La acosadora de Pete Davidson vio un maratón de tres horas de 'Anatomía de Grey' con su madre

Pete Davidson credit:Bang Showbiz
Pete Davidson credit:Bang Showbiz

La mayoría de las celebridades preferirían olvidar sus encuentros con acosadores, y si alguna vez hablan de ellos en público, queda patente que resultó una experiencia aterradora. Pete Davidson también tiene su propia historia de terror con una fan obsesiva, pero ya que tuvo que pasar por ella, ha decidido que al menos la utilizará como material en su nuevo especial de comedia para Netflix.

En una ocasión, el humorista vio a una mujer frente a su casa ataviada con una camiseta que llevaba estampada su cara, pero "deformada", y decidió pedirle que se marchara porque le estaba dando escalofríos.

Pete se quedó muy preocupado y le explicó a su madre lo que había ocurrido para que estuviera alerta. Él le suplicó que le siguiera la corriente, aunque no creyera realmente que estuvieran en peligro porque tenía miedo y quería que su familia estuviera atenta a cualquier cosa que se saliera de lo normal.

"Le dije: 'Alguien sabe dónde vivimos, alguien podría venir y hacerte daño'. Y ella me dijo: 'No. No, te están persiguiendo. No me van a hacer daño'", ha asegurado Pete en su nuevo especial.

Desgraciadamente, no estaba exagerando y el tiempo le dio la razón. La mujer volvió a su casa un día que Pete estaba fuera de la ciudad, y se hizo pasar por una conocida suya para ganar acceso al interior.

"Llamó al timbre. Mi madre abrió la puerta y le preguntó: 'Hola, ¿quién eres?'. La acosadora le respondió: 'Soy amiga de Pete'. Mi madre, por supuesto, le dijo: 'Bueno, pues pasa'. Y estuvo viendo 'Anatomía de Grey' con mi madre y su amiga Terry durante tres horas".

Ninguna de las dos sospechaba que algo iba mal hasta que Amy llamó a Pete para preguntarle cuánto tiempo pensaba dejar esperando a su invitada y él le informó de que ninguno de sus amigos le había dicho que fuera a ir a verle a su casa. En cuanto se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, Pete le pidió a su madre que mantuviera la calma y fuera al garaje para llamar desde allí a la policía sin que la intrusa se diera cuenta.

Por suerte no hubo que lamentar heridos y los agentes se presentaron allí rápidamente para detener a la mujer, que se marchó no sin antes dejarle un regalo inesperado a Pete: veinte pares de ropa interior usada.

El humorista reconoce que se ha tomado licencias creativas a la hora de relatar lo ocurrido, exagerando algunos detalles para que resulten más graciosos, pero la esencia de la historia es cierta.