Mitos y verdades sobre el desorden bipolar

Se pueden experimentar cambios de humor bruscos. Foto: Thinkstock
Se pueden experimentar cambios de humor bruscos. Foto: Thinkstock

A pesar de que el desorden bipolar ya no es un tema tabú, los mitos populares sobre esta condición aún persisten. A continuación, tres expertos en el tema nos ayudan a separar la verdad de la ficción.

Mito: es solo un estado de ánimo y, si ‘piensas de manera positiva’, te sentirás mejor.

El Dr. Fred A. Baughman, de la Academia Americana de Neurología, explicó en entrevista con Yahoo que, a pesar de que la psiquiatría aún no ha descubierto la causa exacta de esta afección, es una condición real que apela a las emociones, en la cual una persona puede experimentar cambios de humor bruscos en un período de tiempo muy corto.

“Muchos opinan que se trata de la falta de balance químico en el cerebro, aunque no hay pruebas de esto aún”, aseguró, agregando que algunas causas posibles pueden ser el estrés, desequilibrios hormonales, deficiencias nutricionales, abuso de drogas o alcohol o alguna experiencia traumática.

Por su parte, la Dra. Shannon Karl, miembro de la Asociación Americana de Counseling, comentó que esta enfermedad es diagnosticable, y aún más importante, tratable. “Así como todos los órganos del cuerpo humano, el cerebro necesita tratamiento al verse afectado. Por eso ‘pensar en positivo’ y poner una buena actitud no es una solución permanente ni efectiva, y es necesario consultar con un profesional para determinar la mejor forma para tratase”, explicó a Yahoo.

[Mira también: Un químico en tu bloqueador podría afectar tu fertilidad]

Mito: es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

De acuerdo con Carolyn Alroy, psicóloga de Nueva York, quien ayuda a pacientes diagnosticados con desorden bipolar a través de la terapia de conversación, los hombres y las mujeres se ven afectados en igual proporción. “La diferencia radica en que las mujeres suelen mostrar más síntomas depresivos, mientras que los hombres experimentan más la manía”, aclaró a Yahoo! 

Por su parte, Baughman señaló que, a pesar de que ambos géneros sufren de este desorden en igual medida, las mujeres tienden a experimentar episodios depresivos y de manía más a menudo que los hombres.

La combinación adecuada de terapia y medicación, se pueden eliminar los síntomas / Foto: Thinkstock
La combinación adecuada de terapia y medicación, se pueden eliminar los síntomas / Foto: Thinkstock

Verdad: la terapia de conversación es crucial.

Según Karl, la psicoterapia, o terapia de conversación, es una parte importante del tratamiento efectivo. “No solo le permite al paciente hablar sobre sus sentimientos y emociones, ayudándolo a reconocerlos, sino que un buen terapeuta lo ayudará a trabajar en favor de reducir el impacto de esta afección en su vida, así como a hacer cambios positivos en su comportamiento para mejorar su calidad de vida”, señaló.

“En ocasiones, las personas bipolares actúan como si fuesen dos personas diferentes. Como la memoria está ligada al afecto, cuando están en un estado maníaco no solo se sienten distintos, sino que sus pensamientos y sus memorias también varían de los que tienen cuando están en un estado depresivo. Esto contribuye a un sentido de identidad partido. El rol de la terapia de conversación es ayudarlos a integrar su identidad partida”, explicó Alroy.

Eso sí: Baughman advierte que, para que sea efectiva, este tipo de terapia no debe invalidar al paciente, ni su propia evaluación de sus pensamientos y sentimientos.

[Mira también: El chocolate podría ser el próximo jarabe para la tos]

Mito: el desorden bipolar se puede curar.

Karl sugirió que, aunque los resultados individuales suelen variar, el desorden bipolar nunca se cura. “Igualmente, con la combinación adecuada de terapia y medicación, se pueden eliminar los síntomas de la afección de manera efectiva. Si el paciente toma la iniciativa de empezar un tratamiento y sigue con constancia las direcciones del profesional de la salud mental, es posible lograr una gran mejoría”, añadió.

Según Baughman, los mejores resultados se logran a través de terapias nutricionales y hormonales, así como la terapia de conversación. “La medicación antipsicótica puede traer efectos secundarios nocivos, como problemas metabólicos, obesidad, problemas del corazón y disfunción sexual, entre otros”, explicó. Por su parte, Alroy sostiene que la mayoría de los profesionales hoy concuerdan en que la medicación suele ser la mejor forma de tratamiento.

Verdad: tener este desorden en la historia clínica familiar, aumenta nuestras chances de padecerlo.

De acuerdo con Karl, varios estudios científicos han demostrado que la genética pareciera tener una influencia. “Una historia familiar de cualquier problema de salud mental, (no solo el desorden bipolar), puede aumentar nuestra susceptibilidad”, explicó.

Además, Baughman agregó que la inhabilidad de descomponer un neurotransmisor llamado norepinefrina, causado por la deficiencia de una enzima llamada COMT, es un factor hereditario, y suele presentarse en personas con desorden bipolar.

Pero Alroy también explicó que, aunque aparentemente hay un componente genético gracias al cual tener un padre o un hermano suele incrementar las probabilidades de ser diagnosticado con este desorden, en ocasiones los parientes de personas bipolares tienden a tener una enfermedad mental de otro orden, como desórdenes de ansiedad o depresión. “El factor ambiental de tener personas cercanas con esta condición y crecer con ellos, puede causar ansiedad y depresión, con consecuencias a largo plazo”, estimó la psicóloga. 

[Mira también: La aterosclerosis, más que un problema de colesterol]

Mito: la condición no puede diagnosticarse antes de los 18 años.

“A pesar de que la mayoría de los expertos concuerdan que la edad promedio del comienzo de la afección ronda los 20 años, es posible diagnosticar a personas de menos de 18 años”, aseguró Karl. Por su parte, Alroy agregó que, técnicamente, el precursor al desorden bipolar en jóvenes de menos de 18 años puede ser considerado desorden bipolar juvenil.

Si crees que tú, o alguien cercano a ti pueden padecer este desorden, no dejes de ver este video en el que la psicóloga clínica María L. Valcourt Rodríguez nos explica las características más comunes de las personas bipolares.

 

Recuerda que ante cualquier duda o síntoma debes consultar con un profesional de la salud mental, para que pueda realizar un diagnóstico apropiado y determinar un tratamiento.

__

Entrevistas con: Carolyn Alroy, psicóloga de Nueva York; Dr. Fred A. Baughman, becado de la Academia Americana de Neurología; Dra. Shannon Karl, miembro de la Academia Americana de Counseling.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.