Bertín Osborne desvela la "mayor preocupación" de su vida y futuro

MADRID, SPAIN - NOVEMBER 30: Bertín Osborne attends the Moet & Chandon Party at Palacio De Cibeles on November 30, 2022 in Madrid, Spain.  (Photo by Patricia J. Garcinuno/Getty Images)
Bertín Osborne teme por el futuro respecto a su hijo Kike (Photo by Patricia J. Garcinuno/Getty Images)

Todo el mundo habla de la última portada del presentador Bertín Osborne en la revista ‘Hola’ luciendo tipo en el gimnasio, con una camiseta de tirantes y los músculos al descubierto como emulando a ‘The Rock’ pero ‘made in Spain’.

Bertín Osborne tiene ya 68 años pero hace cuatro meses que ha decidido cuidarse a tope y ya está notando sus primeros cambios físicos que comparte orgulloso en la revista. Sus brazos se ven musculosos y tonificados desde que ha retomado las sesiones de boxeo que dejó hace diez años y que tan bien le hacen sentir.

Pero mientras todos hablan de su cambio físico, yo prefiero centrarme en lo que el madrileño cuenta en la entrevista. Por un lado explica que ha adelgazado 10 kilos y que para él ya se ha convertido en un hábito esto de practicar deporte.

Sin embargo Bertín asegura que no hay un ‘nuevo’ Bertín sino que él es el de siempre y así continuará hasta que se muera. Dos años después de separarse de la mujer de su vida, Fabiola Martínez, el cantante asegura que: “No hay nuevo Bertín. He sido el mismo desde que empecé a cantar hasta el día de hoy. A mí no me han cambiado ni las circunstancias, ni las situaciones, ni nada en la vida. Lo que ves que soy, lo he sido así siempre”.

Con respecto al amor, él asegura ser plenamente feliz solo en este momento de su vida y cuando se le pregunta si estaría preparado para ver a Fabiola rehaciendo su vida, se deshace en buenos deseos hacia su ex.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

"Quiero que Fabiola sea la mujer más feliz del mundo porque se lo merece. Y me encantaría que lo fuera, sola o acompañada. Yo soy feliz solo. Si ella quiere ser feliz acompañada, también se lo aplaudiré”.

En un punto de la entrevista, el más emotivo y sensible, se toca un tema que para Bertín es sagrado, su hijo Kike. Kike tiene necesidades especiales y eso hace que tanto Osborne como su exmujer se hayan volcado toda su vida con él.

Como padre, es inevitable plantearse que por cuestión de ley de vida, Bertín deberá partir antes que Kike. Respecto a este conflicto interno, Osborne se sincera diciendo que: “Es la mayor preocupación que he tenido y que voy a tener en mi vida”.

Y añade con honestidad: “Se me nubla la vista cuando tengo que pensar en el día de mañana”, cosa completamente comprensible. Si bien es cierto que el poder adquisitivo tras décadas de trabajo duro le permite que Kike tenga comodidades y un equipo de profesionales a su disposición, es algo duro e inevitable pensar en el futuro y 100% humano que a Bertín se le nuble la vista si repara en ello.

Por suerte es un hombre versátil y trabajador que ha demostrado que sabe vivir en el momento presente sin muchas calenturas de cabeza y aprovechando las oportunidades que la vida le presenta.

Esta manera de ser, quizá caótica y demasiado espontánea para algunas profesionales que prefieren no trabajar con él como ya lo han hecho público Ana Obregón o Anne Igartiburu es, a su vez, una gran virtud en lo que respecta a su filosofía de vida en general.

Te puede interesar...