Así consiguió transformarse Gary Oldman en el papel que lo lleva de camino a su primer Oscar

Gary Oldman es uno de esos actores que cualquiera diría que cuenta con una amplia vitrina repleta de premios Oscar. Pero no. Este intérprete que nos ha emocionado con infinidad de personajes, todavía no posee ninguna estatuilla, algo que podría cambiar gracias a perderse por completo en su poderosa interpretación en El instante más oscuro.

¿Lo reconoces? (Crédito: Focus Features)

El actor de 59 años era el favorito del director Joe Wright, quien nos contó que tuvo que convencerlo para que se sumara a su proyecto sobre el primer mes de mandato del Primer Ministro británico, Winston Churchill. Pero Gary no se lo puso fácil. En un principio rechazó la oferta porque ya le habían ofrecido el mismo papel en dos películas anteriores, y siempre se había negado porque no quería subir de peso.

Oldman pasó un año preparándose para el personaje, viendo imágenes de archivo, estudiando sus andares, su forma de respirar y su figura en la historia de la Segunda Guerra Mundial; además de someterse a pruebas de maquillaje durante seis meses para diseñar las prótesis perfectas que le permitieran perderse por completo dentro del personaje. Sin dudas, un compromiso importante para un actor que suele participar en varios proyectos al año.

Gary Oldman había recibido dos ofertas para interpretar a Winston Churchill en los últimos años y siempre lo había rechazado por el mismo motivo. “No quería subir 30 kilos y arruinar mi corazón y mi hígado” confeso a SMH Spectrum, añadiendo que ambos proyectos le obligaban a cambiar su cuerpo de forma radical.

(Crédito: Focus Features)

Lo que hizo que aceptara la oferta de Joe Wright fueron las prótesis diseñadas por el experto en la materia, Kazuhiro Tsuji. “Tuvimos varias pruebas de maquillaje, y creo que llevé el maquillaje unas 61 veces. Es decir, más de 200 horas en la silla de maquillaje”, sentenciaba. Y es que el proceso diario para colocar las prótesis y el maquillaje llevaba entre 2 horas y 45 minutos a 4 horas en total.

Fue mi trabajo más duro como actor” admitía. “Fue aterrador. Hubo días que pensaba ‘¿En qué me he metido?’ Y no solo por la naturaleza física del personaje, sino porque es una figura icónica. Había miedo. Pero cuando comencé a descubrir quién era este hombre, nunca había disfrutado algo tanto en mi vida”.


LA TRANSFORMACIÓN RADICAL
Para conseguir el cambio radical que vemos en pantalla, Gary lleva un molde protésico hecho de caucho de silicona en el rostro, excepto en la frente y los labios, para que pudiera transmitir expresiones faciales; y un traje de espuma diseñado para simular más peso en todo el cuerpo. Además, tenía la cabeza completamente afeitada para poder colocar una peluca y pelo postizo más rápidamente.

Pero eso no es todo. Oldman tuvo que aprender a respirar como esta figura histórica conocida por su afición a los cigarros y el alcohol, así como su forma de caminar. Y para conseguir el tono del personaje, trabajó con un cantante de ópera y un profesor de dialectos.

El proceso al completo le llevaba 4 horas diarias, extendiendo las jornadas laborales del protagonista a 18-20 horas, a lo largo de 54 días de rodaje.

UN RESULTADO IMPRESIONANTE
Gary Oldman ya nos conquistó con sus interpretaciones del pasado. Desde Sid Vicious (Sid & Nancy, 1986), a Drexl Spivey (True Romance, 1993) o George Smiley (El Topo, 2011), entre muchas otras; pero esta es diferente.

El actor se pierde por completo en el personaje hasta el punto que resulta completamente irreconocible. Gary se transforma por completo, transmitiéndonos la pasión, tenacidad, el dolor del rechazo y la duda que envuelven al personaje en este primer mes de su mandato, cuando debía decidir entre llevar a la nación a la guerra contra los nazis o cerrar un acuerdo de paz con Hitler, mientras debía encontrar la manera de rescatar al mayor batallón militar que le quedaba, acorralado en las costas de Dunkerque.

El veredicto es una película meticulosa en los detalles pero también en la simpleza de su narrativa, cruzando la línea de la intimidad para mostrarnos al líder británico como nunca antes lo habíamos visto. Con su interpretación, Gary estremece al espectador transformando al liderazgo en nostalgia, las palabras en pasión y su actuación en una obra maestra del talento y la experiencia. Él es el motor y el espectáculo de la historia.

El instante más oscuro aterriza en la cartelera española el 12 de enero, y semanas más tarde a lo largo de Latinoamérica como Las horas más oscuras.

Mira nuestra charla en exclusiva con Gary y Joe durante el estreno de la película en Londres:


Para seguir leyendo:
Los Globos de Oro llevaron perfume de mujer: Tres anuncios en las afueras y Lady Bird ganan una ceremonia protagonizada por el mensaje anti-acoso
Las increíbles transformaciones físicas de los nominados a los Globos de Oro
La forma del agua lidera las nominaciones a los BAFTA con 12 candidaturas