A Ben Affleck la vida le sonríe más de lo que creíamos

·8  min de lectura

Desde que supiéramos del reinicio del romance tenemos ‘Bennifer’ hasta en la sopa. No cabe dudas que Jennifer Lopez y Ben Affleck son la pareja del momento, tal y como lo fueron hace dos décadas cuando estuvieron a punto de contraer matrimonio. Que si arrumacos en plena calle de Nueva York, que si miradas cómplices en alfombras rojas, que si besos en público, abrazos, caricias… Ya sean vídeos o fotografías, ambos están poblando las redes sociales a golpe de paparazis y curiosos captándolos por todas partes. Y es que ¿a quien no le gusta una historia de amor con final feliz? Sin embargo, parte del hechizo radica en la felicidad que ambos irradian en cada una de sus apariciones, juntos o por separado. Cuando posan o los captan en pareja, los vemos sonreír de oreja a oreja, dejando que las cámaras y el mundo sean testigos de su amor sin reparo alguno.

No obstante, a veces se nos olvida que los dos son artistas por derecho propio y aunque JLo acapare los focos con sus estilazos y actuaciones sobre los escenarios, Ben Affleck no se queda atrás. Y es que quizás todavía no lo sepas, pero él ya pone rumbo a los Óscar. Y por primera vez como actor.

Ben Affleck y Jennifer Lopez en la premiere de Nueva York de El último duelo el 9 de octubre de 2021. (Photo by Arturo Holmes/Getty Images)
Ben Affleck y Jennifer Lopez en la premiere de Nueva York de El último duelo el 9 de octubre de 2021. (Photo by Arturo Holmes/Getty Images)

Mientras todas las miradas del mundo se posan en fijarse en los arrumacos de la pareja o el último estilazo de Jennifer, lo cierto es que Ben se acerca a la temporada de premios cantando bajito. Por ejemplo, el actor apareció en la premiere de su nueva película, El último duelo, en Nueva York hace unos días. Posó en la alfombra roja con sus compañeros Matt Damon y Jodie Comer, pero quien dio la nota fue JLo al publicar una foto posando entre bambalinas esperando que su novio termine su compromiso.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Muchos medios se centraron en el posado de la pareja con besos ante los fotógrafos o en destacar la noticia con titulares centrados en la cantante y actriz “acompañando” a Ben en el estreno. Y lo mismo sucedió hace poco con otra de las nuevas apuestas de Affleck en promoción, The tender bar. En el caso de la premiere estadounidense de la cinta dirigida por George Clooney celebrada días atrás, la gran mayoría de ojos se posaron en notar la ausencia de Jennifer. En lugar de hablar de la película, de Ben Affleck o George Clooney, lo que realmente hizo ruido fueron las preguntas sobre por qué Jennifer no había asistido derivando en rumores que culpaban a la posible mala relación entre la actriz y Clooney tras los cortocircuitos que saltaron entre ellos en el rodaje de Out of sight (Un romance muy peligroso) (1998). 

Pero muy pocos hablan de Ben como actor, independientemente de su rol en el tándem mediático que forma con Jennifer. Sin embargo, estoy convencida que en poco tiempo se puede dar la vuelta a la tortilla siendo la pareja roba flashes de los próximos premios Óscar.

Tanto en El último duelo de Ridley Scottcomo en The tender bar de George Clooney, Ben Affleck da vida a personajes secundarios. En la primera aparece en pocas secuencias, pero con una interpretación tan ruin, tóxica y convincente que logra captar nuestra atención por completo. En la segunda deja huella pero desde un ángulo completamente opuesto, aportando ternura como un tío adorable que alecciona sobre la vida al joven protagonista.

Y en ambas logra abrirse camino hacia la temporada de premios. Es más, no me extrañaría que los académicos lo tengan difícil a la hora de decidir si nominarlo por ambas o escoger una sola interpretación para dejar lugar a otro actor en la categoría.

Ben Affleck como el Conde Pierre d'Alençon en El último duelo de 20th Century Studios. Photo by Jessica Forde. © 2021 20th Century Studios. All Rights Reserved.
Ben Affleck como el Conde Pierre d'Alençon en El último duelo de 20th Century Studios. Photo by Jessica Forde. © 2021 20th Century Studios. All Rights Reserved.

