Adele se ha obsesionado con el fitness

Adele en una foto de archivo

La cantante Adele habría desarrollado una gran pasión por el ejercicio físico y las actividades al aire libre durante su autoimpuesto retiro en el sur de California, como se desprende de la información, procedente de su entorno más íntimo, a la que ha tenido acceso esta semana el portal de noticias E! News. Tanto es así, que la intérprete acudiría al gimnasio prácticamente todos los días y, asimismo, se habría apuntado a unas exigentes clases de fitness que se celebran dos veces por semana.

"De hecho, va a diferentes gimnasios para probar cosas diferentes. Va temprano por la mañana y se encuentra con su instructor personal. Lo primero que hace en su día es básicamente ejercicio, y acaba completamente cubierta en sudor", ha explicado un informante al citado medio, justo antes de poner el acento en sus caminatas adicionales por los bucólicos paisajes de las afueras de Los Ángeles.

"También se mantiene activa paseando durante horas y subiendo y bajando escaleras. La verdad es que lo está disfrutando mucho y los cambios que ha imprimido a su vida están dando sus frutos. Su cuerpo ha experimentado una transformación radical, no ha dejado de perder peso", ha manifestado en la misma conversación.

Hace solo unos días, miembros de su círculo más cercano aseguraban que Adele, quien finalizó recientemente su proceso de divorcio de Simon Konecki, con quien tiene al pequeño Angelo, había rebajado su peso en nada menos que 45 kilos: una teoría que pareció verse respaldada poco después por una foto que había trascendido de la intérprete en un acto privado.