¿Será cierto que Liliana Abud está deprimida?

Artista del Momento
Maite Perroni y William Levy sellan su amor en el final de la telenovela "Triunfo del Amor", cuyo último capítulo fue transmitido anoche por Televisa en México. La producción de Salvador Mejía iniciará en breve transmisiones por Univision para Estados Unidos/México, 27 de junio 2011.

De ser esa la razón por la que no va a seguir escribiendo la más reciente telenovela de Salvador Mejía, es a todas luces una mala noticia, pues no es agradable enterarse que un trastorno en el estado de ánimo de alguien, influya en su rendimiento laboral. Sobre todo cuando se trata de una persona que se ha esforzado durante toda su vida profesional por seguir adelante en busca de nuevos retos.

   Liliana Abud nació en la ciudad y puerto de Tampico, y se graduó como psicóloga por la Universidad de Xalapa, donde participó en talleres de teatro. Ya casada y radicando en la Ciudad de México su belleza llamó la atención de lo cazatalentos, quienes le propusieron hacer comerciales. Se hizo muy conocida como la imagen de unos guantes para lavar los platos y unas medias de compresión. Le recomendaron que educara su voz para que aparte de salir a cuadro también grabara el audio de los comerciales. Se preparó y en su momento logró popularidad al lado del actor Tony Carvajal anunciando las ofertas de una tienda de autoservicio cuyo slogan era: usted ahorrará en Aurrerá.

   Después entró a la telenovelas mexicanas donde empezó casi como extra hasta llegar a ser protagonista de un par de melodramas: Gotita de gente al lado de Jorge Ortiz de Pinedo y Amor prohibido al lado de José Alonso. Pero la fama le llegó en papeles antagónicos, es memorable su participación como la hermana del personaje de Andrés García en Tú o nadie, que le hace la vida difícil al personaje de Lucía Méndez. También recordamos con cariño, su papel de Dulcina la tierna hermana del personaje de Guillermo Capetillo en Rosa Salvaje. Sin olvidar a la esposa enferma de Enrique Álvarez Félix en Colorina, y su villana en Herencia Maldita al lado de Angélica María. Su última participación en un melodrama fue en Mi segunda madre, al lado de María Sorté.




 

   Abud dejó la actuación para dedicarse de lleno a ser escritora. Empezó con el pie derecho al ganar el tercer lugar de un concurso de telenovelas, junto con Eric Vonn. La historia en cuestión era Cicatrices del Alma. Después vinieron Amor en Silencio y Yo compro esa mujer. También fue parte del equipo de escritores de las telenovelas históricas El vuelo del águila y La antorcha encendida, producidas por su mentor el señor Ernesto Alonso, a quien le unió una gran amistad, al grado de ser madrina de una de las nietas del llamado Señor Telenovela. Para el señor Alonso escribió telenovelas originales como Atrapada, Amarte es mi pecado, La otra y Barrera de Amor.  Al lado de Carla Estrada y en dupla con Carmen Daniels se anotó sonados éxitos como Los parientes pobres y Lazos de Amor. Su máximo reconocimiento como pluma de las telenovelas le llegó con El privilegio de amar, remake de la telenovela venezolana Cristal.

   Tiempo más tarde Abud inició una larga mancuerna profesional con el productor Salvador Mejía, a quien le ayudó a terminar Rosalinda, y Abrázame muy fuerte. Juntos llevaron a la pantalla chica las historias de Entre el amor y el odio, Mariana de la noche, La madrastra, La esposa virgen, Mundo de Fieras, Fuego en la Sangre, Corazón Salvaje, Triunfo del Amor y La tempestad. Las últimas noticias que tuvimos de Liliana es que estaba adaptando La mentira de Caridad Bravo Adams para salir al aire en 2015, pero finalmente ha dejado su lugar a Ximena Suárez. Deseamos de todo corazón que si es cierto que un cuadro depresivo es el motivo por el que Liliana Abud hace una pausa laboral, encuentre en su familia y amigos la fuerza necesaria para sobreponerse y volver a brindarnos historias conmovedoras como las que ella sabe hacer y que tanto reconocimiento le han dado.