Actores que ganaron el Óscar por la película equivocada

Actores que ganaron el Óscar por la película equivocada
Actores que ganaron el Óscar por la película equivocada

Ver los premios de la Academia es una mezcla de curiosidad por ver quiénes son los nuevos ganadores, cuáles son las películas que se llevarán la mayor cantidad de reconocimientos o los premios más codiciados, pero también esa sensación de que se podría salir decepcionado cuando las votaciones no se van más a favor de nuestros favoritos. Sin embargo, otro escenario bastante conocido, y que genera un poco de controversia en el proceso, es cuando nos encontramos con actuaciones que llegan a las nominaciones pero no consiguen el premio, pero resultan que son las mejores realizadas por determinados actores y aún así es como si pasaran de ellas.

No te lo pierdas: Actores que empezaron en la televisión y después ganaron el Óscar

Lo que sigue es que, curiosamente, la organización parece darse cuenta del error y a veces termina premiando a dichos actores por otros trabajos; en estos casos sus actuaciones no fueron tan buenas, pero el público también se da cuenta que les dieron el premio por la película que no era, como si se tratara de compensar algo y esto es a lo que llamamos ganar un Óscar por la película equivocada. Por supuesto, cada situación no tiene por qué ser igual y los actores interpretan todo tipo de papeles en el cine, pero hay nombres que tienen en común el hecho de que recibieron la estatuilla dorada por una película en la que sus actuaciones no eran para tanto, habiendo antes hecho su mejor trabajo sin llevarse algún tipo de reconocimiento.

Uno de los casos que más se recuerdan de los últimos años es cómo Leonardo DiCaprio merecía ganar el Óscar por su actuación en El Lobo de Wall Street y terminó llevándoselo por El Renacido. Bueno, este actor tal vez se merecía uno o dos premios más, pero es notorio que la Academia al final se decidió por el filme donde él se transformó físicamente y no por el que requería más de su destreza actoral sin depender de su aspecto. Como este caso, podemos encontrar otros que han dado de qué hablar ya sea por el hecho de omitir a quien muchos creyeron debía ser el ganador y además por después hacerlo con algo que no venía al caso.

A veces, la Academia se propone enmendar un error de los Óscar y finalmente otorga los máximos premios a los actores más meritorios, pero no por su mejor trabajo. Para aquellos que triunfaron en Hollywood y continúan haciéndolo, no hay premio como un Premio de la Academia. Ningún galardón es más prestigioso: es el punto culminante de una carrera y ningún actor es el mismo después de una victoria o incluso una nominación. Desafortunadamente, a veces la Academia se equivoca y esto da como resultado a esos premios con los que trata de componer sus errores, que sí honran el gran trabajo de los mejores actores pero por una película que tal vez no fue su mejor salida.

Te recomendamos: Actuaciones en el cine de horror que merecían ganar un Óscar

En cualquier caso, estos son los actores que ganaron un Óscar por la película equivocada, como si se tratara de un premio de consolación.

Al Pacino

El actor ganó por Perfume de Mujer (88%) tras interpretar el papel de un coronel malhumorado que se ha retirado porque sufre de ceguera. Fue bueno, pero no al nivel de El Padrino (99%), donde interpretó a Michael Corleone, hijo del patriarca Vito Corleone, en cuya transformación se centra el filme que lo muestra pasar de ser un forastero reacio a la familia a un despiadado jefe de la mafia. Incluso Tarde de Perros (95%), donde interpreta al ladrón primerizo Sonny Wortzik, era un filme más digno para reconocer al actor al ser uno de sus mejores trabajos, pero la Academia decidió hacerlo con la menos indicada.

Jennifer Lawrence

Se puede decir que 2012 fue un buen año para Jennifer Lawrence porque se prestaba a estrenar Los Juegos del Hambre (84%), la primera de la serie de adaptaciones cinematográficas, y también fue vista en la pantalla grande en Los Juegos Del Destino (92%), filme gracias al cual ganó el Óscar a Mejor Actriz como la segunda persona más joven en lograrlo. Pero ella definitivamente merecía el premio por cine por el oscuro éxito independiente Invierno Profundo (94%). A los 20 años, Lawrence dio una actuación inquebrantable como una mujer joven que intenta mantener un techo sobre la cabeza de su familia disfuncional. Ella era bastante nueva en ese entonces y el premio fue para Natalie Portman por El Cisne Negro, otra buena actuación, pero Lawrence lo merecía por el filme de Debra Granik.

