Avatar: El Camino del Agua podría ser la película más cara de la historia

Avatar: El Camino del Agua podría ser la película más cara de la historia
Avatar: El Camino del Agua podría ser la película más cara de la historia

James Cameron siempre ha tenido una de las mentes más ambiciosas en Hollywood. Desde Terminator 2: El Juicio Final (92%) y El Secreto del Abismo (89%) quedó claro que el único obstáculo para él era el presupuesto que las productoras podrían negarle. A pesar de esto, él siempre encontró la forma de cumplir con su visión y en el proceso levantó títulos titánicos sin precedentes en la industria. Titanic (88%) rápidamente se convirtió en un fenómeno mundial y cambió la carrera de Leonardo DiCaprio y Kate Winslet. Avatar (83%) logró superar las expectativas para dominar la taquilla en varios momentos, y ahora Avatar: El Camino del Agua se podría convertir en la cinta más cara de la historia.

Sigue leyendo: Avatar: El camino del agua | Guillermo del Toro ya vio la película y dice que es majestuosa y épica

Aunque muchos se quejen de que Cameron está más enfocado en la espectacularidad que en la narrativa y el desarrollo de sus personajes, no se puede negar que él logra crear experiencias únicas para el espectador. Si bien Avatar no es del todo una historia original, más allá de este punto ya visto, que bien se puede criticar como el ideal del salvador blanco y estadounidense que rescata a los "salvajes", el debate que propone es más sobre el ambiente, la explotación de recursos y cómo el hombre no logra comprender la fina alianza que se debe tener con la naturaleza misma.

Por supuesto, es la parte técnica la que más llama la atención, y es que Cameron pasó años desarrollando la tecnología necesaria para salvaguardar la actuación real de su elenco mientras creaba criaturas nunca antes vistas. Esto sirvió especialmente al trabajo de Zoe Saldana, quien para muchos se roba todas sus escenas en la entrega original. Pero esto no es sólo un planteamiento superficial, en verdad funciona como parte del desarrollo de esta mitología que el director quería explorar.

Considerando el éxito que tuvo en taquilla, y la obsesión de muchos espectadores, era evidente que Cameron quería seguir adelante con más entregas. Pero esto también lo llevó a tomarse un largo tiempo para llegar a la idea adecuada, que luego tuvo que levantar con nueva tecnología, ahora para grabar bajo el agua, cambiando una vez más la forma en la que se filman este tipo de escenas en Hollywood. Con la ola de fanatismo por el cine de superhéroes, parecía que los habitantes de Pandora simplemente ya no eran tan relevantes, pero la emoción por la segunda entrega demuestra que, a pesar del paso de los años, todavía existe un interés genuino por la historia y los protagonistas.

También te puede interesar: Avatar: James Cameron insultó a ejecutivo de Fox que le pidió hacer la película de 2009 más corta

Una forma de probar este punto fue con los diversos reestrenos que tuvo Avatar en el cine en distintos momentos de los últimos años. La película buscaba mantener su dominio como producto más taquillero de la historia, pero también quería dejar un nuevo camino para la llegada de la secuela, uno que además debía servir para presentar a estos personajes a una nueva generación que creció con el legado de Avatar, incluso si no tenía edad para verla. Avatar: El Camino del Agua no sólo es más ambiciosa en cuanto a duración y aportes tecnológicos, también lo es en cuanto a presupuesto, y esto podría hacer que James Cameron se tope con un nuevo récord para su trayectoria.

Aunque no se han confirmado los números reales, The Hollywood Reporter (vía FandomWire), asegura que la esperada secuela contó con un presupuesto de entre US$350 y US$400 millones. Para que se note mejor la relevancia de estos números, Avatar se trabajó con US$237 millones y obtuvo más de US$2,900 mil millones en la taquilla global. Cuando una película que abre una franquicia es exitosa con el público, las productoras no dudan en invertir más dinero, pues consideran que la taquilla es segura y que es algo que se puede explotar por varios años.

En el caso de Avatar: El Camino del Agua, la compra de Fox por parte de Disney fue un movimiento que seguramente ayudó al director, pues la compañía del ratón es una de las más ricas del mundo y ya apoya otras sagas como Star Wars y el UCM. Considerando la inflación, Piratas del Caribe: Navegando Aguas Misteriosas (32%) sigue siendo la película más cara de la historia, pero cuando se confirme el presupuesto de esta secuela podríamos estar ante una nueva ganadora, lo que hace que los especialistas estén todavía más interesados en su resultado en taquilla.

No te vayas sin leer: James Cameron no se ha retirado porque espera que Avatar inspire lucha contra el cambio climático