Adicciones. Por qué un grupo de madres de La Matanza reclama cambiar la ley de salud mental

·7  min de lectura
Encuentro en La Juanita para dialogar sobre la necesidad de mejorar la actual ley de salud mental
Encuentro en La Juanita para dialogar sobre la necesidad de mejorar la actual ley de salud mental - Créditos: @Hernán Zenteno

Esta tarde, un grupo madres de La Matanza preocupadas por las adicciones de sus hijos se reunieron en la Cooperativa La Juanita con Marina Charpentier, madre de Chano, el ex líder de Tan Biónica, y Stella Maurig, madre de un joven adicto que se suicidó en julio de 2019. El eje central de este seminario de adicciones, políticas públicas y familias, fue la reflexión sobre las problemáticas que enfrentan familiares y adictos y la necesidad de un cambio de la actual ley de salud mental.

“Estamos en una época difícil dónde además de la crisis económica hay una crisis de valores de la familia. Los padres hacen malabares para trabajar y estar en casa con sus hijos. Los pibes están en soledad, en sus teléfonos, en sus cuartos, en la calle y se nos van de control”, dijo Marina Charpentier, en comunicación vía Zoom desde Capilla del Señor. Charpentier, quien además es trabajadora social y especialista en adicciones, aseguró que pone la voz para mostrar una realidad que vive mucha gente. “Parece que hubiésemos destapado una compresa de mucha gente que sufre y no es escuchada”, advirtió y aseguró que, en este momento, es la Iglesia la que tomó el papel del Estado y ayuda a la gente.

También hizo hincapié en la necesidad de un mayor diálogo, “preguntemos a nuestros hijos qué les pasa”, enfatizó y destacó el papel fundamental de la familia en el apoyo al adicto. Por otra parte, sugirió a las madres y padres que atraviesan esta problemática acercarse a Nar Anon (https://www.nar-anon.org/argentina), que brinda un servicio gratuito a familiares de adictos y realiza reuniones virtuales a diario. “Solo se necesita un celular. En estos grupos, se escucha, se guía, se brindan herramientas para las familias y se ayuda a vivir mejor”, afirmó. Como recomendación final sostuvo: “hay que bancar el límite y aprender a decir que no, el límite es amor”.

“Solo querían un abrazo”. El crudo relato de médicos argentinos que atendieron a refugiados ucranianos en Polonia

El encuentro, que tuvo lugar en Gregorio de Laferrere, en el partido de La Matanza, fue organizado por Marcela Campagnoli, diputada de la Coalición Cívica: “las madres de La Matanza están preocupadas por el avance de la droga y quise llevarles el testimonio directo de madres que pasan por lo mismo”. También contó con la participación de Héctor “Toty” Flores, titular de Cooperativa La Juanita y la moderación de Claudio Grecco, licenciado en psicología y especialista en adicciones desde 1984 y en neurociencias.

Vía Zoom, Marina Charpentier, madre del música Chano, participó del seminario
Vía Zoom, Marina Charpentier, madre del música Chano, participó del seminario - Créditos: @Hernán Zenteno


Vía Zoom, Marina Charpentier, madre del música Chano, participó del seminario (Hernán Zenteno/)

Estamos de acuerdo con la no manicomización, los derechos humanos y el respeto de la libertad. Pero también creemos que el derecho a la salud es un derecho impostergable. La ley de salud mental engloba las problemáticas de las patologías psiquiátricas junto a las adicciones y estás requieren un abordaje específico y por eso necesitan una ley específica”, explicó Grecco. “Se hace mucho hincapié en que los que estamos debatiendo la ley de salud mental solo queremos internar y hay otros dispositivos terapéuticos como el ambulatorio, el hospital de día, hospital de medio día e internación, que es la última instancia”, dijo.

Grecco subrayó, además, que todas esas instancias anteriores a la internación que tienen que funcionar correctamente hoy no están. “Es paradójico en un país donde tenemos un aumento del 300% de consumo de cocaína en los últimos diez años y somos el segundo país en consumo de marihuana en América está prohibido abrir centros de rehabilitación de adicciones. Hablamos entonces de dos derechos: el derecho a la libertad y el derecho a la salud; y creemos que primero está el derecho a la salud porque sin salud no hay libertad”, enfatizó el especialista en adicciones.

