Alicia Keys es pura gozada en vivo y estas son las razones por las que deberías ir a verla

Alicia Keys en el Pearl Concert Theater. Foto: Palms Casino & Resort

Por Aline Cerdán

La vida me ha enseñado que, con algunas excepciones bastante obvias, decir que sí a un concierto es una buena idea. No solo porque se ha comprobado que ir a conciertos es bueno para la salud, sino porque aún cuando no somos grandes fans de un artista, siempre existe la posibilidad de llevarnos una grata sorpresa.

Así que cuando se me presentó la oportunidad de ver a Alicia Keys en Pearl Concert Theater en Las Vegas, una sala de conciertos relativamente pequeña (2,500 personas) dentro de Palms Casino & Resort (que tiene fama de no tener un solo asiento malo en todo el lugar) no me pude resistir.

Tenía mis dudas. Pero la verdad es que si el R&B es lo tuyo o disfrutas de la música en vivo en general su espectáculo es una gozada que vale la pena ver.

Alicia y su piano

La originaria de Hell’s Kitchen en Nueva York es una pianista de formación clásica y empezó a tocar este instrumento cuando tenía seis años (y a componer su propia música a los 12).  No conozco su carrera lo suficiente como para hablar de cómo ha crecido como artista, pero pude ver al menos un poco del por qué esta mujer tiene 15 Grammy’s en sus repisas, miles de fans que llevan años cantando sus canciones y una carrera de la que cualquier músico debería estar orgulloso.

No podemos negar que el audio en un lugar así es impresionante, pero el estilo de la cantante me hace pensar que la combinación de los factores es lo que hace que su show sea realmente especial.

La sala de conciertos termina siendo un definitivo valor agregado para alguien que conoce su instrumento como ella conoce el piano que, la mayor parte del tiempo, toca de pie. Y claro, no lastima nada que los músicos que la acompañan en el escenario también sean fantásticos.

También te puede interesar: Speakeasies: una experiencia que deberías vivir una vez en tu vida

La conoces mejor de lo que crees

La popularidad que ha tenido Alicia Keys desde que lanzó ‘Songs in A Minor’ en 2001 ha sido constante. No se trata simplemente sobre los premios que ha ganado, sino lo muy presente que ha estado su voz y su música, en la vida de muchísimas personas en los últimos 18 años. Personas que a veces ni siquiera lo notamos.

Canciones como ‘Empire State of Mind’ con Jay Z., ‘Girl on Fire’, ‘No One’ y ‘Fallin”, de su disco debut, son himnos que, según pude apreciar, se han convertido en favoritas de espectadores que no parecían tener mucho en común además de la música que aman. Y aunque el Pearl no tiene mucho espacio entre sus asientos, no pudieron resistir el deseo de levantarse a bailar.

Parecería que el problema más grande que encontraron sus fans fue que el concierto duró solo una hora. Y, la verdad, lo entiendo. Una hora es muy poco tiempo para desempacar una carrera tan larga.

No le teme a los covers

Que algunos artistas quieran rendir tributo a sus favoritos nos recuerda una verdad muy bella: ellos también son fans.

Alicia Keys lo lleva un poco más allá y comparte cosas que le hubiera gustado componer y letras que le hubiese gustado escribir. Entre estas están ‘Use Somebody’ de Kings of Leon, ‘Killing Me Softly’ de Charlie Fox y Norman Gimbel, y la introducción de ‘Clocks’ de la banda británica Coldplay.

Y no son los únicos. A lo largo de su carrera, Keys ha rendido tributo a Lauryn Hill, Mary J. Blige, The Beatles, The Doors y recientemente tocó una colección que también incluía a Juice WRLD, Nat King Cole y Drake. Además tiene una versión muy hermosa de ‘How Come U Don’t Call Me Anymore?’ de Prince.

También te puede interesar: El día que Notre Dame recordó a Juan Gabriel con la melodía de “Querida”

Lucha por un mundo mejor

No, no es algo necesario para que un músico sea bueno. De hecho, a veces es mejor que no hablen demasiado de estas cosas. Pero hay personas que, cual héroes de cómic, eligen usar su poder para hacer el bien.

Alicia Keys es fundadora de Keep a Child Alive, una organización que proporciona servicios de salud, vivienda y otros tipos de apoyo a comunidades afectadas por el VIH y SIDA en África y la India.

La importancia de aceptar la belleza natural de cada mujer en un tiempo lleno de ideales inalcanzables no está perdida en la neoyorquinas. La cantante escribió una carta para la revista feminista Lenny Letter  en mayo de 2016 en la que hablaba de portar un rostro sin maquillaje y orgulloso como forma de empoderamiento femenino.

“Porque ya no quiero cubrirme”, concluyó Keys. “Ni mi rostro, ni mi mente, ni mi alma, ni mis pensamientos, ni mis sueños, ni mis luchas, ni mi crecimiento emocional. Nada”.