Anuncios

La autonomía del banco central brasileño se convierte en un blanco para críticas de Lula

Por Marcela Ayres y Bernardo Caram

BRASILIA, 8 feb (Reuters) - La nueva independencia del Banco Central de Brasil, concebida para protegerlo de la política, lo ha convertido en un cómodo blanco para las críticas del nuevo gobierno, que puede utilizarlo para encender a su base izquierdista y culparlo de los problemas económicos.

Desde su toma de posesión el 1 de enero, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha atacado repetidamente al banco, dirigido por el respetado economista y ejecutivo de mercados financieros Roberto Campos Neto, calificando sus tasas de interés de excesivamente altas y "vergonzosas" y culpándolos de frenar el crecimiento.

Más a su izquierda, el líder socialista Guilherme Boulos calificó a Campos Neto de agente dejado en el cargo por el predecesor de extrema derecha de Lula, Jair Bolsonaro, para "boicotear" la economía.

Con la autonomía del banco establecida por ley bajo Bolsonaro en 2021, su consejo de administración ya no se cambia al mismo tiempo cuando asumen los nuevos gobiernos, por lo que el mandato de Campos Neto como gobernador se extiende hasta finales de 2024.

Dos de sus colaboradores cercanos dijeron a Reuters que Campos Neto no estaba considerando dejar el banco a pesar de la presión del Gobierno.

Subrayaron, bajo condición de anonimato, que Campos Neto consideraba la autonomía del banco central como un logro institucional crucial, y que permanecer en el cargo hasta el final de su mandato desempeña un papel en su salvaguarda.

Los observadores políticos atribuyen la irritación de Lula con el banco a una mezcla de desaceleración del crecimiento económico y alta inflación que podría amenazar las perspectivas de reelección de su gobierno en 2026.

Pero los economistas creen que Lula está actuando y no ven ningún peligro real de que frene la independencia del banco.

"Necesita apaciguar a su base política para negociar más libremente con el Banco Central", dijo André Perfeito, economista jefe de la correduría Necton.

La tasa referencial Selic del banco se sitúa ahora en el 13,75%, y su comité de política monetaria no ha descartado nuevas alzas para reducir la inflación, cuya última lectura fue del 5,87% a mediados de enero, aún lejos del objetivo oficial del 3,25% para este año.

El comité mantuvo las tasas sin cambios la semana pasada en su primera decisión política bajo el nuevo gobierno, dando a entender que los tipos se mantendrían altos durante más tiempo de lo que esperan los mercados debido a los riesgos fiscales bajo Lula.

Poco después de asumir el cargo, Lula empezó a criticar los objetivos oficiales de inflación del país por considerarlos demasiado bajos. Ello provocó una subida de los rendimientos de los bonos a largo plazo y pesó sobre el real, con lo que la divisa brasileña obtuvo peores resultados que sus rivales de los mercados emergentes.

Felipe Salles, economista jefe del Banco C6, ve pequeños riesgos a corto plazo para la independencia debido a las fricciones, pero dijo que el objetivo real del Gobierno podría ser elevar las metas de inflación.

Las metas oficiales son definidas por el Consejo Monetario Nacional, actualmente integrado por el ministro de Hacienda, el ministro de Planificación y el gobernador del banco central, lo que significa que el gobierno federal tiene dos de los tres votos en el comité.

Lula ya ha defendido que el país debe perseguir su propio patrón de inflación en lugar de seguir lo que llamó el modelo "europeo", pero funcionarios del gobierno han restado importancia a cualquier posibilidad de cambio.

El mandato de Campos Neto y sus actuales ocho directores expirará en diferentes momentos de aquí a 2025, y corresponderá a Lula nombrar a todos los sustitutos, empezando por los directores de Política Monetaria y Supervisión, cuyos mandatos expiran a finales de este mes.

Se espera que Lula nombre a una persona afín a su visión para el puesto de Política Monetaria, que desempeña un papel fundamental en las decisiones de política monetaria y supervisa las mesas de divisas y tasas de interés.

Pero incluso si Lula llena el consejo con personas totalmente alineadas con sus ideas, Campos Neto y sus actuales directores mantendrán la mayoría en el comité de fijación de tasas hasta el final del mandato del gobernador.

El exdirector del Banco Central, Alexandre Schwartsman, advirtió que Lula podría ignorar las sugerencias de Campos Neto para reemplazar al panel de fijación de tasas o elevar las metas de inflación.

"Si éste es el camino que se sigue, no se equivoquen, las expectativas de inflación aumentarían", dijo Schwartsman.

El exjefe del banco central Henrique Meirelles, que dirigió la institución en el primer mandato de Lula, sugirió que el discurso del presidente sobre la independencia del banco era contraproducente.

"Cuanto menos hable del tema, mejor se podrán controlar las expectativas y bajar las tasas de interés", dijo Meirelles.

(Reporte de Marcela Ayres y Bernardo Caram; Editado en Español por Ricardo Figueroa)