Anuncios

Las razones más comunes para no hacer ejercicio

Tal vez tienes las mejores intenciones para hacer ejercicio, sin embargo, siempre algo se atraviesa: tu trabajo, el hogar, los niños, el cansancio e incluso la falta de motivación. Un pretexto para no hacerlo. Piensa que si hay algo fácil de encontrar es una excusa que encuentras más rápido que cuando tu celular timbra. El reto es que tu voluntad no se doblegue ante ninguna.

 



¿Con cuál te identificas?

Las ‘razones’ que con mayor frecuencia escucho son las siguientes:

No tengo tiempo. Con 20 minutos tres veces por semana es suficiente. Tardas más en tu aseo y arreglo personal, quizá en desayunar, inclusive dura más la cantidad de tiempos libre que tenemos al día o al esperas para una cita. ¡Piénsalo!
 
No puedo ir al gimnasio. El único requisito eres tú con ropa cómoda y un par de tenis. Existen opciones sencillas, tal como caminar. Ahora bien, si sientes que los aparatos y las pesas no son para ti, busca rutinas en las que cargues tu propio peso. ¡Son muy efectivas para darte tono y fuerza muscular!

No puedo dejar solos a mis hijos. Mientras ellos ven su programa de televisión favorito, el tiempo cuenta y puedes aprovecharlo incluso en casa. Puedes negociar con tu esposo un rol de cuidado de los niños mientras haces tu rutina.

El ejercicio me aburre. Si te concentras en ejecutar bien y correctamente los ejercicios, tu mente no estará ocupada pensando otras cosas. Incluso puedes escuchar tu música favorita, ten seguro que no tendrás tiempo para aburrirte.

El ejercicio cuesta mucho trabajo. Hay actividades diseñadas para todas edades y niveles. Desde principiantes, intermedios hasta avanzados. Además, es muy gratificante que vivas el proceso de adaptación y superación, en otras palabras: con el tiempo transformas a fácil lo que originalmente sientes difícil.

No tengo presupuesto para pagar un entrenador. Quien realmente necesita algo de ejercicio saludable, no requiere un entrenador personal para mejorar. Aprovecha la tecnología, en la red puedes encontrar tanto programas de ejercicio como aplicaciones que incluso puedes tener en tu celular.

No veo progresos. Piensa lo siguiente, ¿te esfuerzas, nutres y descansas de la manera adecuada? Posiblemente también has perdido el concepto de tus medidas sin darte cuenta realmente que estás perdiendo o agregando peso a tu cuerpo. Lo recomendable es que mensualmente te midas, peses, tomes fotos y lo lleves en una diario de entrenamiento para tener constancia de tus progresos.

Las pesas me hacen lucir como "una mole". No todas las rutinas de pesas son para obtener volúmenes monumentales, su función principal será moldear y tonificar tu cuerpo además de fortalecerlo y así evitar lesiones en otras actividades. Es importante que entrenes con pesas  si deseas quemar grasa corporal.

Me falta motivación. Una forma inteligente para mantenerte motivada es encontrar un grupo de entrenamiento. Sí, por ejemplo, si entrenas con un equipo de carrera, ellos te esperarán para comenzar con la actividad física y así integrarte. Entonces, no sólo tendrás que asistir sino que también deberás cumplir horario. La interacción social te ayudará a encontrar en el running intereses como amistades, pareja, trabajo, entre otros.

Estoy de viaje. Si tu trabajo es viajar constantemente, ¡te tengo buenas noticias! Muchos hoteles tienen gimnasio, aunque si de plano no te gusta o no es lo tuyo, carga tus tenis para correr y explora nuevos caminos que te esperan.

Para terminar, te daré un consejo: empieza ya antes de que más excusas te encuentren a ti.

 

También te interesa: