Cómo ahorrar plata y pagar mucho menos por la factura de luz: 24 consejos súper útiles

El aumento de las temperaturas de verano a menudo resulta en mayores costos de energía. Los acondicionadores de aire, las bombas para piscinas y los ventiladores de techo contribuyen a los altos costos de energía, al igual que las fugas de aire y el calor producido por las lámparas incandescentes.

Comprender cómo ahorrar energía en el verano podría reducir la factura de servicios públicos de tu hogar y al mismo tiempo permitirte disfrutar del clima fresco tanto dentro como fuera de tu casa.

La conservación de energía durante el verano es fácil. Todo lo que necesitás son algunos cambios simples dentro de tu hogar y en tus hábitos diarios. Ahorrar energía en el verano es a menudo tan simple como examinar tu uso de energía en diferentes habitaciones de tu hogar y hacer pequeños cambios en tu estilo de vida. Estos cambios son fáciles de implementar y cuestan poco o nada de dinero para ponerlos en práctica.

Consejos para ahorrar energía en verano en tu cocina

Tu cocina es, por lógica, uno de los mayores productores de calor en tu hogar: no podés usar tu horno o lavavajillas sin transformar la energía en calor. Los siguientes consejos para ahorrar energía en las cocinas ayudarán a mantener tu hogar más fresco y cómodo en el verano al reducir el consumo de energía para cocinar y lavar.

1. No dejes el horno encendido por mucho tiempo

El uso de su horno puede aumentar rápidamente la temperatura en tu cocina, especialmente si lo que sea que estés cocinando significa que debés abrir la puerta del horno repetidamente. Para reducir el calor de la cocina, considerá comer comidas que se puedan preparar sin el horno.

Las ollas de cocción lenta usan una fracción de la electricidad que necesita el horno y producen menos calor. Si necesitás usar el horno, no espere a que se precaliente, simplemente ajustá los tiempos de cocción según corresponda.

La cocina es uno de los ambientes más calurosos de la casa.
La cocina es uno de los ambientes más calurosos de la casa.

La cocina es uno de los ambientes más calurosos de la casa.

2. Usá tu microondas para calentar tu comida

Cuando se trata de consumo de energía y producción de calor, usar el microondas para calentar alimentos es una alternativa rentable al horno.

3. Secá al aire tus platos en el lavavajillas

Los lavavajillas producen cantidades significativas de calor durante sus ciclos de secado, así como humedad en forma de vapor. Durante el verano, apagá la función de secado de tu lavavajillas y dejá que los platos se sequen al aire. Reducirás el uso de energía del lavavajillas y mantendrás tu cocina más fresca en los días calurosos.

Consejos para ahorrar energía en verano en tu baño

Tu baño es otra fuente de calor y humedad, especialmente si sos fanático de las duchas calientes prolongadas. Aquí hay tres consejos de conservación de energía durante el verano para ayudar a evitar que el calor del baño aumente la temperatura de tu hogar.

4. Tomá duchas frías

Las duchas calientes no siempre son tu mejor opción durante el verano, especialmente si querés refrescarte. En su lugar, cambiá a duchas frías. No solo te sentirás más fresco después de la ducha, sino que también ahorrarás la energía necesaria para calentar el agua. Las duchas más frías también producen menos vapor, lo que significa menos humedad.

5. Evitá usar aire caliente cuando te seques el cabello

A pesar de su pequeño tamaño, los secadores de pelo producen mucho calor. Dejar que tu cabello se seque al aire libre en el verano evita el calor del secador y deja tu cuero cabelludo con una sensación más fresca a medida que el agua se evapora. Si el uso de tu secador de pelo es inevitable, utilizá la configuración de aire frío.

6. Usá el extractor de tu baño cuando te duches

Una ducha caliente produce calor, vapor y humedad. Aunque esa combinación a menudo se siente genial cuando te estás duchando, puede aumentar la temperatura del baño. Hacer funcionar el extractor de tu baño mientras te duchás extrae el calor y el vapor del ambiente. Si no tiene un extractor en el baño, abrí una ventana o dejá la puerta entreabierta para crear una corriente de aire más fresco.

Las duchas frías permiten ahorrar energía.
Las duchas frías permiten ahorrar energía.

Las duchas frías permiten ahorrar energía.

Consejos de conservación de energía de verano para tu cuarto de lavado

Tanto los lavarropas como los secarropas consumen cantidades significativas de energía y emiten parte de esa energía en forma de calor. Aquí te mostramos cómo ahorrar energía en el verano en tu cuarto de lavado.

7. Usá un tendedero

Los secarropas necesitan producir mucho calor para secar la ropa. Este calor puede convertirse en un problema durante el verano. Si es posible, usá un tendedero y deje que el sol haga el secado por vos. Si eso no es posible, los percheros son una alternativa económica.

