Cada vez más adultos tienen acné y no saben qué hacer al respecto

·9  min de lectura
El acné aumenta entre las personas de más de veinte años, algo raro a lo que estamos acostumbrados  (Getty)
El acné aumenta entre las personas de más de veinte años, algo raro a lo que estamos acostumbrados (Getty)

Hannah siempre tuvo una piel perfecta. “Era una de las únicas partes de mi apariencia con las que podía sentirme completamente cómoda”, dice ella. Cuando era adolescente, incluso recuerda sentirse excluida cuando todos sus amigos tenían granos. Las cosas cambiaron cuando cumplió 26 años. “De repente me salieron manchas alrededor de la frente y puntos negros por primera vez. Era como si siguieran multiplicándose cuando no miraba”. Con el cuidado de la piel más allá de su presupuesto, Hannah recurrió al maquillaje. “Me cubrí la cara con una base y un corrector baratos, lo que empeoró las cosas. Me sentía sucia y descuidada todo el tiempo; afectó mucho a mi autoestima”.

Todo el mundo espera tener problemas de piel en la adolescencia. Con un cóctel de pubertad, hormonas alborotadas y posiblemente expuestos al alcohol por primera vez, no es de extrañar que comience a mostrarse en nuestros rostros. Pero, en términos generales, se nos enseña que estos problemas desaparecen cuando llegamos a la edad adulta. El acné es sinónimo de niños de 14 años con manchas, no de adultos que trabajan. El NHS (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido) afirma que el acné es más común en las niñas de 14 a 17 años y en los niños de 16 a 19, pero que a menudo desaparece cuando una persona llega a la mitad de los veinte.

Y, sin embargo, un número cada vez mayor de personas de veintitantos años tienen problemas con la piel y no tienen idea de qué hacer al respecto. Un estudio estadounidense encontró que cierto grado de acné afecta al 54 por ciento de las mujeres y al 40 por ciento de los hombres mayores de 25 años. También tiene un costo mental, una encuesta realizada por la Asociación Británica de Dermatólogos que encontró que más de la mitad (el 54 por ciento) de los adultos que han tenido acné sienten que tuvo un impacto negativo en su confianza en sí mismos.

“Suena muy simple, pero la piel es tu órgano más grande y el que más se muestra, así que, obviamente, si tiene imperfecciones, también nos sentiremos menos perfectos”, dice Hannah. “También creo que (erróneamente) asociamos el acné con la suciedad. Me preocupaba que la gente pensara que nunca me lavaba la cara o que comía comida chatarra todo el tiempo. Ninguna de esas cosas era cierta”.

En un intento desesperado por remediar su piel, Hannah fue al médico varias veces y le recetó antibióticos. No ayudó. “También vi a un homeópata que me recetó crema y pastillas de azúcar que hicieron aún menos”, recuerda. “Probé todas las cremas y tratamientos recomendados por blogueras de belleza; todos parecían hacer que mi piel se enojara más”.

Finalmente, un médico de cabecera le recetó peróxido de benzoilo, un antiséptico que se usa para tratar el acné. “Eso marcó un poco la diferencia”. Pero no fue hasta que Hannah recibió un tratamiento facial como regalo de cumpleaños en 2019 que la textura de su piel comenzó a mejorar. “No era solo que el tratamiento facial fuera bueno, fue el consejo que me dio el facialista: apégate a solo unos pocos productos y mantén la rutina muy simple”. También le dijeron que no usara crema hidratante. “Dijo que no se adaptaría a mi tipo de piel y no he usado una desde entonces. La mujer que le dio el tratamiento comentó: ‘todas esas blogueras de belleza vienen a nosotros después de que se estropearon la piel con demasiados productos, no lo crean ni por un segundo’”.

Como ilustra la historia de Hannah, las personas no saben a dónde acudir cuando tienen problemas de la piel. Porque a pesar del hecho de que la piel de cada persona es única y tiene un conjunto diferente de requisitos, la industria de la belleza se comercializa a sí misma para un tipo de piel en específico. Cada producto promete aclarar nuestra piel. Cada serum costoso se compromete a iluminar nuestra tez. Y todas las marcas de belleza pretenden tener poderes mágicos que nos harán parecer a todos como si tuviéramos 20 años”.

Por supuesto, la realidad es bastante diferente. “El acné en adultos es muy común y puede ocurrir en cualquier momento, ya que nuestra piel cambia constantemente”, explica la Dra. Ifeoma Ejikeme, fundadora de la Clínica Médica Adonia de Londres. “Los cambios en las hormonas, las prácticas de la piel y muchas otras razones pueden causar brotes, pero cuando comienzan, tienden a continuar; por lo que es importante analizar tu rutina de cuidado de la piel y ajustarla a las nuevas necesidades de tu piel”.

Los problemas de la piel más comunes que tienen las personas de veintitantos años, dice la Dra. Ejikeme, son el acné y las ojeras alrededor de los ojos. Pero hay otros problemas más sutiles que las personas pueden sufrir y que simplemente se deben al proceso de envejecimiento. “A los veinte y treinta años, la capacidad del cuerpo para producir compuestos esenciales comienza a declinar durante toda la vida”, explica la Dra. Barbara Sturm, doctora estética y famosa facialista de renombre. “Esto conduce a una pérdida de elasticidad, estructura, función de barrera y humedad de la piel. La producción de colágeno también disminuye al final de los veinte, lo que provoca la aparición de líneas finas visibles”.

