El miedo puede ser tu aliado

El miedo puede paralizarte, y hacerte pasar un mal momento… o por el contrario ¡puede ser tu mejor aliado! Descubre cómo es posible convertir esta emoción en un impulso para desarrollarte y ser aún más fabulosa.

Cuando se nos presentan desafíos profesionales, en los que tememos no estar a la altura, o si nos enamoramos de alguien y nos preocupa no ser correspondidas, ¡es fácil sentirnos asustadas! Pero, según Amy Przeworski, profesora de psicología en la Universidad Case Western Reserve, esta emoción no tiene por qué ser algo malo, sino que, en verdad, puede sernos muy útil. “Tanto el miedo como la ansiedad pueden darnos la energía extra que necesitamos para trabajar más duro, probar nuevas actividades, y ponernos en marcha para alcanzar nuestros sueños. Así, nos impulsarán a desarrollarnos como personas, si tan solo los ponemos a raya, para que no nos abrumen”, explicó la especialista en entrevista con Yahoo Mujer. 

 


El miedo puede paralizarnos, ¡o hacernos avanzar!

Przeworski señaló que, el miedo nos ayudará a mejorar nuestro rendimiento, siempre y cuando esté balanceado con nuestra habilidad de manejar aquello que nos asusta. Por ejemplo, si temes no poder alcanzar tus metas en el trabajo, esta ansiedad te llevará a trabajar más duro y a ser más eficiente, ¡pero solo si te crees capaz de realizar esa tarea! “Debes creer que tienes la habilidad, inteligencia y recursos necesarios para lograr más”, declaró.

En cambio, si tu miedo o ansiedad se vuelven tan grandes que no crees tener la capacidad de solucionar el problema, es posible que te sientas paralizada y que tu rendimiento disminuya. “En ese caso, puede que te abrumen el estrés y la frustración, y que no logres actuar y cumplir con tus objetivos. Por otro lado, la idea de que la situación está fuera de tu control también puede causarte ansiedad paralizadora”, explicó la experta.

¿Cómo convertir un miedo paralizador en uno saludable?

La idea de eficiencia personal es fundamental a la hora de utilizar el miedo a tu favor, puntualizó Przeworski. Por eso, recomendó trazar un plan para lograr tus objetivos: “Al entender que puedes dar pasos pequeños para alcanzar tu meta, te sentirás potenciada y poderosa, en vez de paralizada”, reveló.

En tanto, la psicóloga también propuso informarte bien, para disminuir la sensación de ansiedad: “Por ejemplo, si te preocupa no ser una buena madre, o no poder cumplir con todas las necesidades de tus niños, leer libros sobre maternidad puede darte las herramientas necesarias para ser la mamá que deseas ser, pero sobre todo, hacerte sentir más segura en cuanto a tus habilidades”, destacó. 

[Relacionado: Cataplexia, la explicación científica a una macabra creencia popular]


En el caso de que alguna circunstancia esté fuera de tu control, lo mejor será aceptar tu situación y buscar ser feliz en los pequeños momentos. “Si, por ejemplo, te preocupa no encontrar una pareja estable, ¡no te hundas en la ansiedad! Sal a divertirte con tus amigos, pasa tiempo en familia y únete a clubes en los cuales las personas que participen tengan intereses similares a ti, con el propósito de disfrutar verdaderamente de tu soltería. Aceptar y valorar la situación en la que nos encontramos suele aliviar la ansiedad que experimentamos al enfrentarnos a temores que están fuera de nuestro control, e incrementar nuestra satisfacción”, señaló Przeworski.

Por su parte, Robert Epstein, profesor de psicología de la Universidad de South Pacific, y ex editor en jefe de la revista Psychology Today, explica que, en su opinión, lo mejor que podemos hacer cuando el miedo nos abruma es intentar calmarnos, para mirar la situación en la que nos encontramos objetivamente. “Cuando estamos tranquilos, tomamos mejores decisiones y mejoramos nuestro rendimiento”, señaló a Yahoo Mujer.

Sentir miedo, puede ser agradable


Si disfrutas de subirte a la montaña rusa, o ves películas de terror, sabrás que sentir un poquito de miedo ¡también puede ser divertido! De acuerdo con Epstein, esto depende de la persona y de sus habilidades para estar calmo en situaciones de ansiedad. “Mientras que algunos disfrutarán de la adrenalina o del cambio en la rutina, otros se sentirán incómodos o hasta traumatizados ante el mismo estímulo”, comentó. 

[Relacionado: Buenas razones para tomar una siesta]


Nuestros miedos ¡no siempre son la realidad!

También es importante darnos cuenta que, los miedos que sentimos a lo largo de nuestra vida ¡raramente se convierten en realidad! Así lo señaló a Yahoo Mujer, Carolyn Alroy, psicóloga de Nueva York. Y aun si lo que temíamos ocurre, debemos estar abiertas a la posibilidad de fallar para obtener lo que queremos. “Si te postulas a un trabajo, sabes que existe la posibilidad de que no lo consigas, y eso puede asustarte. Si finalmente tus temores eran correctos, ¿quién dice que has fallado? Puede que esa decepción te ayude a tomar las medidas necesarias para conseguirlo la próxima vez, o que, por el contrario, descubras que en el fondo tú no eras ideal para ese trabajo, ¡así como él no lo era para ti!”, explicó.

Y tú, ¿cómo manejas tus miedos? ¿Alguna vez los has aprovechado para mejorar tu rendimiento y hacerte avanzar? ¡Cuéntanos!

[Relacionado: Síndrome de burnout: qué es, síntomas y prevención]

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.