Antonio Banderas echa balones fuera cuando le preguntan por boda

Antonio Banderas y su novia Nicole Kimpel en los Emmy

Ahora que su relación está completamente consolidada e incluso se han embarcado juntos en la aventura empresarial del actor en el sector de la moda, muchos se preguntan si el siguiente paso que podrían dar Antonio Banderas y su pareja Nicole Kimpel será pasar por el altar.

Aunque siempre ha comprendido ese interés que genera su vida privada, la postura del intérprete al respecto no ha variado en los últimos meses: él recurre a la excusa de que ya se siente casado con la guapa holandesa y por tanto no hay ninguna prisa por formalizar nada.

Así lo ha vuelto a dejar claro a su paso este lunes por la gala de los Emmy, mientras concedía una entrevista tras concluir la ceremonia bajo la atenta mirada de Nicole.

"Probablemente mi momento favorito ha sido la pedida de mano que tuvimos en mitad del show y que no tenía nada que ver con lo que estaba sucediendo", explicó después de la ceremonia, durante la que no se llevó el galardón al que estaba nominado, al portal Access Hollywood. "Fue divertida y espontánea. Bueno... hasta cierto punto porque tienes que prepararlo y luego además necesitas ganar".

Sin pretenderlo, el malagueño había dado pie a que le interrogaran de forma casi inevitable acerca de sus planes de boda con su pareja y si en algún caso se animaría a hacer algo parecido: "No, no, eso no va a suceder. Sabía que me ibas a hacer esa pregunta, lo vi en tus ojos", aseguró sin perder en ningún momento esa sonrisa que le caracteriza.

La noche comenzó de forma algo accidentada para la pareja, que llegó al teatro Microsoft de Los Ángeles arrastrando un jet-lag considerable y se perdió el inicio de la gala al retrasarse en la alfombra roja, por lo que tuvieron que esperar al primer descanso antes de acceder a sus asientos. Pese a que el monólogo de apertura fue el momento de la velada dedicado a hablar de los retos actuales que afronta la industria, haciendo especial hincapié en la necesidad de reflejar la diversidad social en la pequeña pantalla, el actor disfrutó de los guiños a los cambios que se están produciendo en un sector dominado habitualmente por varones blancos.

"Creo que la diversidad estuvo presente durante toda la ceremonia y eso lo es todo. Nosotros nos perdimos el inicio porque no pudimos entrar y nos quedamos en una habitación de chocolate, sí... Era todo muy surrealista porque estábamos en una habitación de color rojo y no sabíamos que estaba pasando", bromeó acerca de su despiste.