8. Usá agua fría para lavar tu ropa

Si bien los lavarropas tienen configuraciones de agua caliente, las configuraciones de agua fría son igual de eficientes para lavar la ropa. Poné tu lavarropa en frío durante el verano y ahorrá energía. El uso de agua fría también reduce la cantidad de calor que emite el lavarropa y puede proteger su ropa del desgaste excesivo.

Cómo ahorrar energía en el verano con cortinas

Los consejos de energía para el verano incluyen instalar persianas y toldos en las ventanas, cerrar las cortinas y aplicar películas reflectantes. Las fugas de aire y las grietas alrededor de los marcos de las ventanas permiten que el aire frío escape de la casa, así como también que entre el aire caliente del exterior.

La reparación de fugas, junto con tratamientos de ventanas de bajo consumo de energía, puede ayudar a mantener una temperatura interior constante y fresca cuando el verano se calienta. Aquí hay algunos consejos de ahorro de energía basados en ventanas para el verano.

9. Instalá persianas blancas en las ventanas

Las persianas, cortinas y persianas blancas reflejan la luz del sol hacia afuera, manteniendo la casa fresca. Por supuesto, las cortinas y otros tratamientos de ventanas solo reducen el calor si se usan. Establecé un par de recordatorios y cerrá las cortinas contra el calor del día.

Conviene verificar que no haya fugas de aire en las ventanas.
Conviene verificar que no haya fugas de aire en las ventanas.

Conviene verificar que no haya fugas de aire en las ventanas.

Para ofrecer la mayor protección contra el aumento de calor, los tratamientos para ventanas deben instalarse lo más cerca posible del vidrio. Elegí tonos que sean blancos en el exterior con un color más oscuro que absorba el calor en el interior para obtener la mayor protección contra el calor.

Las persianas no son su única opción para los tratamientos de ventanas que reflejan el calor. Las cortinas enrollables acolchadas y las cortinas romanas también reducen el calor.

Estos tratamientos actúan como una barrera aislante, mientras que su construcción más gruesa los hace mejores para controlar la infiltración de aire que los tratamientos de ventanas más delgados.

10. Cerrá las persianas, cortinas y postigos de las ventanas orientadas al norte

Durante el verano, cerrá todas las persianas, cortinas y postigos de las ventanas orientadas al norte. Esta dirección recibe la mayor cantidad de luz solar en los meses de verano en la Argentina.

11. Instalá toldos en las ventanas para protegerlas del sol

Los toldos de las ventanas se extienden por encima de las ventanas para brindar sombra y protección solar. Además de reducir la ganancia de calor solar a través de las ventanas, los toldos también pueden brindar sombra a los patios y otros espacios al aire libre.

Tradicionalmente, los toldos se han hecho de metal o lona, pero los toldos modernos aprovechan los materiales sintéticos resistentes al agua y al moho que también resisten la decoloración. Elegí toldos hechos de materiales opacos, de tejido tupido y de colores claros para obtener la mejor protección solar.

La instalación de cortinas reduce el calor en las casas.
La instalación de cortinas reduce el calor en las casas.

La instalación de cortinas reduce el calor en las casas.

12. Aplicá protector solar u otras películas reflectantes a tus ventanas

Las películas para ventanas también pueden ahorrar energía en el verano. Una película para ventanas tiene tres capas:

  • Una capa adhesiva para adherir al vidrio.

  • Una película de poliéster.

  • Una capa resistente a los rayones.

Las películas para ventanas se pueden instalar directamente sobre las ventanas existentes y están disponibles en una gama de tintes, bloqueadores ultravioleta (UV) y colores.

Las películas plateadas tipo espejo son en general las más adecuadas para reflejar la luz solar y brindan las ventajas de conservación de energía más efectivas. Debés tener cuenta que las películas para ventanas vienen con algunas limitaciones y desventajas, que incluyen:

  • Pérdida de luz interior.

  • Visibilidad de la ventana deteriorada.

  • Requisitos de limpieza específicos.

  • Reflejos antiestéticos cuando se ve desde el exterior.

Usá mallas para ventanas

Las mallas de metal o nylon se utilizaron tradicionalmente para mantener los insectos y el polvo fuera de la casa mientras permiten que el aire fluya a través de las puertas y ventanas abiertas. Además, las mallas también ofrecen cierta protección contra el calor.

Se recomienda hacer un mantenimiento periódico del aire acondicionado.
Se recomienda hacer un mantenimiento periódico del aire acondicionado.

Se recomienda hacer un mantenimiento periódico del aire acondicionado.