Jennifer Connelly

Otra Jennifer que ganó un Óscar por la película equivocada fue Jennifer Connelly. Russell Crowe no ganó tras protagonizar Una Mente Brillante (75%), a pesar de que lo merecía, pero ella sí lo hizo en la categoría de Mejor Actriz de reparto. Si bien Connelly hizo un trabajo admirable interpretando a Alicia Nash a lo largo de las décadas, el nivel de intensidad nunca se acercó al que logró en Réquiem por un Sueño (78%) unos pocos años antes. Su valiente representación de la adicción sorprendió a los espectadores que todavía la veían como la niña de Laberinto, y la establecieron como una actriz llena de habilidades.

Leonardo DiCaprio

Es cierto, Leonardo DiCaprio podría haber ganado el Óscar por algunos otros roles. Para cuando llegó el momento esperado, el actor competía con su actuación en El Renacido, que a pesar de la transformación física requerida hacia el actor, poco se tomó en cuenta su trabajo. Algo de lo que sí se habló mucho durante ese tiempo fue en lo tanto que se había tardado la Academia en darle un premio; así es, el tema de conversación fueron los años de carrera del actor junto con la cantidad de nominaciones que había obtenido sin llegar a ganar la estatuilla más que de su reciente trabajo en sí. Al final lo logró, pero estamos convencidos de que lo merecía incluso un poco más por El Lobo De Wall Street (78%), que se había estrenado un par de años antes.

Morgan Freeman

Morgan Freeman ha tenido buenos papeles y algunos de ellos se quedaron en la memoria de la audiencia, pero aquí parece que la Academia tuvo debilidad por una película de boxeo. Golpes del Destino (91%) arrasó con casi todas las categorías principales, lo que significó estatuilla a Mejor Actor de reparto para Morgan Freeman. A estas alturas es muy seguro que muchos no recuerdan nada realmente memorable de su papel, pero otros como los que tuvo en Seven, los Siete Pecados Capitales (79%) y Sueños de Libertad (91%) están grabados para siempre en la conciencia de muchos. Estas dos actuaciones debían haberse llevado el reconocimiento, aunque nos vamos un poco más por el lado de Seven, los Siete Pecados Capitales pero cualquier habría sido adecuada para un Óscar, y no aquella por la que se lo llevó.

Russell Crowe

De vez en cuando, la Academia ama darle premios a una película que se convirtió en éxito de taquilla. No sabemos si han establecido ciertas reglas para eso, pero lo hicieron con Gladiador (76%), la película de 2001 de Ridley Scott. Ganó varias estatuillas doradas y Russell Crowe también se llevó una a casa por su interpretación en el papel principal. Si bien Crowe logró algunas escenas intensas en esta película épica, fue simplemente un héroe de acción que estuvo entre las nominaciones de ese año. De él tenemos dos actuaciones ampliamente consideradas como demostraciones mucho más sólidas de su talento, siendo la primera El Informante (96%) y la segunda Una Mente Brillante (75%).

Sandra Bullock

Sin duda, Sandra Bullock llamó la atención cuando interpretó a una mujer que adopta a un niño afroamericano sin hogar en Un Sueño Posible (66%), lo que le valió una nominación al Óscar. A pesar de lo buena que era, la película se basó en su narrativa emocionalmente manipuladora, a diferencia de hacerlo en la actuación de Bullock que tampoco fue particularmente ambiciosa. Si la Academia hubiera querido otorgarle un premio más justo, lo hubiera hecho por Gravedad (96%), que dependía mucho de la actuación de Bullock. Fue un espectáculo el que hizo ella sola teniendo en cuenta que mucho de la película era su personaje abandonado en el espacio, además de que con el paso del tiempo no pierde relevancia ni se siente anticuada.

Continúa leyendo: Actores de cine y televisión que reniegan de sus papeles más famosos