Adolescentes de vacaciones: cómo controlar sus salidas

Adolescentes de vacaciones: cómo controlar sus salidas

"Tengo un cumpleaños, ¡no sé a qué hora volveré!”, dice Hugo, 16 años. "¡Voy a la playa con mis amigos!" dice entre dientes Laura, 13 años. Las vacaciones no siempre implican descanso para los padres.
Además del tiempo de ocio habitual y los horarios escolares, las salidas de nuestros hijos adolescentes son una de nuestras principales preocupaciones",  señala Marie-Pierre Sicard, psicóloga y psicoterapeuta, que recibe en su consulta a padres y adolescentes. El período de vacaciones implica una mayor permisividad, una ocasión que los hijos no dudan en aprovechar.

Salir en vacaciones: hacia la sociabilidad y la autonomía

En realidad, las salidas con los amigos tienen una función concreta: permiten aprender a sociabilizar y a formar parte de un grupo, pasando el rato con otros jóvenes que también se “aburren”. Y es normal, “los adolescentes no estructuran el tiempo como los adultos y este tiempo libre puede parecerles terriblemente largo e incluso a veces ¡angustiante!”, explica la psicóloga. Al final, más vale que salgan.

Las salidas en vacaciones también sientan las bases de su autonomía. “Tienen que aprender a respetar unas normas, las que tú les has impuesto, gestionando al mismo tiempo sus propios límites”, añade Marie-Pierre Sicard. La dificultad para ellos aparece en el momento de llegar a un acuerdo entre el compromiso que tienen contigo y la pulsión adolescente de transgredirlo. El papel de los padres como educadores, consiste en enseñar poco a poco a sus hijos a poner sus propios límites. Los métodos difieren en cada familia: si hablamos de extremos pueden ser represivos o más relajados, todo depende del modelo sobre el que se haya construido. ¡Aunque el diálogo es la clave!

Adolescentes de vacaciones, padres en el trabajo

Las vacaciones empiezan pronto, a mediados de junio para la mayoría. Un verdadero dolor de cabeza para los padres que trabajan y para los adolescentes que no saben muy bien qué hacer con sus días. Ya no están en clase sino en casa… ¡solos!

Una situación que puede convertirse en una gran preocupación para los padres, que tienen poco control sobre las ocupaciones y las salidas de sus hijos. Pueden salir con sus amigos o pasarse el día delante de la tele o el ordenador sin que tú puedas hacer mucho por evitarlo. 

"Hay que hablar de cómo ocupan su tiempo, preocuparse, aunque sin angustiarse y sin controlar, sin resultar intrusivo” señala Marie-Pierre Sicard. Esto resulta más fácil de decir que de hacer pero resumiendo: lo principal es organizarse. Lo más importante es darle un marco general, en el interior del cual se sienta libre de ir y venir, porque tenemos confianza en él y está de acuerdo en ser responsable. No obtendrás mucha información sobre lo que ha hecho durante el día y es normal: es un tiempo que le pertenece. “Sin embargo, no porque no te lo cuenten quiere decir que hayan pasado el día haciendo tonterías”, añade la psicóloga. Lo más importante es mantener una vida de familia, un ritmo alrededor de las comidas y la hora de acostarse.

De vacaciones con adolescentes

Horarios anárquicos, salidas sin hora de vuelta… El propio adolescente vive otro ritmo. También en este caso debes establecer unas referencias, empezando por comer y cenar juntos y dedicar un tiempo a hacer cosas en familia (excursiones, ir a la playa, etc.). Las salidas con los amigos durante el día están permitidas, ¡pero después de comer! Para las salidas nocturnas también hay que poner límites.

Por la noche los comportamientos cambian: está la música, el alcohol, el ligoteo y, a veces, incluso los porros. Marie-Pierre Sicard explica que: “los temas de seguridad siempre nos preocupan pero si no quieres estar de los nervios durante tus vacaciones, tendrás que tomar precauciones empezando por informar al adolescente sobre las consecuencias que tendrán las decisiones que tome”. No podrás impedirle que fume o beba un poco pero es tu responsabilidad advertirle de los peligros.

Las salidas de los adolescentes: ¿cómo actuar en vacaciones?

  • Pregúntales dónde van. Es importante saberlo. No se trata de controlar sino de estar informado y, por lo tanto, más tranquilo.
  • Vigila el horario. Gracias a los sms, hoy en día es más fácil estar en contacto. Proponle que te mande uno de vez en cuando para informarte. Por ejemplo, "vuelvo en media hora".
  • Dale consignas precisas. "No vuelvas muy tarde. A las 12, como máximo a la 1 de la mañana, tienes que estar en casa”. De manera excepcional, puede dormir en casa de un amigo pero en ese caso es necesario que te avise.
  • ¡Relájate un poco! El período de vacaciones es también un período especial donde no podrás controlarlo todo. Es una negociación entre ellos y vosotros: piensa en qué puntos puedes transigir más.

C. Maillard

Más información:
Vacaciones pasadas por agua: ¿cómo entretener a tus hijos?
¿Cómo actuar ante una fiebre o una diarrea a la vuelta de las vacaciones?
Cómo desconectar durante las vacaciones