“No bajemos los brazos”

Stella Maurig, quien es especialista en drogadependencias, contó la tragedia que vivió con su hijo quien se suicidó en 2019 y había comenzado a consumir en 2007. Luego de lograr internarlo en dos oportunidades, tuvo una recaída fuerte en 2011 y 2012 y, en 2013, con la sanción de la actual ley de salud mental 26.657 ya no fue posible la internación . “Cayó detenido, estuvo diez meses y solamente le dijeron que tenía que ir a un psiquiatra, nadie mencionó que necesitaba un tratamiento. Otra vez quedamos desprotegidos. Mi hijo se fue a vivir solo y recuerdo que el 15 de julio nos llamó desesperado porque no quería consumir más, sus amigos le habían soltado la mano. Nos pidió ayuda”, contó conmovida. Al día siguiente se suicidó. “A mi hijo lo sepulté el 21 y el 23 de julio me presenté a trabajar y, desde ese entonces nunca dejé. Pensé que a una mamá que se le muere el hijo más chico iba a ser como un huracán poder levantarse de una caída tan grande. Seguí caminando y acá estoy, desde entones estoy luchando a brazo partido pidiendo una ley específica de adicciones porque hay muchas mamás, papás y hermanos que están desesperados”, sostuvo.

 Stella Maurig, Claudio Grecco, Marcela Campagnoli y Toty Flores participaron del seminario en el que se analizaron las deficiencias de la ley de salud mental
Stella Maurig, Claudio Grecco, Marcela Campagnoli y Toty Flores participaron del seminario en el que se analizaron las deficiencias de la ley de salud mental - Créditos: @Hernán Zenteno


Stella Maurig, Claudio Grecco, Marcela Campagnoli y Toty Flores participaron del seminario en el que se analizaron las deficiencias de la ley de salud mental (Hernán Zenteno/)

Maurig agregó: “es lamentable tener que escuchar historias de mamás que pierden a sus hijos, es mucho mejor escuchar a una mamá que diga que su hijo está en rehabilitación, está cambiando de vida, que vuelve a tener un trabajo, que no roba o no le roba más. Estoy luchando por eso, por cambiar la ley. Tenemos que levantar la voz para que nos escuchen, para que nos ayuden. No bajemos los brazos, hay esperanza, no todos los adictos son suicidas, la familia es un pilar fundamental”, señaló Maurig, quien convoca el viernes próxim,o a las 12, a una “Madre Marcha” al Congreso de la Nación para reclamar a los legisladores por una ley específica de adicciones.

Un pedido urgente

La diputada Campagnoli presentó en octubre pasado un proyecto de modificación de la ley 26.657 de salud mental, que está en vigencia desde hace once años. Entre otros puntos, hace foco sobre el artículo 20 que determina cuáles son los pasos para la internación contra la voluntad de los pacientes. Este establece que solo es posible como un recurso terapéutico excepcional, en caso de que no sean factibles los abordajes ambulatorios, y solo podrá realizarse cuando, a criterio del equipo de salud, mediare situación de riesgo cierto e inminente para sí o para terceros.

“Es un punto que hay que flexibilizar porque ningún paciente va a querer internarse y, entonces, la familia necesita la autorización del equipo interdisciplinario. Lo dijo muy claro la mamá de Chano, cuando explicaba que ella a ese equipo lo puede pagar, pero una persona que no puede y tiene que pedir un turno en un hospital general tiene que esperar seis meses para que se lo den”, enfatizó la diputada.

Sobre este punto, Grecco planteó: “la ley habla de la internación voluntaria del paciente, pero a quién se le ocurre solicitarla cuando la evidencia científica, que esta ley desconoce, es que las personas adictas tienen lastimado el lóbulo frontal, que es quien toma las decisiones, ¿cómo podemos pedirles que decidan?”.

Por otra parte, la ley actual establece que el paciente puede ser internado si dos personas del equipo interdisciplinario dan su consentimiento y una de ella debe ser o psicólogo o psiquiatra. “El psicólogo no es médico, no puede medicar ni diagnosticar una patología que tenga que ver con un estado clínico. El único que puede decidir es el psiquiatra, no son roles intercambiables porque es el único que puede medicar y diagnosticar en una emergencia”, advirtió. El artículo 22 de la ley actual también genera polémica entre familiares y especialistas ya que establece que la persona internada involuntariamente puede designar un abogado o aun cuando no lo pida, el Estado le designa uno, quien podrá oponerse a la internación y solicitar la externación en cualquier momento. El proyecto de Campagnoli también incorpora la capacitación a familiares y fuerzas de seguridad, para tratar con enfermos mentales o personas que están bajo los efectos de la droga.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.