrenador, Richie Burke, que dirigía al Washington Spirit, también fue destituido tras una investigación por agresión verbal y acoso moral.

"Múltiples equipos, entrenadores y víctimas"

El informe elaborado por la ex funcionaria del Departamento de Justicia Sally Yates y el bufete de abogados King & Spalding confirma las acusaciones de mala conducta, acoso y agresión sexual por parte de varios entrenadores a jugadoras.

Establece "comentarios sexuales, insinuaciones, tocamientos no deseados y relaciones sexuales forzadas" dentro de la National Women's Soccer League (NWSL) y fuera de ella, en instalaciones dedicadas a jóvenes jugadoras.

Recomendaciones

Por último, el informe formula una serie de recomendaciones para el futuro. Ahora le corresponde a la dirección decidir cuáles aplicar. En una primera respuesta, la NWSL se ha comprometido a realizar reformas "sistémicas" y dice que "sigue admirando el valor" de las jugadoras que han hablado de abusos y agresiones.


Leer más sobre RFI