Ambas películas parten de historias reales, aunque muy diferentes. La primera cuenta la historia de Marguerite de Carrouges, una mujer francesa que en 1386 denunció a un amigo de su marido de violarla. En una época en donde la mujer no tenía ni voz ni voto y su única valía legal dependía exclusivamente del matrimonio, Jodie Comer nos regala una interpretación magistral en una historia dividida en tres etapas, según la percepción de cada uno. Así como la serie The Affair nos mostraba la historia de un romance ilícito desde la perspectiva de cada personaje, enfatizando en la naturaleza femenina malinterpretada por los estereotipos machistas, la película repite la misma táctica para elevar el personaje de Marguerite y la injusticia vivida, sirviendo como análisis moderno de esos mismos estereotipos que todavía perduran en el día a día. En resumen, Ridley Scott eleva una vez más el rol de la mujer por sobre todas las cosas, haciendo gala de su buena mano para mezclar la épica y el drama con una intensidad abrumadora.

Matt Damon interpreta al marido y Adam Driver al acusado (aunque este último vuelve a demostrar por qué es uno de los actores más aclamados de su generación), y si bien Jodie Comer es la gran estrella de la cinta con una interpretación digna de llegar a los Óscar, en el caso de Ben Affleck el acierto es mayor al tratarse de un personaje completamente secundario. Se encarga de interpretar a un hombre de poder, el Conde Pierre d'Alençon, siendo la figura principal que representa la masculinidad tóxica. Y su gran logro recae en el hecho que consigue elevar al personaje a una figura creíble y dramática, sin caer en la caricaturización de un personaje que fácilmente podría haberse coronado como un villano típico del cine de época.

Mientras que en The tender bar consigue enternecer al espectador en la piel del tío Charlie, el dueño de un bar donde el protagonista aprende las lecciones de vida que lo forman y educan. La cinta está basada en las memorias del ganador del premio Pulitzer J.R. Moehringer. Se trata de una historia sobre la búsqueda de la felicidad, probablemente la película más sencilla de George Clooney como director, y una de las mejores interpretaciones en la carrera de Ben Affleck, transmitiendo candor y sabiduría como un amante de los libros, un hombre educado, con suficientemente conocimientos como para dar forma al aprendizaje de su sobrino.

En El último duelo, Ben es un villano dramáticamente realista que incluso nos recuerda a historias modernas como la de Harvey Weinstein, y la influencia del poder en el aprovechamiento del género opuesto como arma de conveniencia egocéntrica. Y en The tender bar es el tío ideal, ese que todo niño debería tener.

De llegar a los Óscar -por mi parte ya iría haciendo las apuestas- podría ser la primera vez que Ben conseguiría colarse en los premios como actor. Lo cierto es que a pesar de sumar más trabajos como intérprete a lo largo de su carrera, sus logros más aplaudidos han sido como cineasta. Pocas veces hemos destacado a Ben como actor por sus películas, podemos decir que lo hizo bien o que nos gustó, pero rara vez ha recibido aplausos unánimes por su trabajo ante las cámaras (por supuesto debemos dejar a un lado el fandom por su Batman, que es más un fenómeno centrado en el personaje que en él como actor). Sin embargo, Affleck es un director consagrado. Tiene un ojo especial para contar historias. Es un realizador efectivo, con naturalidad cinematográfica para emocionar a través de la humanidad de sus personajes, haciendo que sus historias siempre tengan los pies en la tierra por muy dramática o ficticias que sean.

Y quizás esa experiencia dirigiendo la maravillosa Gone Baby Gone o la oscarizada Argo hayan mejorado su talento artístico y es en estas dos películas donde vemos el resultado. Ben posee dos Óscar en sus vitrinas, el de mejor película para Argo y mejor guion por El indomable Will Hunting. Y si prestamos atención a sus nuevos largometrajes, quizás tenga que hacer espacio para más. Además de actuar en ellas, Ben tambien es coguionista de El último duelo junto a Matt Damon de nuevo y Nicole Holofcener, con un libreto que fácilmente podría entrar entre las candidatas a los premios de 2022.

En resumen, por más que veamos a ‘Bennifer’ colmando las redes con vídeos y fotografías, y titulares destacando a la pareja más que a sus carreras, la vida le sonríe a Ben desde otras facetas. Y quien sabe, por fin probablemente consiga el reconocimiento que nunca tuvo todavía con esa estatuilla dorada tan preciada en el firmamento de las estrellas.

El último duelo se estrena en España el 29 de octubre. The tender bar aún no tiene fecha de estreno.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.