Ana de Armas pasó un año sin trabajar tras el estreno de 'Blade Runner 2049'

Ana de Armas

Si aún quedaba alguna duda de que la meca del cine ha caído rendida a los pies de Ana de Armas, el último número de la revista The Hollywood Reporter -uno de los medios de referencia en el mundo del entretenimiento- servirá para despejarlas. El nombre de la actriz cubana aparece junto al de otros intérpretes tan conocidos como Hunter Schafer, Jacob Elordi -ambos integrantes del reparto de la serie 'Euphoria'- o Isabela Merced -conocida como Moner hasta hace unos meses- en la lista de las veinticinco estrellas en alza en la industria.

Su papel en la próxima entrega de la franquicia 007 marcará sin duda un hito en su carrera después de que la inesperada tibia acogida que recibió 'Blade Runner 2049' en taquilla retrasara su 'consagración' oficial, lo que ella misma reconoce que le obligó a pasar un año en casa "haciendo literalmente nada". El gran consuelo que le quedaba era que el cheque que recibió por esa película le permitió al menos comprar una casa en su Cuba natal.

Por el momento ella no puede comentar demasiado sobre su personaje en 'No Time To Die' -que ya se ha confirmado que se llama Paloma- más allá de que se trata de una joven "llena de vida pero ambigua" que rompe con el estereotipo de 'chica Bond', aunque en alguna que otra escena le haya tocado correr en tacones y enfundada en un vestido de noche.

"Nadie puede entrenarte o prepararte para algo así", bromea ella en la conversación que ha mantenido con la publicación. "Pero en esta ocasión la apariencia y la inteligencia van de la mano. Es muy lista y ayuda a Bond a navegar ciertas situaciones que no sería capaz de superar solo".

De paso, Ana también ha desmentido los rumores que circularon hace tiempo acerca del 'coordinador de intimidad' que se habría contratado para supervisar sus escenas de pasión con Daniel Craig, pero no ha aclarado si realmente vivirá un romance con el actor en la gran pantalla.