Amante del arte y muy comprometida, así fue la intensa vida de Marie de Liechtenstein

·3  min de lectura

Una mujer elegante y luchadora que vivió con intensidad sus días hasta que luz se ha apagado tristemente. Marie de Liechtenstein deja un importante legado a sus espaldas como figura reconocida por distintos valores acumulados a lo largo de sus 81 años, edad a la que fallecía este sábado a causa de un infarto cerebral en la clínica suiza de Grabs donde era ingresada el pasado miércoles. Una pérdida que a buen seguro ha provocado gran tristeza y pesar entre su familia, su marido el príncipe Hans Adam II y sus cuatro hijos, Alois, Maximiliano, Constantin y Tatiana, ya que la princesa se caracterizó siempre por el gran amor y orgullo que sentía hacia los suyos como esposa, madre y abuela. Para el recuerdo, siempre quedará esa preciosa imagen pública de Marie abrazando con cariño a dos de sus nietos, Nicolas y Moritz, durante los actos conmemorativos del Día nacional Liechtenstein que se celebraron en 2006.

El Príncipe de Liechtenstein conserva intacto su poder debatido en referéndum

VER GALERÍA

marie-liechtenstein-getty
marie-liechtenstein-getty

Nacida el 14 de abril de 1940 en Praga como condesa Marie Kinsky de Wchinitz y Tettau, la princesa era la cuarta de siete hijos. Destacó por múltiples cualidades a lo largo de su azarosa vida, que quedó marcada desde muy temprano cuando sus padres fueron expulsados en 1945 de la antigua Chevoslovaquia y juntos tuvieron que instalarse en Alemania. Ahí es donde comenzó su educación en la localidad de Ering (Baviera), de 1946 a 1949. Posteriormente, continuó con su aprendizaje en el internado de las Hermanas Lioba en el Monasterio Wald de Baden-Württemberg durante ocho años. Ya en su etapa de juventud, puso rumbo a Inglaterra en 1957 y allí pasó una buena temporada con el objetivo de mejorar y perfeccionar su inglés, obteniendo el título correspondiente de este idioma. A continuación, regresó a tierras germanas para estudiar en la Academia de Artes Gráficas de la Universidad de Múnich, donde obtuvo su diplomatura en 1961. Pasado algún tiempo, demostró su afán viajero y sus ganas por empaparse de la cultura europea al trasladarse a París para dominar el francés.

Tatiana de Liechtenstein, madre de una niña a la que ha llamado Camila

VER GALERÍA

marie-liechtenstein-getty2
marie-liechtenstein-getty2

Posteriormente, volvió de nuevo a Alemania para comenzar a trabajar como diseñadora industrial para una imprenta en la localidad de Dachau, oficio que desempeñó hasta que se anunció su compromiso con su primo segundo, el príncipe Hans Adam II de Liechtenstein. Tras su boda, celebrada el 30 de julio de 1967 en la catedral de San Florián (o Florín) de la capital Vaduz, la princesa Marie siempre se involucró y participó activamente en distintas organizaciones del Principado centradas en causas sociales relacionadas con la educación, la salud, la crianza, la cultura y las artes. Una mujer solidaria y comprometida que fue presidenta de honor de la Cruz Roja de Liechtenstein, de 1985 a 2015, así como cabeza visible de una fundación para personas con necesidades especiales. También fue la máxima representante de la Sociedad de Ayuda Ortopédica, de 1983 a 2005, y patrocinadora de otra organización que prestaba apoyo a las familias. Además de todo ello, era gran amante de la naturaleza y llegó a ser miembro de la sociedad de Liechtenstein para la protección del medio ambiente.

Las fotografías del príncipe Wenceslao de Liechtenstein con la modelo Adriana Lima

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.