Los últimos años de los veinte también son el momento en que podría comenzar a ver el resultado de la exposición prolongada al sol. Por eso, casi todos los dermatólogos dicen que el producto más importante que cualquier persona de veintitantos años puede ponerse en la cara es un buen protector solar. “Tu régimen de cuidado de la piel debe girar en torno a la protección, la prevención y la hidratación y evitar ingredientes o tratamientos agresivos”, dice la Dra. Sturm. “Un protector solar diario, protección contra la contaminación y un serum hidratante intensivo deben incluirse en sus elementos esenciales”.

Hay demasiados conceptos erróneos sobre cómo tratar la piel problemática hoy en día, con innumerables expertos en piel (y blogueros de belleza) que recomiendan tratamientos duros y costosos que resecarán la piel. Lo que de verdad necesitas es hidratarte y curarte. “El objetivo del cuidado de la piel debe ser calmar y reducir la inflamación, no causarla”, asegura la Dra. Sturm.

“Los ácidos tópicos de solución rápida o los láseres agresivos no son enfoques antienvejecimiento ni soluciones”, continúa. “Destruyendo las células sanas de la piel. El cuidado de la piel nunca debe causar molestias. La idea de que debes “sentir el ardor” para obtener resultados es un mito peligroso en la comunidad de la belleza y el cuidado de la piel. La quemadura es un signo de lesión, no de eficacia”.

En lugar de buscar tales tratamientos, Jessica, de 29 años, buscó un enfoque holístico cuando, de la nada, comenzó a tener brotes en todo el rostro. “Fue extraño”, recuerda, “porque sentí que vivía un estilo de vida saludable: era activa, comía una dieta basada principalmente en plantas, hacía yoga en la oficina durante el almuerzo... todas las cosas. Sobre el papel, estaba saludable, pero mi rostro contaba una historia diferente”.

Jessica probó acupuntura facial, reiki, naturopatía, jugos de apio diarios y gastó mucho dinero en pruebas de alergia a la comida y análisis de sangre. “También cometí el error de ir a un facialista necesitada respuestas desesperadamente, y lograron convencerme de que me hiciera tratamientos de forma regular y usara productos caros. Estaba tan desesperada que habría hecho cualquier cosa. Pero nada de eso funcionó”.

Fue solo después de leer un libro sobre el vínculo entre la menstruación y la belleza, The Woman Code de Alissa Vitti, que Jessica comenzó a considerar cómo sus hormonas podrían haber estado afectando su piel. “Empecé a sincronizar el ciclo: sintonizarme más con mi ciclo menstrual y adaptar mi dieta y mis hábitos de ejercicio en consecuencia”. Después de algunas semanas de hacer cambios simples, como no hacer ejercicio durante su periodo y evitar ciertos alimentos cuando estaba menstruando, la piel de Jessica comenzó a aclararse.

La forma en que se abordan los problemas de piel dependerá de tu propio tipo de piel. Las personas con piel grasa tendrán requisitos completamente diferentes a las de las personas con piel seca, por ejemplo. También es importante tener en cuenta la etnia. “Históricamente, los tipos de piel más oscuros no han tenido acceso a los mismos productos que aquellos con tipos de piel más claros, y algunos de los productos no funcionarán con la misma eficacia”, señala la Dra. Ejikeme. “Debido a esto, es importante tener conversaciones sobre los productos y para quién funcionan mejor”.

Sin embargo, sin importar tu tipo de piel, es importante no quedarte atrapado en gastar mucho dinero en productos y tratamientos complejos que pueden no hacer ninguna diferencia e incluso agravar aún más el estado de tu piel. “En términos generales, un buen régimen de cuidado de la piel solo necesita incluir un limpiador, un exfoliante, un serum repleto de potentes ingredientes activos e hidratación intensiva, un gran humectante y un protector solar”, dice la Dra. Sturm.

Al recordar los problemas de su piel, Hannah desearía que hubiera habido una mejor educación sobre la salud de la piel cuando estaba en la escuela. “También creo que los médicos de cabecera deben estar mejor educados”, agrega. “El hecho de que receten antibióticos como tratamiento es muy desconcertante para mí. Hay mucha información falsa por ahí, de una manera muy similar a la nutrición. Cualquiera puede decir que es un experto en piel, de la misma manera que la gente puede decir que es un nutriólogo. Y en cuanto a las marcas, bueno, solo quieren vendernos tantos productos como sea posible, incluso cuando sabemos que usar demasiados productos puede dañar nuestra piel”.

Ahora que se han resuelto los problemas de la piel de Jessica, la diferencia en su sentido de identidad ha sido inconmensurable. “Creo que debido a que somos bombardeados por anuncios de productos para mejorar nuestra piel a toda costa, la presión de tener el cutis perfecto puede ser inmensa”, dice. “Entonces, cuando ocurren problemas en la piel, se convierte en una parte de tu identidad para la que no estabas preparada. Tu rostro es lo primero que alguien ve cuando te mira; es la ventana a nuestra mente y cuerpo. Se debe priorizar”.