Anabel Pantoja se convierte en el comodín de Telecinco

·4  min de lectura

El programa del pasado miércoles de Sálvame ha quedado marcado por la vuelta a los test de inteligencia de los colaboradores y por el repaso de Lydia Lozano a Terelu Campos después de que haya acusado a su marido de cruzarse con ella y no mirarla. Pero además, el programa de las tardes de Telecinco le ha buscado las cosquillas a Anabel Pantoja para seguir creando espectáculo. 

La sobrina de Isabel Pantoja regresó al magacín vespertino a raíz de la participación de su novio Omar Sánchez en Supervivientes 2021 y, desde entonces, se ha erigido como la diana fácil de este espacio televisivo hasta el punto de que la sevillana se ha enterado en directo de que la cadena prepara su propio documental.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

El pasado mes de febrero Anabel Pantoja confirmó que abandonaba Sálvame tras ser cuestionada en varias ocasiones. Sin embargo, la joven influencer regresaba al magacín en abril (coincidiendo con la participación de su novio Omar Sánchez en Supervivientes 2021). Desde ese momento, y puestos a valorar su regreso desde la perspectiva de espectador, parece que el programa habría recurrido a la táctica de llevar al límite a la sobrina de Isabel Pantoja de vez en cuando para crear espectáculo mediático.

Una estrategia que los espectadores han podido comprobar en los últimos días. Sin ir más lejos, el pasado lunes Anabel Pantoja se convirtió en el centro de los focos por derrumbarse en directo ante el cumpleaños más solitario de su tía. Tan solo una entrega después, la influencer se indignaba con el programa por acusar a la tonadillera de aprovecharse del dinero de sus fans.

Ahora bien, en la tarde del miércoles 4 de agosto ha quedado especialmente reflejado cómo, una vez más, Sálvame parece utilizar a la sobrina de Isabel Pantoja como diana para seguir creando espectáculo. Primero, tras el desembarco de Laura Cuevas, hija de un extrabajador de Cantora. La cara de Anabel Pantoja era un poema y se negaba a hablar mientras la invitada al plató narraba cómo de pequeñas eran amigas, pero de repente, la sevillana le daba de lado.

“Yo era la hija de un simple trabajador y eso no le interesaba a ella”, dejaba caer Laura a la par que Anabel Pantoja, ya sin paciencia, cogía su merienda y se marchaba de plató visiblemente afectada. Se le veía en la cara que no quería hurgar en la herida. “Si está diciendo cosas que no son verdad no voy a estar ahí”, argumentó la colaboradora de 35 años.

Pero lo peor llegó más tarde con el anuncio de un documental que está preparando Mediaset titulado Anabel al desnudo del que, al parecer, la protagonista no sabía nada. Si bien no va a seguir la misma línea que la docuserie Rocío, contar la verdad para seguir viva, en el que la hija de Rocío Jurado narró su testimonio, parece que será una forma de sacar a la luz los aspectos comprometidos de su vida para enfrentarla con su familia, según contó Kiko Hernández. “Se ha conseguido muchísima información que no se sabía, se han seguido tus pasos cuando pensabas que no se te estaba siguiendo, con imágenes, con documentación, con cosas que yo te digo que muchos programas van a abrir sus formatos contigo. Sobre todo el documental va a despertar la ira de tu familia, de cosas que no saben”, ha advertido el tertuliano a una Anabel que se ha derrumbado delante de las cámaras.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“No te va a gustar absolutamente nada la imagen que queda. El trasfondo”, agregó Kiko Hernández adelantando que como la película de Eva, al desnudo el documental hablará de ella cómo una actriz secundaria que acaba desplazando a la intérprete principal. En otras palabras, el montaje tendría de base cómo Anabel Pantoja ha pasado de ser la sobrina de Isabel Pantoja a crearse su propio nombre más allá de su apellido.

“Yo no he hecho una docuserie como Rocío Carrasco. Yo solamente puedo decir que a mí esta mañana se me ha recogido un coche porque me ha dicho que hay que grabar unas imágenes de la temporada que viene. Yo he querido indagar y a mí nadie me ha explicado nada. Lo único que me han dicho es que todo iba a ser bonito, porque iba a ser de cara al programa. Yo he colaborado, de hecho me lo he pasado muy bien con el equipo pero me han dicho que todo iba a ir bien. Entonces, si a mí mi imagen me la vais a tirar por los suelos ahora mismo me levanto de este plató y no vuelvo a entrar”, se quejaba Anabel Pantoja sobre el lanzamiento de este documental producido también por La Fábrica de la Tele que ya tiene su primera imagen.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El enfado de Anabel Pantoja ante esta posible encerrona perpetrada en Sálvame muestra que los planes del programa este verano pasarían por seguir explotando en la pantalla los malos tragos de la prima de Kiko Rivera y su familia. Es decir, visto desde fuera y como espectador, parece que Anabel se ha convertido en el comodín de turno del programa en una temporada veraniega escasa de actualidad e ideas nuevas.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.