El arte de Chagall llega a Brasil con un mensaje de amor y esperanza

·3  min de lectura

Río de Janeiro, 15 mar (EFE).- El fantástico mundo de Marc Chagall (1887-1985) invade desde este miércoles a Brasil con una selección de obras cargada de amor, sueños y esperanza, una muestra que refleja cómo este artista optó por plasmar la alegría de la vida, pese a las adversidades que le acompañaron en su trasegar.

Chagall vivió los desastres de dos guerras mundiales, tuvo que abandonar la tierra que lo vio nacer, fue víctima de la persecución nazi y perdió prematuramente a la esposa que tanto amó. No obstante, fueron la alegría y el optimismo los que dejó en su obra, un trabajo donde sobresalen el color y el entusiasmo.

Parte de ese mundo lúdico podrá verse en "Sueño de amor", una muestra con más de 180 obras —entre pinturas, acuarelas, litografías y grabados— que desde este miércoles abre al público en el Centro Cultural del Banco de Brasil, en Río de Janeiro, y que luego seguirá a Brasilia, Belo Horizonte y Sao Paulo.

UNA VIDA MARCADA POR LA GUERRA

Nacido en la pequeña ciudad de Vitebsk, en el entonces imperio Ruso, Chagall tuvo una infancia apacible, pero su vida estuvo marcada por las guerras y los exilios que tuvo que enfrentar y que finalmente lo llevaron a radicarse en Francia, país donde se nacionalizó a los 50 años.

En momentos en que Europa del Este se viste de miedo, sangre y desolación tras la invasión de Rusia a Ucrania, la obra de Chagall cobra un sentido especial por ser una especie de oda a la esperanza en medio de la pesadilla que esa región del planeta vive en la actualidad.

"Su vida no fue fácil, pero siempre mantuvo un mensaje de esperanza y alegría. Por eso, yo creo que el mensaje de Chagall está vigente en estos tiempos", aseguró a EFE la española Lola Durán Úcar, curadora de la muestra.

"En el momento que estamos atravesando, después de la pandemia y con esta situación de inestabilidad política y de guerra, el arte y especialmente el arte de Chagall puede ser un paliativo ante tanto dolor y ante tanta injusticia", agregó.

La muestra recopila 186 obras creadas por el artista entre 1922 y 1981, que pertenecen a colecciones privadas en el exterior o que hacen parte de acervos de museos brasileños.

En ellas están presentes los temas que más preocuparon al artista como su infancia, el soporte de sus creencias religiosas, su amor por la literatura y el especial cariño que sentía por París, la ciudad que lo acogió.

Sin embargo, el color y la vida sobresalen en las obras que inspiró su esposa Bella, que pese a morir a los 40 años, fue su amada compañera y quien le ayudó a superar gran parte de los obstáculos que se vio obligado a enfrentar.

Aunque en París fue testigo de primera mano de movimientos vanguardistas y en sus obras se ve la influencia del cubismo, el surrealismo y el fovismo, Chagall nunca se encuadró en alguno de ellos, pues —según explicó la experta— "su deseo de libertad hizo que creara un universo único y personal".

Pero tal vez son las palabras del propio Chagall las que resumen el sentido de su obra. "En la vida, como en la paleta del artista, hay apenas un color que da sentido a la vida y al arte: el color del amor".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.