Atreverse a hablar de sexo, pero... ¿solo por Tinder?

En muchos casos las apps de citas ayudan a vencer la timidez… pero ¿y qué pasa en la vida real? (Foto:Getty)

Por Nélida Fernández

Las apps de citas se expanden por el mundo con esa seguridad que tiene el que sabe que la necesidad de tener pareja –casual o permanente- estará siempre presente en los humanos.

Tinder, una de las más exitosas, ya cuenta más de 300 millones de descargas en más de 190 países, es decir, casi todo el mundo. Es un universo y por ello crece sin parar. Se cuentan más de 25 millones de ‘matches’ a diario aunque esto no implica que dos almas gemelas se encontraron. Esas estadísticas aún no se develan.

Lo que sí se sabe es que ligar a través de una app puede garantizar sinceridad. En esa búsqueda constante -en el mundo digital- muchos han logrado vencer sus miedos y se han atrevido a mostrarse como nunca lo hubieran hecho en el mundo real.

LEER MÁS: Las parejas encuentran más fácil tener sexo que revelar fantasías

Me abrió las puertas de la habitación

La historia de Pascual es una historia positiva, aunque no definitiva. La app le ayudó a vencer el obstáculo de la timidez, un paso importante para lograr el match último que involucra verdadero amor, si es eso lo que se busca más allá del sexo.

“Antes era tímido y no coronaba (ligaba) nunca. Ahora si salgo, si me atrevo”. La frase, aunque parezca, no es de un informercial de Tinder, es de este estudiante de Ingeniería de 23 años que descubrió que sí podía tener citas, estar con algunas chicas que, pese a no ser las “ideales”, le han dado la confianza suficiente para saber que sí puede.

La app Tinder se ha convertido en una de las más populares para encuentros amorosos y sexuales en los últimos años (Foto: Getty)

Asegura que su perfil en Tinder es “sincero”, que sus seis fotos lo muestran cómo es y no miente cuando dice que es divertido cuando logra vencer la timidez y finalmente entra en confianza.

Últimamente ha agregado más datos. Se dio cuenta de que no está solo en lo que él mismo califica como estilo “nerd” al confesar que es un freak de Star Wars y de los Avenger, que colecciona personajes y que si fuese uno de estos personajes sería Thor, aunque nunca ha querido ser rubio.

El sexólogo Ender Boscán dice que para muchas personas -como Pascual- es más fácil “expresarse mediante una computadora, celular inteligente o tableta ya que no tiene a la otra persona de frente” lo que  les permite ser “más confiados y osados diciendo cosas que en muchos casos no dirían en persona”.

A  Pascual, le ha ido bien. Dice que ha sido feliz con lo que ha logrado en dos años, pero reconoce que aún no encuentra “a la que es” y que sus cinco citas han sido breves y, en un par de casos, solo sexuales.

LEER MÁS: De la revolución a la recesión sexual: los motivos que alejan a los jóvenes de la intimidad

“El anonimato no es una buena condición para establecer relaciones afectivas satisfactorias”, asegura el psiquiatra y sexólogo Rubén Hernández que señala que “ningún medio cibernético podrá sustituir nunca la intuición y el “cara a cara”.

Para este especialista, “ver a los ojos” a la otra persona dice mucho de ella o él.

Cuestión de gustos

Por alguna razón que ya es objeto de varios estudios, más de la mitad de los usuarios de Tinder son hombres. Las mujeres parecen ser más escépticas y cuidadosas para exponerse en estas aplicaciones. 

Carmela estuvo en Tinder pero por muy poco tiempo, dice que se aburrió. Sin embargo regresó a la red un par de años después porque se enteró que un chico que siempre le gustó estaba allí, a la caza de un buen match.

Ella ya tiene 24 años y su personalidad extrovertida le ha permitido conocer a mucha gente y tener siempre un stock de chicos “pendientes”.

Antes de volver a Tinder buscó recomendaciones en la web sobre la mejor forma de presentar un perfil atractivo. Lo hizo. Publicó selfies, foto con amigos, foto de cuerpo entero y otra de su cotidianidad “para mostrarse tal cual”, sin engaños.

El flirteo a través de las apps de citas impulsan a los más reservados a desinhibirse y a expresar sus deseos sexuales con más libertad (Foto: Getty)

Sin embargo, volver al juego de enlaces virtual, le hizo ver la red social desde una perspectiva más “antropológica” –porque hay muchos ‘especímenes’– y esta vez analizó lo que pasaba con los hombres que se le acercaban. Los que buscan sexo y envían fotos de sus miembros sin que se las pidan, los que proponen matrimonio en la distancia y sin una primera cita, los que hacen chistes y se burlan de sí mismos –estos los más atractivos para ella-.

Hernández dice: “Hacerse visible, tal y como uno es produce buenos resultados”, y esta sentencia aplica no solo para las redes sociales, es también la fórmula del éxito en el ‘face to face’.

En el ámbito homosexual esta frase también funciona, aunque los consultados dicen estar seguros de que la sinceridad solo se usa como un camino expedito a la intimidad, sexo express.

Solo sexo

Las apps para buscar pareja son muy populares entre los homosexuales  -existen algunas exclusivas para estos usuarios-. La posibilidad de éxito en el match cuando la meta es solo sexual parece crecer de forma exponencial.

“Que yo haya querido algo más –que sexo- solo ha pasado una de cada 20 veces”, dice Rodrigo, periodista de 30 años que está “claro” sobre el hecho de sus eventuales compañeros buscan exactamente lo mismo.

Ver o enviar fotos de miembros no es lo suyo, aunque reconoce que es “demasiado común” que esto suceda e incluso se “exija” cuando se empiezan a dar los primeros avances vía red.

La posibilidad de éxito en el ‘match’  cuando la meta es solo sexual parece crecer de forma exponencial (Foto: Getty)

“La verdad es que debería pedir esa foto, porque me ha tocado ver a verdaderos extraterrestres”, me dice entre risas pero en serio.

Quiere una pareja, le encantaría enamorarse, pero apuesta por vías más antiguas. Conocerse en vivo y directo, salir, hablar, verse a los ojos. No es fácil pero cree tener la seguridad de que alcanzará la meta.

Para Rodrigo, el psiquiatra recomienda: “Busque su pareja en el deporte o en las artes. Generalmente ahí se encuentra gente buena”.

Sucede, advierten los especialistas, que las redes y la web en general, así como ayuda a las personas a ser más expresivas, también sirve de puente a los depredadores.

“Se debe tener mucho cuidado con este tipo de manejo, he sabido de casos en los que los homosexuales, al usar estas aplicaciones, han sido víctimas de personas homofóbicas que buscan agredir físicamente a quienes le contactan”, advierte por su parte, Boscan.