Andor: un áspero y arriesgado acercamiento al folclore de Star Wars, a través de un atractivo antihéroe

·4  min de lectura
Diego Luna en Andor, estreno de Disney+
Diego Luna en Andor, estreno de Disney+

Andor (Estados Unidos/2022). Creador: Tony Gilroy. Elenco: Diego Luna, Kyle Soller, Adria Arjona, Stellan Skarsgard, Fiona Shaw. Disponible en: Disney+. Nuestra opinión: muy buena.

El universo Star Wars no termina de decidirse, y como atrapado en una contradicción insostenible, muestra dos caras. Por un lado, la última trilogía se reveló como una historia cobarde ante los riesgos, que buscaba una zona de confort replicando la estructura de la trilogía original (a excepción de Episodio VIII, la más interesante pero también la que menos entusiasmó a los fans más puristas). En la vereda opuesta, las películas Han Solo y Rogue One fueron capaces de exhibir la riqueza detrás de otro tipo de relatos anclados en esa continuidad; se trató de dos piezas que mostraron personajes de atractivos matices, y que hasta se animaron a indagar en los claroscuros de un universo que, inicialmente, era de protagonistas profundamente maniqueos. Los riesgos asumidos en ambos largometrajes, felizmente encontraron una continuidad en la pantalla chica. De esa manera, The Mandalorian, El libro de Bobba Fett y ahora Andor, navegan por pasajes oscuros dentro de una familia de relatos que siempre fueron iluminados a fuerza de sable láser.

Esta serie se ubica cronológicamente antes de Rogue One: una historia de Star Wars, y la historia gira alrededor de unos de los protagonistas de ese film, el rebelde Cassian Andor (Diego Luna). La nueva ficción establece dos grandes tramas; por un lado, una que revela la dura infancia del personaje; y por el otro, su acercamiento a los rebeldes y su lucha contra el Imperio. Pero lejos de apostar por grandes batallas o vistosos héroes, Andor comienza tomando un camino inesperado pero que, a fin de cuentas, responde al espíritu que este antihéroe demostró en el film de 2016.

La primera escena de la serie muestra al protagonista cometiendo un doble homicidio. Primero mata por error a un hombre que lo ataca, pero luego ejecuta sin ningún tipo de remordimiento a un segundo atacante. Sin lugar a dudas, este es el comienzo más brutal para cualquier historia de Star Wars en cine o televisión, una feroz carta de presentación sobre la ambigüedad de quien se supone, es el héroe de la historia. Pero Cassian no es un caballero Jedi ni un honrado guerrero, todo lo contrario, él es capaz de hacer lo imposible con tal de sobrevivir. Porque eso es lo que Andor aprendió desde su más salvaje infancia, que estar vivo siempre importa más que las decisiones que se tomen para lograr ese objetivo (y debido a eso, es que este comienzo engrandece tanto la decisión que el personaje toma en Rogue One). Y este cinismo de Cassian es un inmejorable punto de partida.

Andor confirma lo bien que le sienta a Star Wars un mayor grado de madurez, o mejor dicho, lo mucho que le suma a este universo una mayor amplitud de registros. Una saga que está muy cerca de cumplir cincuenta años, y que durante buena parte de su vida tuvo un tono aventurero sin mayores pretensiones (que no es una contra per se), de alguna forma necesitaba demostrar una maduración acorde a un público que pide ver relatos más incómodos. En ese sentido, Star Wars es un banco de pruebas perfecto, que permite desarrollar historias y personajes de todo tipo. No hay muchos mundos que permitan tantas formas de abordarlo, y que (en buenas manos) todas funcionen. Por eso es que la franquicia necesita un equilibrio en su fuerza, que se ampare en una convivencia entre aventuras iniciáticas de buenos contra malos junto a otras de mayor oscuridad, como es el caso de Andor.

Por todo esto es que la televisión le permite a Star Wars multiplicarse y crecer. Y ese laberinto en el que los productores no se animaban a arriesgar historias más densas para el cine, terminó encontrando una salida gracias a la pantalla chica. Andor es una ficción áspera, de personajes oscuros, de peleas sin códigos y de antihéroes que encuentran en la justicia una inesperada reivindicación. Cassian Andor es el emblema de lo que significa atacar al Imperio en el siglo XXI, una lucha que pide grises y para la que ya no alcanza con ser un joven granjero que mira con inocencia cómo se ponen los dos soles sobre el campo.