BCE podría extender 12 meses el programa de bonos de emergencia

Jana Randow, Alexander Weber y Piotr Skolimowski
·4  min de lectura

(Bloomberg) -- Los encargados de la política monetaria del Banco Central Europeo probablemente acordarán extender su programa pandémico de compra de bonos por un año completo hasta mediados de 2022 si la Junta Ejecutiva lo propone la próxima semana, según funcionarios familiarizados con la situación.

Varios miembros del Consejo de Gobierno apoyarían una extensión de 12 meses, incluso aquellos que tienen una preferencia personal de hacerlo por seis meses, dijeron los funcionarios.

Tal medida superaría las expectativas. Los economistas encuestados por Bloomberg esta semana predijeron que las medidas de crisis, destinadas a mantener bajos los costos de los préstamos para ayudar a la economía de la eurozona a salir de la pandemia, se extenderían seis meses hasta fines de 2021 y se expandirían en 500.000 millones de euros (US$608.000 millones) a 1,85 billones de euros. La decisión está programada para el 10 de diciembre.

Todavía existe la posibilidad de disentir y a algunos responsables de la política monetaria les preocupa que llegar hasta 2022 implique suposiciones injustificadas sobre la economía después de la pandemia. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, podría tener dificultades para lograr la unanimidad en el consejo de 25 personas, dijeron algunos de los funcionarios.

Un banco central sugirió una extensión de 12 meses con la opción de reducirla nuevamente si la recuperación es más fuerte de lo esperado, dijo un funcionario.

Los encargados de la política monetaria también están preparados para la discusión sobre el tamaño del programa de bonos. Varios quieren que el aumento no supere los 500.000 millones de euros, pero Lane, el economista jefe del BCE, está apuntando a un aumento mayor, según un funcionario.

Un portavoz del BCE declinó hacer comentarios.

El debate sobre el estímulo depende de cuándo se puede considerar que la “fase de crisis” de la pandemia ha terminado, para que las medidas de emergencia puedan dar paso a herramientas más convencionales. Ese es el término que los encargados de la política monetaria han utilizado para justificar el poder y la flexibilidad excepcionales del programa de compra de bonos de 1,35 billones de euros.

Si bien los encargados de la política monetaria están de acuerdo en que deberán seguir brindando apoyo después del despliegue de las vacunas contra el coronavirus, el impacto directo de la pandemia en la economía se desvanecerá. El estímulo de emergencia del BCE tiene la intención explícita de ser temporal porque anula las restricciones a los programas anteriores que tenían la intención de evitar infringir la legislación de la Unión Europea.

Los miembros del Consejo de Gobierno parecen estar aceptando que el próximo año puede ser demasiado pronto para decidir con certeza cuánto tiempo debe durar el programa, y están dispuestos a extenderlo para evitar la incertidumbre que se cierne sobre la economía.

Algunos ya se han referido públicamente a la posibilidad. La miembro de la Junta Ejecutiva, Isabel Schnabel, dijo en una entrevista a Bloomberg esta semana que comprar deuda hasta mediados de 2022 es una opción que se considerará. El letón Martins Kazaks dijo a Bloomberg en otra entrevista que apoyaría tal decisión.

Lagarde ha dicho en repetidas ocasiones que la reunión “recalibrará” la política, siendo las compras de activos de emergencia y préstamos bancarios las herramientas principales. Los economistas también anticipan nuevos préstamos a largo plazo y dicen que la tasa de interés ultrabaja de los préstamos existente estará disponible por más tiempo.

Lane pronunció un discurso la semana pasada para destacar las “señales preocupantes” de estándares más estrictos para los préstamos y el acceso a financiamiento para pequeñas y medianas empresas. Eso hace eco de lo señalado en junio, justo antes de que el BCE casi duplicara su programa pandémico y lo extendiera.

También enfatizó la necesidad de llevar sin demora a la inflación, actualmente en -0,3%, hacia la meta de poco menos de 2%. Los temores de los encargados de la política monetaria acerca de que los estímulos de emergencia se vuelvan casi permanentes es probable que los vuelva cautelosos de llevar ese argumento demasiado lejos.

“Hay un acuerdo en el Consejo de Gobierno de que la respuesta a la pandemia vaya un poco más allá del punto en que se ha haya resuelto la emergencia de salud”, dijo Jacob Nell, economista de Morgan Stanley. “Probablemente no hay acuerdo de que dure hasta que el BCE pueda afirmar que la inflación ha vuelto a su trayectoria previa al covid”.

Nota Original:ECB May Opt for 12-Month Extension to Emergency Bond Program (1)

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.