¿Contratarías a un abrazador profesional?

Sofía Orsay

Samantha Hess, una abrazadora profesional de Portland, Oregón, creó su negocio tras leer sobre un hombre que ofrecía abrazos gratis, mientras que otro ofrecía abrazos deluxe por US$2. “Este último hombre brindó más abrazos que el primero”, relató a Yahoo Mujer.

Samantha Hess, creadora del sitio Cuddle Up To Me, abrazando a su novio / Foto: cuddleuptome.com
Samantha Hess, creadora del sitio Cuddle Up To Me, abrazando a su novio / Foto: cuddleuptome.com

Por eso, la creadora del portal Cuddle Up To Me explica que su trabajo es gratificante, ya que puede ayudar a otros y al mismo tiempo vivir de lo que más le gusta: ¡abrazar! Descubre en qué consiste una sesión, y qué buscan sus clientes.

 

Cómo son las sesiones

“Abrazo a mis clientes de diferentes maneras: sentados, acostados o de pie. Mientras algunas personas prefieren hablar y contarme sobre sus vidas, otros permanecen en silencio”, aclaró Hess, agregando que las sesiones suelen durar al menos una hora, pero que el tiempo puede variar entre 30 minutos y 5 horas, o durar toda la noche, alrededor de 13 horas.

El propósito es crear un ambiente de confianza, entendimiento y aceptación / Foto: Thinkstock
El propósito es crear un ambiente de confianza, entendimiento y aceptación / Foto: Thinkstock

“Son momento estrictamente platónicos, en los que la atención de ambas partes está dirigida hacia el receptor de los abrazos. El propósito de este servicio es crear un ambiente de confianza, entendimiento y aceptación. Por eso, apunto a que cada persona sienta que no necesita ser más de lo que ya es, para ser respetada y aceptada”.

[Galería: El poder de la compasión]

 

¿Qué buscan los clientes?

De acuerdo con Hess, las personas que contratan su servicio lo hacen por diferentes razones: algunas de ellas jamás han tenido a alguien para abrazar, otras tienen problemas de salud que les dificultan la tarea de encontrar con quien conectarse profundamente, o puede que estén atravesando un momento difícil de divorcio o separación. Además, hay quienes se toman las sesiones como un pequeño lujo, dándose permiso para ser el centro de atención, porque suelen ocuparse de los demás constantemente.

Lo que todos tienen en común es el deseo de sentirse conectados con alguien / Foto: Thinkstock
Lo que todos tienen en común es el deseo de sentirse conectados con alguien / Foto: Thinkstock

“Lo que todos tienen en común es el deseo de sentirse conectados con alguien, aceptados y amados. Así, aumentan la confianza en sí mismos y su autoestima. ¡Los hace sentir fabulosos!”, aseguró.

 

El poder del tacto

Hess explica que el contacto físico positivo tiene muchos beneficios, como balancearnos mentalmente y hacernos sentir mejor. Además, nos ayuda a liberar oxitocina, comúnmente llamada “la hormona del amor”, y serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular nuestro sueño y nos hace sentir felicidad y bienestar.

El tacto hace que el cerebro libere oxitocina y serotonina / Foto: Thinkstock
El tacto hace que el cerebro libere oxitocina y serotonina / Foto: Thinkstock

Por otra parte, el contacto físico positivo ayuda a reducir los niveles de cortisol, la hormona que provoca el estrés. Por último, Hess señala que también tiene un beneficio psicológico, ya que el hecho de obtener la aceptación que deseamos, puede ayudarnos a dejar atrás aquello que frena nuestro desarrollo.

Por su parte, Carolyn Alroy, psicóloga de Nueva York, reveló en entrevista con Yahoo Mujer que el contacto físico nos ayuda a soportar mejor el dolor, optimiza nuestro funcionamiento pulmonar, ayuda a bajar los niveles de glucosa en la sangre y a activar nuestro sistema inmunológico. “Además ¡se siente genial!”, agregó.

[Galería: ¿Qué te dicen sus abrazos?]

 

La conexión física ¡es importante!

De acuerdo con Alroy, la comunicación entre las personas tiene más mensajes no verbales, que los expresados con la palabra. “Revelamos nuestras emociones a través de las expresiones faciales, de nuestro lenguaje corporal y del tono verbal, y podemos interpretar lo que sienten los demás a través del tacto. Por eso, la conexión física es una gran parte de la comunicación entre dos personas”, reveló.

La conexión física es una gran parte de la comunicación entre dos personas / Foto: Thinkstock
La conexión física es una gran parte de la comunicación entre dos personas / Foto: Thinkstock

Para Hess, esto no puede ser más cierto. “El contacto físico es crucial, pero en el mundo de hoy, las personas nos hemos desconectado físicamente. Mi objetivo es cambiar esta realidad. Quisiera lograr que todas las personas tengan un espacio seguro y confortable para sentirse completas”, aseguró.

 

El dinero, ¿modifica la experiencia?

Para Alroy, aunque los abrazos sugieren afecto, el éxito de la experiencia depende de quién da los abrazos, y de lo que esa persona está sintiendo en ese momento. Por ejemplo, si un abrazador profesional trabaja con pacientes terminales, y cree firmemente que está ofreciendo un servicio partiendo del amor, una sesión de abrazos puede ser un experiencia gratificante para ambas partes, aun si hay dinero de por medio.

Una sesión de abrazos puede ser un experiencia gratificante, aun si hay dinero de por medio / Foto: Thinkstock
Una sesión de abrazos puede ser un experiencia gratificante, aun si hay dinero de por medio / Foto: Thinkstock

“También es posible que el cliente esté pendiente de la transacción, y que tenga en mente que está pagando por un servicio, lo que puede hacerlo dudar sobre la motivación del abrazador. Si percibe que el profesional solo esta ahí por el dinero, y no para expresar amor, puede que no se sienta mejor al finalizar la sesión”, agregó Alroy.

[Relacionado: Expresar amor sin gastar dinero]

 

¡Más amor por favor!

En su libro Tacto: El Poder de la Conexión Humana, Hess aporta herramientas para incorporar el contacto físico en nuestras vidas. Es más: ¡nos enseña 19 posiciones para abrazar! Además, la autora adelantó a Yahoo Mujer que actualmente está diseñando un programa de certificación para abrazadores profesionales, y que sueña con que su empresa ¡pueda ofrecer abrazos a nivel nacional!

Incorporar el contacto físico cambia la vida / Foto: Thinkstock
Incorporar el contacto físico cambia la vida / Foto: Thinkstock

Y tú, ¿qué opinas? ¿Contratarías a un abrazador profesional?

 

_________

Entrevistas con Samantha Hess, abrazadora profesional, autora y empresaria; y con Carolyn Alroy, psicóloga.

 

Mira también: