Adiós, Internet… ¿Te unirías a los desconectados?

¿Cuántas horas a la semana dedicas a las redes sociales? ¿Sabías que algunos han apostado por abandonar el Internet y abrazar la vida real? Los conocen como los ‘desconectados’… y cada vez son más.

Reciben este nombre las personas que han decidido abandonar las redes sociales y el Internet, casi en su totalidad. Y así, mientras un poco más de la mitad población mundial ya cuenta con señal web, este grupo va a contracorriente.

La razón es simple: “Cuando paso por una terraza y veo a dos personas sentadas la una frente a la otra mirando cada uno su teléfono me pongo mal. Estamos perdiendo las conversaciones, las relaciones cara a cara, lo auténtico, lo natural. Nos venden que gracias a las redes sociales estamos cada vez más conectados pero mi sensación es la contraria: creo que nos aíslan, nos hacen cada vez más individualistas”.

Así lo comentaba ya desde hace algunos años, David Macián, director de cine y perteneciente a los ‘desconectados’, quien utiliza su tiempo en todo, menos en navegar por la web. “Me conecto lo justo. Consulto lo que me interesa y basta. No pierdo el tiempo saltando de una página web a otra. Además, le doy mucha importancia a la protección de mis datos. Todos sabemos que en Internet hay un inmenso negocio con los datos de los usuarios”, señaló.

Foto: Getty Images

Y pese a lo que pueda pensarse con la tecnología actual, a David el hecho de no estar ‘en línea’ no ha afectado sus vínculos familiares ni de amistad. “Mis amigos saben que no tengo redes sociales ni Whatsapp, así que cuando quieren contactar conmigo me llaman. No es tan difícil”.

Tampoco es que los integrantes de este grupo nunca hayan probado las herramientas que ofrece la web. Todo lo contrario. Justo por eso es que han optado por hacerlas a un lado. “Sentía saturación tras horas y horas navegando a la deriva, saltando de una página a otra sin ton ni son, viajando de un hipervínculo a otro, en apariencia haciendo de todo pero en el fondo no haciendo absolutamente nada”. Así lo dijo Enric Puig Punyet, doctor en Filosofía por la Universidad Autónoma de Barcelona y profesor en la Universitat Oberta de Catalunya.

También te puede interesar: Salud mental en adolescentes y su relación con las redes sociales

Los nuevos “desadaptados”

Paradójicamente, ahora son los ‘desconectados’ los que se han convertido en objeto de estudio. ¿Cómo es que no les atrae el universo 2.0? “Renunciar a las redes sociales sería la mejor manera evitar la locura de nuestros tiempos. Te idiotizan al engancharte y desconectarte del mundo real”, indicó Jaron Lanier, considerado una de las figuras más importantes de Internet.

El propio Puig Punyet es autor del libro ‘La gran adicción. Cómo sobrevivir sin internet y no aislarse del mundo’, en donde reúne los relatos de personas que han optado por alejarse del teléfono por salud mental y calidad de vida.

El tiempo dedicado a los smartphones ha sido incluso objeto de estudios científicos y hasta películas. Para muestra, la cinta ‘Perfectos desconocidos’, en sus ocho versiones, en la que un grupo de parejas exponen su vida privada a partir de los mensajes que reciben en sus respectivos teléfonos, con fatales consecuencias.

Foto: Getty Images

La salud mental

En cuanto a estudios, se sabe que el uso desmedido de las redes sociales puede afectar la salud. Diversas investigaciones han descubierto que las personas que usan múltiples plataformas de redes sociales reportan más síntomas de ansiedad y depresión. El uso prolongado o más frecuente de las redes sociales también parece predecir los síntomas depresivos.

Otro estudio encontró que las redes aumentarían las comparaciones sociales. Es decir, ciertas personas que miran actualizaciones de estado con personas felices, emocionantes fotos de vacaciones y hermosos momentos familiares, se sentirían mal anímicamente.

El problema ha sido tan grave que se creó el término ‘nomofobia’, el cual se refiere al miedo irracional de estar fuera de casa sin smartphone. De hecho, se sabe que los usuarios de smartphones consultarían sus teléfonos un promedio de 34 veces al día. Los síntomas abarcan desde ansiedad hasta taquicardias, pasando por pensamientos obsesivos, dolor de cabeza y dolor de estómago. Entonces, ¿valdrá o no la pena volver a lo que éramos antes de los móviles?

También te puede interesar: ¿Abandonarías las redes sociales? Un gurú de internet opina

Con el aumento en el uso de las redes sociales, pareciera que los ‘desconectados’ son los nuevos inadaptados, en un mundo en el que cada día se envían más de 100 mil millones de mensajes vía redes sociales. Sin embargo, reconocen que su causa es un noble regreso a lo básico.

De hecho, la tendencia continúa ganando adeptos. Actualmente, por ejemplo, existen hoteles que ofrecen experiencias ‘sin wifi’, escuelas tipo Waldorf que prohíben a sus alumnos el uso de estas tecnologías y, por supuesto, personas de a pie que intentan volver al ancestral ‘face to face’. “La nueva red ya no es una herramienta al servicio de la humanidad, sino un sistema que pone a la humanidad a su servicio”, señaló Enric Puig.

@braham_MV