Un baño, un bikini y Kim Kardashian

CARMEN RAYA | WOMAN.ES


Lo ha vuelto a hacer.

No hay día que Kim Kardashian no actualice sus redes sociales. O bueno, quizá algún día se le pasa, pero no suele olvidarse no vaya a ser que pierda su trono de reina (casi) absoluta de Instagram. Tras sembrar la polémica hace unos días con un topless que había sido fotografiado por su hija mayor, North West, ahora la socialité ha decidido que mejor vuelve a los selfies de toda la vida y se evita críticas. O bueno, eso pensaba ella. 

Kim ha posado con un bikini negro y un collar de diamantes (el típico que tenemos todas en casa) frente al espejo del baño y... ¡sorpresa!, ha habido a quién no le ha gustado ni lo más mínimo.

"Como madre no deberías posar tan sexy", ha sido uno de los comentarios negativos más repetidos por sus 'haters'. Ella, por supuesto, hace oídos sordos a todas estas provocaciones y continúa mostrando su cuerpo como siempre ha hecho. Además, Kim tiene claro que la única manera de contribuir a la igualdad de la mujer es mostrar nuestro cuerpo tal y como es: "Si la gente se escandaliza por ver un cuerpo humano desnudo es su problema". Así se habla.