Las alucinantes excusas de Trump para los documentos de Mar-a-Lago se siguen acumulando

·8  min de lectura

La cambiante letanía de excusas y explicaciones que el expresidente Donald Trump y sus aliados han ofrecido para justificar la presencia de documentos altamente clasificados en su casa de Palm Beach, Florida, refleja su incapacidad para entender el peligro legal al que podría enfrentarse, según actuales y antiguos colaboradores del expresidente.

Trump fue quien hizo público el hecho de que agentes del FBI (Buró Federal de Investigaciones) habían ejecutado una orden de registro en Mar-a-Lago, la mansión de la década de 1920 convertida en club privado donde ha tenido su vivienda principal y su oficina postpresidencial desde que terminó su mandato en enero de 2021. En un comunicado emitido por su comité de acción política a última hora del 8 de agosto, afirmó haber estado “trabajando y cooperando con las agencias gubernamentales pertinentes” antes del registro, que había sido autorizado por un juez magistrado federal en virtud de una larga disputa sobre los registros que Trump había seguido guardando en su casa a pesar de que seguían siendo propiedad del gobierno que una vez dirigió.

Trump sugiere que la evidencia fue “plantada”

Al día siguiente, Trump acudió a su propia plataforma de redes sociales, Truth Social, para afirmar que los agentes podrían haber estado “plantando” evidencias. Esas acusaciones infundadas ocurrieron justo antes de que The Washington Post y The New York Times informaran que los documentos buscados por los agentes que registraron su propiedad podrían contener secretos nucleares altamente clasificados, momento en el que el expresidente negó que hubiera habido documentos de ese tipo en su casa y calificó el informe de “engaño”.

El siguiente argumento del círculo cercano de Trump: él simplemente desclasificó los documentos

La historia del expresidente comenzó a cambiar de nuevo el viernes después de que el juez magistrado que había emitido la orden de registro de la propiedad de Trump ordenara que se hiciera pública, tras lo cual se dio a conocer un recibo que detallaba los artículos recuperados por parte del FBI de 11 cajas que contenían información con distintos niveles de clasificación, incluyendo “información sensible compartimentada”.

Esa noche, el periodista conservador John Solomon (que también es uno de los representantes oficiales de Trump ante la Administración Nacional de Archivos y Registros) dijo a Fox News que el expresidente tenía una “orden permanente” de desclasificar cualquier material que llevara a la residencia de la Casa Blanca o a su casa en Florida.

Trump intenta invocar el privilegio abogado-cliente

Después de que esa teoría fuera ridiculizada por los expertos legales, Trump y sus aliados comenzaron a afirmar que las 11 cajas incautadas por el FBI contenían material protegido por el privilegio abogado-cliente. Y el lunes por la noche, una semana después del registro de su casa y su oficina, Trump acusó a los agentes del FBI de “robar” sus pasaportes (que por ley pertenecen al gobierno estadounidense) y exigió la devolución de “su” propiedad.

Uno de los antiguos asesores de seguridad nacional de Trump, el embajador John Bolton, dijo que hablar de una orden de desclasificación permanente es “casi ciertamente una mentira”.

Bolton le dijo al Times que “nunca fue informado sobre ninguna orden, procedimiento o política de este tipo” durante su tiempo en la Casa Blanca de Trump.

“Cuando alguien comienza a inventar mentiras como esta, muestra un verdadero nivel de desesperación”, agregó.

Surge un patrón familiar, pero con diferencias importantes

Las cambiantes explicaciones y la rápida publicación de nuevas teorías y explicaciones sobre lo que ocurrió en Mar-a-Lago han seguido un patrón similar al de otros escándalos de la época de Trump en la Casa Blanca, sobre todo la serie de acontecimientos que condujeron a su primer juicio político.

Cada vez que surgía información que contradecía la defensa que él o sus representantes habían ofrecido previamente, Trump ofrecía una nueva excusa exculpatoria, al tiempo que tachaba cualquier investigación sobre su comportamiento de ilegítima y con motivos políticos.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, levanta el puño mientras camina hacia un vehículo fuera de la Torre Trump en Nueva York el 10 de agosto de 2022 (AFP via Getty Images)
El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, levanta el puño mientras camina hacia un vehículo fuera de la Torre Trump en Nueva York el 10 de agosto de 2022 (AFP via Getty Images)

Pero los confidentes de Trump que hablaron con The Independent bajo condición de anonimato dicen que hay importantes diferencias entre esta última disputa con el Departamento de Justicia y los anteriores roces de Trump con la rendición de cuentas, como su primer juicio político y la investigación del Departamento de Justicia sobre los presuntos vínculos de su campaña de 2016 con el gobierno ruso. Sugirieron que las excusas rápidamente cambiantes que emanan de entre los allegados de Trump reflejan la falta de capacidad de su círculo íntimo para manejar lo que podría terminar siendo la primera acusación penal de la historia contra un expresidente.

Por un lado, Trump ya no está rodeado de los abogados de primer nivel que lo representaron durante toda su presidencia, tanto los abogados del gobierno como sus abogados personales.

