Una nueva función para objetos viejos

De vez en cuando nos afloran unas ganas locas por ver la casa distinta. La aburrida rutina nos induce a querer hacer algo nuevo, vivir en un espacio que por lo menos parezca diferente. Pero en muchas oportunidades no contamos con el presupuesto como para hacer un gran cambio y debemos conformarnos con dar vuelta los muebles. Es decir, correrlos de lugar para sentir que algo se ha renovado.

buffett.jpg
buffett.jpg

Para aquellos días en que no podemos seguir vaciando los bolsillos, algunas ideas fáciles, originales y que no necesitan de mucho dinero para ser concretadas. Son objetos que podemos tener en un rincón abandonados y es posible reciclarlos para darles una nueva función en el hogar y que aporten a los espacios un aire fresco y renovador.

Dejar volar la imaginación:

-Bombillas de luz como macetas: antes de tirar una lámpara quemada, piensa que puede servir como un mini terrario. Son muy simpáticas, sólo hay que vaciarlas ayudándose con una pinza o un alicate y sosteniendo el vidrio con un trapo para evitar accidentes. Luego, debes tomar una planta pequeña que tenga una larga raíz y la rellenamos con tierra hasta cubrirla. Más que regarla demasiado, hay que rociarla con agua varias veces al día.

-Un móvil de tazas: es un adorno divertido para la cocina. Basta algo de tanza y algunas clavijas en el techo. Podemos poner tazas, tetera y hasta un colador de té o un tamizador de harina antiguo. Sólo hay que tener en cuenta de no colgarlas en medio del paso para que no haya golpes innecesarios.

-Lámparas muy particulares: la primera idea es con dos paraguas trasparentes colocados de manera simétrica, la bombilla debe quedar en el centro. Al paraguas que va arriba hay que hacerle un orificio en la parte superior para que pase el cable de la luz y a la vez permita colgarla. Un cesto de mimbre puede tener la misma función. Para esto, hay que darlo vuelta y pasar el cable por entre los orificios de las fibras vegetales. Si lo que deseas es una lámpara de pié debes conseguir una jaula de pájaritos (vacía, claro). Es muy fácil de hacerla y queda muy original.

-Estantes deportivos: la tabla de surf o la patineta que el nene ya no usa, adosada a la pared, se vuelve un recurso muy práctico para apoyar objetos, en especial en la habitación de los jóvenes.

-Frascos de dulces o carameleras para la ropa interior: se consiguen en los mercados de objetos antiguos. Son grandes, de vidrio y algunas vienen con un soporte cromado para exponerlas. En una habitación pueden resultar muy útiles para guardar pequeñas prendas.

-Bañera como estanque: si tienes la posibilidad de conseguir una bañera antigua y cuentas con un jardín o un parque en el que se pueda lucir, no lo dudes. Sólo tienes que elegir las especies de plantas flotantes y llenarla con agua.

-Perchas como revisteros: coloca varias clavijas en una pared y de cada una que cuelgue una percha. Luego distribuye en ellas las revistas; es una opción muy decorativa.

-Envoltorios de cup cakes como tapas de frascos: hay que colocarlos por encima y atarlos con una cinta de raso. A la vista parecen las cofias de nuestras bisabuelas. Son muy simpáticos para guardar galletas dulces.

-Bicicleteando: una rueda de bicicleta puede ser el marco perfecto para un espejo.

-Los cajones como bibliotecas: hay que adosarlos a la pared de forma vertical. Tenga cuidado con el peso que va a colocar. Siempre dependerá de cuánto soportan las ménsulas que lo sostengan.

La creatividad no tiene límites, por eso las ideas nunca se acaban. ¿Ustedes tienen alguna idea para aportar?

Tal vez también te interese:

Pequeños gestos para cuidar el medio ambiente

En pocos metros, ideas creativas y prácticas

Dormitorio infantil, soluciones funcionales

Sigue a Yahoo! Como en casa en Twitter y hazte fan de Yahoo! Como en casa en Facebook.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.