Alerta médica: la conducta que favorecen las apps de citas y aumenta el riesgo de infecciones de transmisión sexual

·5  min de lectura
Los expertos consideran que hay un menor uso del preservativo por la menor sensación de exposición al VIH
Los expertos consideran que hay un menor uso del preservativo por la menor sensación de exposición al VIH - Créditos: @iStock

En los consultorios especializados en infecciones de transmisión sexual (ITS), es cada vez más común la referencia a las nuevas formas de tener encuentros sexuales entre las prácticas de riesgo para contraer enfermedades como la sífilis, la gonorrea, la clamidia o el herpes genital. Especialistas advierten que las apps de citas, con las parejas sexuales abiertas y el sexo grupal, están facilitando contactos “de una vez” sin protección.

La medusa biológicamente inmortal revela sus secretos para la vida eterna

La mayoría de esas infecciones tiene manifestaciones dermatológicas en algún momento. Así, de acuerdo con referentes de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), en los últimos años aumentaron ciertas conductas que la pandemia terminó por reforzar, como el uso de aplicaciones para encuentros ocasionales, además del consumo de alcohol y otras sustancias, con una reducción de las medidas de protección, como el preservativo y el campo de látex, que se puede armar con un preservativo, para el sexo oral.

“Este cambio de tendencias coincidió con la mejoría en el pronóstico de las personas con VIH tras la introducción del tratamiento antirretroviral de gran actividad, que parece haber llevado a una cierta relajación en las medidas de prevención”, evalúan los profesionales de la SAD, que la semana que viene debutará con su primera Campaña de Concientización e Información de ITS. Solo los casos de sífilis, se cuadruplicaron con respecto de hace diez años. Los diagnósticos más comunes en los consultorios incluyen también gonorrea, clamidia, virus del papiloma humano (VPH), herpes genital, tricomoniasis, VIH y hepatitis B y C, entre otras.

“Nos tenemos que adaptar a una realidad con otras formas de tener encuentros para tener relaciones en las que entran las parejas sexuales abiertas, el sexo grupal, el chemsex [consumo intencional de drogas para tener relaciones durante tiempo prolongado] y el sexo ocasional que las apps facilitó”, dice Viviana Leiro, jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Muñiz. En un segundo piso de uno de sus pabellones funciona el Consultorio de ITS, que es centro de referencia para el diagnóstico y la atención de esas enfermedades en la ciudad de Buenos Aires. “El problema con las ITS es que muchas son asintomáticas”, agrega la especialista. “Pero, la mayoría de las infecciones tendrán manifestaciones dermatológicas en algún momento”, explica.

Estas infecciones se pueden transmitir por sangre, fluido vaginal o semen. El contagio, como señala Leiro, ocurre durante la relación sexual vaginal, anal u oral sin protección y aun cuando no haya penetración. “Nadie sabe, por ejemplo, que el sexo oral contagia”, sostiene a partir del diálogo cotidiano de su equipo con pacientes que consultan de manera espontánea para descartar la sospecha, por derivación o para recibir profilaxis posexposición.

De hecho, la campaña de la SAD por el Día Mundial de la Salud Sexual el próximo domingo, apunta a que la población tome conciencia de que usar preservativo y campo de látex, es tan importante como otras medidas de seguridad y prevención cotidianas: el cinturón de seguridad, el casco y el protector solar.

La campaña de la Sociedad Argentina de Dermatología
La campaña de la Sociedad Argentina de Dermatología

“El sexo oral no es el juego previo; es sexo con el mismo intercambio que con la penetración –insiste Leiro–. Todas las ITS pueden tener manifestaciones en la boca y esas lesiones pueden ser muy contagiosas. Es muy común escuchar a los pacientes decir ‘fue solo sexo oral’ y en ese encuentro es donde se contagiaron.”

Otra forma de transmisión es de madre a hijo a través de la placenta o durante el parto, y por eso desde la SAD insisten en la necesidad de no pasar por alto el testeo de esas enfermedades durante el embarazo.

Las consultas son de hombres y mujeres por igual, tanto jóvenes y adolescentes, como mayores de 40 y 50 años o más, según describe Patricia Fernández Pardal, médica del Consultorio de ITS del Muñiz. “Lo más frecuente es que se confían y deciden no usar preservativo aun cuando tengan en la casa”, dice la dermatóloga.

“La gente no advierte que se pone en pareja y se cuidan un mes, sin saber que el período de incubación de una ITS a veces es más prolongado. Por eso, lo ideal es que usen preservativo y, si ambos deciden dejar de usarlo, que antes consulten para un chequeo –aconseja Fernández Pardal–. También, quienes están en pareja, se distancia y vuelven al poco tiempo, no saben que ya dejaron de ser pareja estable y tienen que cuidarse. La responsabilidad es de ambos o de los que participen en un encuentro.”

Leiro insiste en que bajó la percepción de riesgo. “Hay jóvenes que no vivieron la peor etapa del VIH y hay mayores de 50 que nunca usaron preservativo o mujeres que después de un matrimonio de años se separan. Empiezan a usar las apps de citas, pactan un encuentro y no acuerdan las medidas de protección o alguno no quiere usarlas, o se dan encuentros con parejas múltiples. Hablarlo antes es lo mejor –señala–. Si alguno contrae una ITS será un mal recuerdo. Y una relación sexual basta para contraerla.”

Siete señales de alerta para consultar

  • Lastimaduras en la zona genital, anal u oral con o sin dolor

  • Secreciones de pus en los genitales (vagina y pene) o el ano

  • Ardor al orinar

  • Flujo genital u anal diferente al habitual

  • Manchas en la piel

  • Verrugas en los genitales (vagina y pene) o el ano

  • Inflamación de ganglios