Durante la investigación del Departamento de Justicia sobre Rusia y el primer juicio político, la representación legal de Trump incluyó a los mejores profesionales del derecho, como Emmett Flood, un veterano abogado de Washington D. C. que había asesorado al entonces presidente Bill Clinton durante su propio juicio político; el exsocio de Hogan Lovells Ty Cobb; y el veterano litigante de la Corte Suprema Jay Sekulow. Cuando el FBI registró su propiedad la semana pasada, la abogada que aceptó la orden de registro y firmó la recepción de los bienes incautados por el FBI fue Christina Bobb, una ex abogada-jueza de la Marina estadounidense que trabajó como presentadora de la cadena derechista One America News antes de unirse al equipo legal de Trump.

“Esto [la serie de excusas y afirmaciones de evidencias plantadas] es para el tribunal de la opinión pública, no tiene nada que ver con su situación legal”, dijo un exfuncionario de la campaña y la administración de Trump.

“Ni siquiera tiene al mejor equipo legal para defenderlo en esta situación. Ha repasado a todos los abogados que estarían dispuestos a defenderlo”, dijo.

Steven Groves, un miembro de la Heritage Foundation que trabajó en la oficina del consejero de la Casa Blanca de la era Trump antes de trabajar como portavoz de la Casa Blanca durante el primer juicio político de Trump, dijo a The Independent que las explicaciones siempre cambiantes de la presunta retención de documentos clasificados por parte de Trump podrían ser una señal de que el equipo legal del expresidente no le está sirviendo bien, o una señal de que los abogados de Trump simplemente están haciendo lo que se les dice sin importar si es una buena idea o no.

“Si esto es lo único que el equipo legal está haciendo, y solo están ... inventando nuevas reacciones a los nuevos acontecimientos, entonces por supuesto que no están sirviendo a sus intereses”, aseguró. “[Pero] si estos incidentes están ocurriendo, y ellos se sientan con [Trump] y el expresidente dice ‘no, saldremos y diremos esto’, entonces el equipo legal solo está haciendo lo que [Trump] les está diciendo que vayan a decir”.

Es posible que Trump no entienda completamente la gravedad de sus problemas

Otro exasistente de la Casa Blanca que todavía tiene contacto regular con Trump y con personas de su círculo íntimo le dijo a The Independent que el expresidente está en cierta medida en la negación de su posible riesgo legal.

Según la orden de registro que el tribunal hizo pública la semana pasada, el expresidente está siendo investigado por violar dos secciones del código estadounidense conocido como Ley de Espionaje, que tipifica como delito el manejo indebido de información relacionada con la defensa nacional. La orden también incluía otra sección del código penal estadounidense que prohíbe interferir en investigaciones en curso. Los tres conllevan penas importantes para los infractores, incluyendo penas de prisión de hasta 10 años. Y en el caso de la Ley de Espionaje, los fiscales podrían acusar al expresidente por separado por cada documento clasificado hallado en su casa.

El Servicio Secreto y la policía de Palm Beach frente a la casa del expresidente Donald Trump en Mar-A-Lago el 8 de agosto de 2022 en Palm Beach, Florida; el FBI allanó la vivienda para recuperar documentos clasificados de la Casa Blanca (Foto de Eva Marie Uzcategui/Getty Images) (Getty Images)
El Servicio Secreto y la policía de Palm Beach frente a la casa del expresidente Donald Trump en Mar-A-Lago el 8 de agosto de 2022 en Palm Beach, Florida; el FBI allanó la vivienda para recuperar documentos clasificados de la Casa Blanca (Foto de Eva Marie Uzcategui/Getty Images) (Getty Images)

Pero el confidente del círculo de Trump dijo que la gente que rodea a Trump está dividida en gran medida en dos bandos: los que entienden lo grave que es que el expresidente haya tenido documentos de alto secreto en un almacén en Mar-a-Lago, y los que creen que el Departamento de Justicia no se atrevería a procesar al probable oponente del presidente Joe Biden en las elecciones de 2024, y Trump se encuentra en este último grupo.

“No cree que Garland tenga las bolas para enfrentarse de verdad a él”, dijo. “Y la gente que piensa que esto es un problema político está hundiendo a los que realmente entienden cómo funcionan estas cosas”.

Groves, exportavoz de la Casa Blanca y abogado, dijo que una acusación contra Trump plantearía todo tipo de cuestiones legales no probadas sobre qué poderes tiene un presidente para clasificar y desclasificar material, y cómo se ejercen esos poderes.

Le dijo a The Independent que, en su opinión, la afirmación de Trump de haber desclasificado los presuntos documentos en cuestión tendría un peso significativo. Sin embargo, cree que el expresidente necesita mejorar su representación legal.

“No puede tener, ya sabes, un abogado de una firma boutique, y otro abogado de otra firma boutique, necesita un bufete de abogados completo al cual contratar para llevar a cabo su defensa”, aseguró. “Si el FBI está allanando tu casa, contrata bufetes de abogados, no contrates a estos abogados sin renombre. Necesitas contratar a un gran número de abogados si quieres defenderte adecuadamente”.