La base de maquillaje ha pasado a mejor vida

·5  min de lectura
Atrás quedaron los días de las bases de maquillaje de cobertura total que ocultaban todos los defectos de la piel. Una nueva era está dando paso a una ola de autoaceptación. (Matthieu Bourel/The New York Times).
Atrás quedaron los días de las bases de maquillaje de cobertura total que ocultaban todos los defectos de la piel. Una nueva era está dando paso a una ola de autoaceptación. (Matthieu Bourel/The New York Times).

Donni Davy, la maquillista de “Euphoria”, no usa base de maquillaje en crema ni polvo en el reparto de la serie. Y cuando introdujo su propia línea de belleza este año, Half Magic, decidió enfocarse en sombras, delineadores y lápiz labial, híbridos de rubor y resaltador y cristales adhesivos, pero nada de corrector o base. Para la campaña publicitaria de la marca, usó una base mínima y rebajada con agua para las manchas e insistió en que las imágenes mostraran los poros, la textura y las rugosidades del cutis.

“Ha sido mi preferencia personal desde hace mucho tiempo”, afirmó Davy. “Además, muchos de los directores de hoy quieren ver la textura real de la piel, al menos con los que yo he trabajado. En realidad, odian la base”. En su lugar, Davy optó por tintes ligeros o base mezclada con humectante o iluminador, excepto para Maddy, cuyo personaje tiene una apariencia más vistosa.

“Al principio fue un poco impactante”, dijo. “Cuando veía los monitores en el plató, era un poco incómodo, aunque sí me gusta cómo se ve. Pero en realidad creo que aumenta el glamur y lo hace ver más accesible y franco”.

En abril, la maquilladora Bobbi Brown presentó un bálsamo hidratante con color llamado What the Foundation para su marca de belleza Jones Road. A diferencia de la típica base de maquillaje, su nuevo producto se presenta en un tarro y hay que mezclarlo y aplicarlo con parsimonia para que se vea la textura de la piel. Brown, que tiene 65 años, dejó de usar base de maquillaje hace tres años y cada vez la utiliza menos con sus clientes.

“Me di cuenta de que en realidad me gustaba más cómo me veía sin base”, relató. “Empecé a reinventar cómo me veía a mí misma y cómo me sentía. Al mismo tiempo, las cosas estaban cambiando en la industria de la belleza. Era un estilo más relajado. Las mujeres iban con peinados informales a las fiestas”.

En junio, Rhode Skin, la línea de Hailey Bieber, introdujo un fluido acristalado de péptidos que, según la empresa, se ha agotado en múltiples ocasiones. Se trata de un suero en gel, ligero y de rápida absorción, que rellena, hidrata e ilumina, cuya publicidad se basa en el aspecto que adquiere la piel inmediatamente después de su aplicación, al igual que los anuncios de bases de maquillaje.

El mundo de la cosmética lleva un tiempo avanzando hacia productos menos cargados, con la introducción de cremas hidratantes con color y tintes al agua, no bases de maquillaje propiamente dichas. Ilia presentó el Super Serum Skin Tint en 2020 y, antes de eso, Chanel lanzó Les Beiges, tintes “al agua” que tienen un 75 por ciento de agua para una cobertura más ligera. Este movimiento que favorece a la piel acneica comenzó antes de la pandemia, pero ahora, al parecer, muchas mujeres de todas las generaciones están optando por alternativas o tirando para siempre sus frascos de bases de maquillaje.

“Después de acostumbrarme tanto a llevar cubrebocas durante dos años, me resultaba casi imposible ponerme la base de maquillaje y no sentirme extremadamente incómoda”, afirma Colleen Gwen Armstrong, una publicista de 45 años que usa productos para las cejas, pestañas, corrector de ojeras y brillo o humectante de labios sin base.

Tanya Trevett, de 52 años, dejó de usar base de maquillaje hace unos cuatro meses.

“Tengo vitiligo y tres hijas adolescentes y soy defensora de la salud mental”, afirmó. “Quiero ser un ejemplo a seguir para mis hijas, para que sepan que se puede seguir siendo bella con imperfecciones”.

Lauren Fritsky, de 40 años, una comercializadora de contenidos y escritora, describió el hecho de dejar su gruesa base de maquillaje como algo “liberador”. “Es un alivio seguir con mi día a día y salir en público sin ella”, indicó.

El abandono de la base de maquillaje se produce ahora que ya sabemos más sobre el cuidado de la piel. Mientras que muchas mujeres van con la cara lavada o se retocan las manchas con un corrector, otras han encontrado alternativas a la base de maquillaje que actúan como un vestuario completo y de una sola pasada para la piel. Estos productos ofrecen una serie de ingredientes —vitamina C, ácido hialurónico, niacinamida y protección solar— que compiten con los sueros tradicionales, y sus acabados brillantes pueden hacer que los usuarios se sientan lo suficientemente confiados como para prescindir de una cobertura mayor.

“Considero el cuidado de la piel como parte del proceso de aplicación del maquillaje”, dice Kerrin Jackson, maquillista. Jackson se concentra en disimular las manchas con productos que contienen ingredientes como vitamina C para igualar el tono de la piel y los aplica solo en las zonas con rojeces o decoloración, pero dejando el resto de la piel al descubierto.

Este movimiento de no usar base de maquillaje también tiene que ver con la inclusión y la aceptación. En palabras de Davy: “¿Cómo podemos normalizar la piel real sin dejar de sentirnos bien y sin dejar de sentirnos glamurosas y sin dejar de sentir que usamos el maquillaje para presentarnos como la versión más espléndida de nosotras mismas?”.

Algunos maquillistas afirman que no usar base de maquillaje o usar una cobertura ligera es mejor para la piel de todas las edades.

“Las bases de maquillaje de cobertura total tienden a asentarse en las líneas de expresión y pueden verse pastosas o pesadas en la piel”, dice una de estas artistas, Monika Blunder. “Es muy agradable ver que algunas imperfecciones o texturas se asoman a través del maquillaje”.

Para algunas mujeres, dejar de lado la cobertura total conlleva una carga emocional.

“Creo que es muy importante reflexionar sobre por qué existe esta tendencia a utilizar bases de maquillaje muy pesadas para darnos este aspecto filtrado en persona o en nuestras redes sociales”, dice Davy, que tiene 34 años y solía utilizar bases de maquillaje de cobertura total todos los días para cubrir el acné quístico. Ahora piensa en este concepto como piensa en la comida chatarra: es muy satisfactoria, pero al final puede causar daños en más de un sentido.

“No le ayuda mucho a tu autoestima e imagen corporal”, comentó. “Y, perdón, pero a menos que seas un recién nacido tienes textura”.

© 2022 The New York Times Company