Ansiedad en la era del covid-19: cómo manejarla si nunca la has padecido

·6  min de lectura

LA VIDA durante la pandemia ha hecho surgir nuevos retos, y para muchas personas, el impacto en la salud mental de convivir con el covid-19 ha sido fuerte y considerable.

En un nuevo estudio publicado en la revista The Lancet se revela un pronunciado aumento en los trastornos de ansiedad y depresión mayor en todo el mundo, particularmente entre mujeres y personas jóvenes.

Investigadores de la Universidad de Queensland registraron 76 millones de casos adicionales de trastornos de ansiedad y 53 millones de casos de trastorno por depresión mayor durante 2020, el año de la propagación del covid-19 en todo el mundo.

El equipo encontró un aumento aproximado de 26 por ciento en el número de casos de trastorno de ansiedad a escala mundial.

También lee: ¿El veneno psicodélico del sapo de Sonora para tratar la ansiedad y depresión?

Las consecuencias socioeconómicas de la orden de permanecer en casa pudieron haber tenido un impacto desproporcionado en las mujeres, haciéndolas más proclives a sufrir problemas de salud mental, explica Alize Ferarri, coautora del estudio.

“Las mujeres suelen asumir responsabilidades adicionales con respecto al cuidado y los quehaceres del hogar, además de que son más propensas a ser víctimas de violencia doméstica, la cual se incrementó en varias etapas de la pandemia”, señala.

Pero, ¿qué es exactamente la ansiedad relacionada con el covid-19 y qué tienes que hacer si has comenzado a experimentarla por primera vez?

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

“La ansiedad es un término amplio que abarca distintos trastornos provocados por el miedo y las conductas relacionadas con él”, declara a Newsweek Suzanne Guest, psicóloga laboral.

La Dra. Clare Plumbly, psicóloga clínica especializada en ansiedad y traumas, dice a Newsweek que la ansiedad forma parte de nuestra respuesta de luchar o huir y que “está diseñada para alejarnos del peligro”.

Plumbly añade: “Cuando la ansiedad es grave, sus síntomas pueden interferir con el desempeño diario”.

Este trastorno puede manifestarse como preocupación por diferentes aspectos del día a día, preocupación por enfermarse, o bien, se puede desencadenar debido a situaciones sociales.

No te pierdas: ¿Sufres ansiedad en el trabajo? Prueba este remedio

Ahora bien, ¿cuáles son los síntomas de la ansiedad? El síntoma principal que viene a la mente de la mayoría de las personas cuando se trata son los cambios en los patrones de pensamiento, en los que una persona puede sentirse preocupada por situaciones que podrían parecer irracionales.

“Entre los síntomas emocionales puede estar una sensación general o extendida de nerviosismo o temor, descrita por algunas personas como una sensación constante de fatalidad inminente”, afirma Caroline Plummer, terapeuta y psicóloga de CPPC London.

“Con la ansiedad también se presenta una tendencia a permitir que nuestros pensamientos se desborden y a que comencemos a imaginar las peores situaciones, aun cuando la posibilidad de que ocurran es escasa o nula”.

Las experiencias de los últimos 18 meses han sido calificadas como “traumas colectivos”, y la recuperación de los traumas requiere mucho tiempo. (Foto: Getty)

También podemos experimentar cambios en nuestra conducta como resultado de esta preocupación, como evitar la sociabilización, mantener un estado de vigilancia excesivo, buscar constantemente que los demás nos tranquilicen y realizar conductas compulsivas para reducir la ansiedad.

Guest añade: “Físicamente, observamos síntomas como un aumento en el ritmo cardiaco, transpiración, temblores, aumento en el ritmo de respiración, náusea y trastornos del sueño”.

IMPACTO EN LA SALUD MENTAL

¿El covid-19 ha tenido un impacto en la salud mental? Guest y Plumbly han observado un incremento en estas dificultades.

“En mi clínica he observado particularmente un incremento en casos de ansiedad por la salud y de trastorno obsesivo compulsivo, que son trastornos de ansiedad centrados en la enfermedad y en la contaminación”, indica Plumbly. “Muchas personas han recaído o sus síntomas han empeorado”.

“Una cierta cantidad de preocupación es normal y saludable para nosotros, pues nos mantiene seguros, pero es algo que debemos manejar”, añade Guest.

Con la pandemia se produjeron circunstancias que dieron razones para temer, ya que muchas personas perdieron su conexión con amigos y familiares, y les preocupaba la seguridad de sus seres queridos. Asimismo, otras personas tuvieron que enfrentar la pérdida del empleo y la inseguridad financiera.

Te interesa: Cocinar para reducir el estrés y la ansiedad del encierro

“Pienso que debemos cuidar nuestra salud mental de la misma forma en que cuidamos nuestra salud física”, continúa Guest.

“Entre las cosas que nos mantienen sanos mentalmente están la alimentación y el ejercicio, pero también dormir bien, tener contacto social, seguir rutinas y establecer funciones y límites claros. Muchas de las formas en las que manejamos la salud mental se vieron afectadas”.

Plumbly califica las experiencias de los últimos 18 meses como “traumas colectivos”, y la recuperación de los traumas requiere mucho tiempo. “La ansiedad florece en la incertidumbre y nos hace sentir menos seguros”, explica.

“Las relaciones humanas son muy sanadoras después de un trauma debido a que liberamos oxitocina cuando establecemos interacciones positivas con las personas a las que amamos. Sin embargo, la pandemia nos ha apartado de nuestros seres queridos durante un largo tiempo, por lo que no hemos obtenido los beneficios de todo ello”.

¿QUÉ HACER?

Plummer aconseja que, si sufrimos ansiedad por primera vez, tratemos de racionalizar algunos de nuestros pensamientos.

“Por ejemplo, si experimentas ansiedad social y te dices a ti mismo: ‘Mis amigos realmente no me quieren’, deberías buscar pruebas que confirmen ese pensamiento.

“Es muy probable que todas las pruebas demuestren lo contrario, y que lo que te dices a ti mismo se base únicamente en un sentimiento que posiblemente sea muy abrumador, pero que no deja de ser un sentimiento”.

Te recomendamos: Ecoansiedad, el nuevo trastorno de los niños

“También puede ser útil hablar con alguna persona con la que te sientas cómodo y que quizá también pueda ayudarte a racionalizar tus preocupaciones”.

Plumbly indica que es recomendable asumir un enfoque por etapas en el caso de los síntomas nuevos de ansiedad.

En el caso de los síntomas leves, aconseja aprender más acerca de este padecimiento y leer libros aprobados por expertos en terapia cognitiva conductual.

También lee: Las emociones como el amor, la ira y la ansiedad podrían diferir entre culturas

Si después de ello necesitas más apoyo, trata de hablar con tu médico de atención primaria o busca un terapeuta que pueda ayudarte.

La experta añade que, si enfrentas una crisis, deberías hablar con tu médico para que te canalice urgentemente con el especialista correspondiente.

Para saber cuándo es el momento adecuado de buscar ayuda, Plumbly añade: “Si tienes dificultades para manejar tus preocupaciones, y tus pensamientos se vuelven intrusivos o impactan realmente en tu vida diaria o en la forma en que te sientes con respecto a ti mismo, definitivamente es hora de pedir ayuda”. N

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.