La Argentina tiene 14 veces más conflictividad laboral que el resto del mundo

·3  min de lectura
La agrupación piquetera de Raúl Castells, en un corte en Puente La Noria, hace dos semanas
La agrupación piquetera de Raúl Castells, en un corte en Puente La Noria, hace dos semanas - Créditos: @Fabián Marelli

CÓRDOBA.- La CGT realiza hoy su primera movilización de protesta contra el Gobierno nacional. Desde hace algunas semanas, también en varias provincias, persisten reclamos de gremios estatales para mejorar salarios que quedaron atrasados por la inflación. Según datos oficiales, la Argentina registra un alto nivel de conflictos en el ámbito laboral. En promedio, entre 2010 y 2020, cada trabajador perdió casi una jornada laboral por año debido a paros, mientras que en el resto del mundo, fue solo media hora.

Un informe del Instituto de Instituciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba sobre estadísiticas del Ministerio de Trabajo de la Nación y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que la Argentina fue 14 veces más conflictiva que el promedio mundial. Entre 2010 y 2020, con 200 paros cada 100.000 habitantes, Santa Cruz lideró el ranking en la medición por provincias.

El ingrato momento de hacerse cargo

El sector público -que cuenta con mayor nivel de protección- fue más conflictivo que el privado. En la década analizada, en promedio, un empleado estatal perdió 2,3 jornadas de trabajo por año, 16 veces más que un privado. En comparación con el mundo, el argentino es 38 veces más conflictivo, según el informe.

La administración pública, con 3600 paros en diez años fue la más conflictiva en el área estatal. Siguieron la salud pública con 1900 y la educación, con 1300.

Por el lado de los privados, un empleado perdió en promedio una hora de trabajo por año; entre dos y tres veces más arriba que el mismo cálculo a nivel mundial. La única actividad privada que tuvo un nivel de conflictividad equivalente a la estatal fue la del transporte, con 1400 paros; la industria contabilizó 900.

Los manifestantes reunidos en la 9 de julio para la marcha de la CGT
Los manifestantes reunidos en la 9 de julio para la marcha de la CGT - Créditos: @Leo Vaca

Entre los privados el piso de conflictos se registró en 2019 y, así y todo, la conflictividad fue 50% más alta que en el resto del mundo. Pese a las restricciones por la pandemia del Covid-19, aumentó en 2020 y 2021, quebrando la tendencia previa.

El reporte enfatiza el rol en la conflictividad del deterioro del salario real por la inflación; en 2019, el 35% de los conflictos privados fueron a nivel nacional; esa cifra se duplicó (73%) en los últimos dos años.

Por ejemplo, un cálculo del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) marca que en los últimos 52 meses (desde enero de 2018 a junio pasado) los trabajadores privados formales llevan perdidos el equivalente a siete sueldos; los públicos, a 8,5 sueldos y los informales, a prácticamente once sueldos, o sea, a casi un año entero de ingresos.

Por distrito

El análisis por jurisdicción marca que la provincia de Buenos Aires fue la que concentró más protestas, con 1800 paros registrados entre 2000 y 2020. El pico fue entre 2012-2015, con una elevada injerencia del sector público provincial (coincide con la segunda gobernación de Daniel Scioli). Pero, por el volumen de población el indicador bonaerense cada 100.000 habitantes es de los más bajos del país.

Gregorio Dalbón tuiteó una foto de una manifestación minúscula a favor de Cristina Kirchner frente a Comodoro Py

Mendoza, la Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, también cuentan con una cantidad de conflictos cada 100.000 habitantes debajo del promedio del país: 9, 18, 19 y 21, respectivamente.

Santa Cruz, en cambio, es la más conflictiva en términos relativos, 208 paros cada 100.000 habitantes. En esta provincia, 500 de los 700 paros de la década fueron en el sector estatal. Tierra del Fuego y Chubut, con alrededor de 100 conflictos cada 100.000 personas, le siguen al distrito administrado por Alicia Kirchner.