El regreso del diario íntimo

Adriana Balaguer

Hasta hace unos días, creía que llevar un diario privado era algo pasado de moda. Digno de abuelas, tías viejas. Lo había hecho, pero de niña…Y no podía imaginarme que hoy hubiera alguien capaz de sentarse frente a un cuaderno, lapicera de tinta en mano, para escribir su vida en letra cursiva. Si para reconstruirla basta con repasar las fotos o los textos subidos a alguna de las tantas redes sociales a las que estamos adheridos. Incluso conozco algunas personas que han creado su propio blog para ir reflejando su día a día y compartiéndolo con otros.

Sin embargo, y aunque no lo crean, aún hay quienes preservan este hábito y tienen menos de cincuenta años. Hace un par de fines de semana, de hecho, me crucé con dos amigas que me confesaron que escribían todos los días, en papel, lo que les había pasado, lo que sentían o aspiraban. Y que les hacía bien. Incluso, resaltaban, escribir en ese diario personal, que no hacen público bajo ninguna circunstancia, les permitía comparar cómo estaban en la actualidad en relación a hace dos o tres meses. Ver avances, retrocesos. ¡Todo un ejercicio de introspección! Raro para estos tiempos que corren.

[Relacionado: Hablar sola es sano]

Seguí indagando sobre esta rutina que creía digna de otros tiempos y descubrí que la tecnología la había reconvertido. En la actualidad existen muchos sitios en la web que brindan herramientas para tener un diario privado online, al que se puede acceder desde cualquier computadora o teléfono inteligente, lo que permite escribir en él estando en una plaza, un café, la sala de espera del médico…Incluso cualquier buscador de internet puede acercarte a estas variantes. La oferta es lo suficientemente amplia como para elegir diseño.

[Relacionado: El poder curativo de las palabras]

La intimidad sigue siendo, al parecer, un espacio buscado por las personas más allá de su edad. Y un diario personal, sin duda, es una buena “excusa” para ejercitar el diálogo interior. Amén de otros beneficios tales como ayudarnos a ordenar ideas y a reducir el estrés mental; aumentar la capacidad de autocuración del organismo; reforzar la autoestima y hasta el sistema inmunológico.

Si la idea te prende y lo que estás buscando son algunas recomendaciones para empezar a escribirlo, te aconsejo las publicadas por el diario español La Vanguardia . Allí, básicamente, se deja en claro que de lo que se trata es de “dejar libre paso a las experiencias presentes, sin juzgarlas ni criticarlas”.

[Relacionado: Para sanar un corazón roto]

¿Hay pocos lugares como este donde puedas ser plenamente tu sin que haya un otro listo para emitir su opinión, no? ¿No te parece esta suficiente razón para hacer la prueba y arrancar con tu diario intimo?

¿Has escrito alguna vez un diario personal? ¿Te gustaría hacerlo?