AI llama a López Obrador a reconsiderar paso de Guardia Nacional a militares

·3  min de lectura

Ciudad de México, 11 ago (EFE).- La organización Amnistía Internacional (AI) hizo este jueves un llamado "fuerte y claro" al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a reconsiderar la decisión de pasar a la Guardia Nacional, cuerpo de seguridad creado en 2019, a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

"Hacemos un llamado fuerte y claro al presidente López Obrador a reconsiderar su decisión de militarizar la seguridad pública del país. No a la Militarización", apuntó la organización en un comunicado.

Apenas el lunes, López Obrador anunció que emitirá un acuerdo para que la Guardia Nacional, que nació como un cuerpo civil de seguridad, pase a control del Ejército.

"Ya, por acuerdo de la Presidencia, pasa la seguridad que tiene que ver con la Guardia Nacional, completa, ya pasa a la Secretaría de la Defensa, ya la cuestión operativa está a cargo de la Secretaría de la Defensa", reveló en su rueda de prensa matutina.

En su comunicado AI alertó sobre los riesgos de la militarización del país "y la ilegalidad de formalizar la adscripción de la Guardia Nacional a la Sedena, que ocurrirá durante el desfile del 16 de septiembre.

Amnistía Internacional dijo que "la experiencia demuestra que hoy en día México es más peligroso que hace 16 años cuando se decidió que militares salieran a las calles" y ello se comprueba en el "aumento de desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, tortura física, psicológica e incluso sexual".

Además, recordó que los estándares internacionales de Derechos Humanos señalan que las Fuerzas Armadas "solo pueden ser parte de las tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, subordinada y complementaria a una corporación civil y no militar".

También indicó que la Constitución mexicana y la Ley de la Guardia Nacional y su reglamento interno "establecen que esta tendrá el carácter de actividades civiles, no militares".

"De acuerdo con el artículo 90 de la Constitución, la organización de la administración pública está en manos del Congreso mexicano, por lo que cualquier cambio en la legislación debe ser aprobado por el Poder Legislativo", señaló AI.

El mandatario mexicano hizo el anuncio el pasado lunes a pesar de que en 2019, cuando creó la Guardia Nacional, el Gobierno prometió que el cuerpo de seguridad mantendría una naturaleza civil ante las críticas de organizaciones de defensa de derechos humanos.

Después, López Obrador cambió su postura y anunció una reforma constitucional para formalizar que las Fuerzas Armadas controlen la Guardia Nacional, que depende de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), pero ahora prefirió adelantarse con un acuerdo ante la oposición que afronta en el Congreso.

Aunque aún intentará reformar la Constitución, la oposición en el Congreso anunció una "moratoria constitucional" para bloquear las iniciativas del presidente López Obrador en lo que resta de su sexenio, hasta 2024.

Con los cambios, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) se enfocará a prevención, administrar los reclusorios, dar indultos y ejecutar la Ley de Amnistía.

La Guardia Nacional cuenta ahora con 110.000 elementos operativos y 260 cuarteles, según López Obrador, una cifra por encima de los 40.000 agentes que, dice, tuvo la extinta Policía Federal entre las administraciones de los presidentes Ernesto Zedillo (1994-2000) y Felipe Calderón (2006-2012).

El trabajo de la Guardia Nacional ha sido una de las principales acciones del presidente para frenar la violencia en México, que registró 33.315 homicidios en 2021 después de los dos años más violentos de su historia, bajo el mandato de López Obrador, con 34.690 víctimas de asesinato en 2019 y 34.554 en 2020.

(c) Agencia EFE