Andy Cohen afrontó con 'terror' la epidemia del sida en la década de los ochenta

Andy Cohen en la portada del nuevo número de Attitude

Fiel a la sinceridad y la transparencia con la que se ha venido pronunciando sobre los asuntos más delicados de su vida personal, el presentador Andy Cohen (50) no ha tenido reparo alguno en echar la vista atrás y rememorar el "terror" que sintió a finales de la década de los ochenta ante la mera perspectiva de mantener relaciones sexuales en unos años claramente marcados por la rápida propagación del virus del VIH, la brutal epidemia del sida que generó como resultado y, también, el clima de desinformación que reinaba al respecto.

"Salí del armario en 1988, en el punto álgido de la pandemia. Estaba aterrorizado, tenía tanto miedo de mantener relaciones sexuales... Y creo que esa es una de las razones por las que estoy vivo ahora mismo. Me atemorizaba tanto la idea de contraer la enfermedad, que prácticamente no hice nada en esos años", ha confesado el conductor de espacios de entretenimiento como 'Watch What Happens Live!' en conversación con la revista Attitude.

"En esos tiempos parecía peligroso, y en muchos casos estaba mal visto, ser gay y también ser sexual. Ese miedo dominaba tu día a día y ahora mismo es algo que creo que me va a acompañar durante el resto de mi vida, una experiencia que simplemente no puedes borrar de tu historial", ha subrayado en la misma conversación.

El astro de la televisión, quien hasta el pasado mes de marzo mantenía un aparentemente sólido noviazgo con un joven de 28 años y estudiante de doctorado llamado Clifton Dassuncao, también ha revelado que los aires de libertad y tolerancia que se respiraban en el Londres de la época le proporcionaron la valentía y la fuerza que necesitaba para regresar a Estados Unidos y vivir abiertamente como un hombre gay.

"Salía por Londres y parecía que la banda sonora de la ciudad la formaban grupos como Erasure y Bronski Beat. Me sentí completamente libre durante esos seis mese, fue alucinante. Conocí a otros chicos que eran gais como yo, salíamos por ahí y disfrutábamos mucho de la escena. Luego volví a Estados Unidos y lo hice con esa mentalidad. Así empecé a decirle a la gente que era homosexual y también empecé a conocerme a mí mismo de verdad", ha aseverado en la entrevista.