Las mallas pueden bloquear parte de la radiación solar a medida que descomponen la luz solar. Para ser más efectivos, las mallas deben montarse en el marco exterior de la ventana y cubrir toda la ventana.

Consejos para ahorrar energía durante el verano en toda tu casa

Además de los consejos anteriores, existen formas de ahorrar energía y controlar el calor en toda la casa.

13. Encendé tus ventiladores de techo cuando uses tu aire acondicionado

Comprender cómo usar sus ventiladores de techo con tu aire acondicionado ayuda a mantener tu hogar a una temperatura agradable. Aunque los ventiladores no enfrían el aire, lo hacen circular, moviendo el aire acondicionado por toda la casa de manera más efectiva. Esto ayuda a enfriar la casa más rápido para que tu acondicionador de aire no tenga que trabajar tanto para alcanzar la temperatura deseada.

14. Subí el termostato a 25 grados

Subir el termostato unos pocos grados ahorra energía al reducir las demandas de enfriamiento de tu aire acondicionado. Los termostatos inteligentes se pueden configurar según tu horario diario, encendiendo los sistemas de enfriamiento justo antes de llegar a casa.

15. Abrí tus ventanas por la noche

A veces las estrategias simples son las mejores. En áreas donde los días son calurosos pero las noches son frescas, abrir las ventanas por la noche ahorra costos de refrigeración y mejora la circulación del aire.

Cuidá tu aire acondicionado

Un acondicionador de aire que no funciona correctamente tiene dificultades para mantener una temperatura agradable y consume más energía. El mantenimiento proactivo de tu aire acondicionado es crucial si deseás que funcione con la máxima eficiencia.

El ventilador de techo distribuye bien el aire.
El ventilador de techo distribuye bien el aire.

El ventilador de techo distribuye bien el aire.

16. Aislá y sellá las fugas de aire

Las fugas de aire alrededor de las ventanas y puertas ofrecen un medio para que el aire caliente del exterior ingrese a tu hogar, y para que escape el aire frío. Revisá periódicamente los marcos de ventanas y puertas en busca de agujeros y grietas. Sellar las fugas es una forma rentable de controlar el calor durante el verano.

17. Apagá los dispositivos electrónicos y electrodomésticos cuando no estén en uso

Cualquier dispositivo o electrodoméstico que requiera electricidad para funcionar genera calor, incluso cuando no está en uso. El uso de enchufes inteligentes para controlar cuándo se entrega energía a los dispositivos puede facilitar la refrigeración de tu hogar.

Inversiones para ahorrar energía en veranos

Aunque muchos consejos para ahorrar energía durante el verano son económicos, las siguientes estrategias requieren cierta inversión. Sin embargo, con el tiempo estas soluciones también pueden ofrecer ahorros de energía significativos.

18. Cambiá a un acondicionador de aire de consumo bajo

¿Es tu aire acondicionado un modelo antiguo? Cambiar a un acondicionador de aire de consumo bajo puede reducir la cantidad de energía utilizada entre un 20 % y un 50%. Además, aseguráte de elegir un modelo de alta eficiencia que sea del tamaño correcto para tu espacio vital.

19. Actualizá y reemplazá los equipos y filtros de enfriamiento antiguos

Los filtros obstruidos y los equipos obsoletos pueden obligar a su acondicionador de aire a trabajar demasiado para enfriar y calentar tu hogar, lo que aumenta el uso de energía y acorta la vida útil del equipo.

El cambio regular de los filtros del acondicionador de aire y la inversión en nuevos equipos, incluido el reemplazo de todo el sistema, representan un gran costo inicial, pero se amortizan a largo plazo.

Conviene elegir un aire acondicionado de tecnología moderna y eficiente.
Conviene elegir un aire acondicionado de tecnología moderna y eficiente.

Conviene elegir un aire acondicionado de tecnología moderna y eficiente.

20. Plantar árboles de sombra

El paisajismo de sombra coloca los árboles y otra vegetación de modo que su sombra caiga sobre la casa y brinde protección contra la luz solar directa.

21. Instalar iluminación de bajo consumo

¿Seguís usando luces incandescentes? Si es así, es posible que debas considerar cambiar a LED. Las bombillas de luz incandescente solo convierten del 10 al 15 por ciento de la electricidad que consumen en luz. El resto se emite en forma de calor. Cambiar a iluminación de bajo consumo tendrá un impacto inmediato en el consumo de energía de tu hogar y te mantendrá más fresco en el verano.

No tenés que resignarte a un verano incómodamente caluroso o al uso excesivo de energía que proviene del funcionamiento de tu aire acondicionado. Al utilizar estos consejos de ahorro de energía para el verano, podrás mantener tu hogar funcionando de manera más eficiente y al mismo tiempo mantener a raya el calor.