Las bodas ya no son iguales ‘gracias’ a los millennials

La generación millennial también está dejando su huella en las bodas, y no solo porque se casan menos, o tienen menos interés en hacerlo, y lo hacen más tarde que otras generaciones; sino también en cómo planean, gastan y realizan este evento.

Muchos millennials prefieren que los invitados inviertan en su luna de miel a comprarles regalos de boda. Foto: Getty Images

Experiencias y caridad más que regalos para la casa

Una característica de las parejas millennial, es que muchas han vivido juntas antes de casarse, y si no, suelen tener vidas mucho más establecidas, por lo que a la hora de planear la lista de regalos de boda que quieren, suelen preferir que sus invitados cooperen con experiencias y viajes, como su luna de miel, más que en una vajilla o sábanas. Y es que ya no ‘necesitan’ armar una casa de recién casados desde cero, por lo que prefieren que la inversión se enfoque en algo más.

Otra tendencia es que piden a sus invitados contribuir a una causa, donar a una caridad que ellos han elegido. Así, están haciendo que su boda también contribuya a ayudar a alguien más, y lo comparten con sus invitados.

En caso de haber lista de regalos, los millennials también están expandiendo sus horizontes, por lo que estas ya no solo existen en tiendas físicas, sino en portales digitales, incluyendo Amazon, por ejemplo. Así que será cada vez más común que ya no tengas que ir a una tienda a adquirir un regalo para una boda, sino que bastará entrar en línea a los portales que ellos tienen elegidos.

También te puede interesar: Llegan las Manymoons, la nueva tendencia entre los recién casados

Planeación de boda

La tecnología ha permitido a los millennials estar más en contacto con aplicaciones o sitios web desde los cuales poder organizar una boda, siendo hasta 40% de las parejas que hoy en día, al menos en EEUU, lo harían en línea y hasta 66% con ayuda de una aplicación móvil.

Pero también, es más común que ambos estén completamente involucrados en la organización de la boda, cuando era más común que fuera la mujer quien lo hiciera, y el hombre aportara en algunas ocasiones. Esto ha cambiado también la situación de los wedding planners, quienes trabajan con ambos a la vez y deben conocerlos bien a fondo para poder traducir aquello que buscan y son, en la ceremonia y la fiesta.

De dónde viene todo

La generación millennial está cada vez más consciente del origen de todo lo que adquieren. Esta conciencia también se traduce a la hora de su boda. Que todo lo que se adquiera pueda ser reutilizado, sea reciclado, sustentable, y provenga de comercio justo o sustentable, por ejemplo, son algunas de sus prioridades, por lo que los wedding planners deben estar también más conscientes de esto.

También te puede interesar: 10 ideas eco-friendly para tu boda

Personalización hasta el último detalle

Que la ceremonia y festejo reflejen la personalidad de los novios y sean experiencias únicas, es una de sus prioridades. Así, es más común que, no solo por cuestión de presupuesto, opten por el DIYHaciendo ellos mismos las invitaciones, adornos o notas de agradecimiento, son algunas formas en las que se aseguran de dejar su huella personal en todo el evento.

Redes sociales como Pinterest e Instagram les ayudan a darse ideas de qué es lo que quieren, pero de alguna forma también les está llevando a querer que todo esté perfecto para la foto. Pero al tener tantos ejemplos a la mano de qué hicieron otras personas, también se ven obligados a ser más creativos para no repetir exactamente lo mismo, y siempre hacer algo distinto.

Ceremonias menos formales

Si las bodas millennial tienen una tendencia a ser menos formales y más cortas, incluso evitando el servicio religioso, o buscando la forma de que todo se realice en el mismo lugar, ya sea solo civil o con una sencilla bendición.

La ceremonia es también algo que quieren personalizar, escribiendo sus propios votos, con música, o lecturas especiales.

La novia y las damas

El que celebridades o figuras públicas suelan usar más de un vestido el día de su boda, inspira también a la novia millennial. Ya sea que elija un modelo que se pueda transformar (de una falda larga a una corta o pantalón), o escoja dos, uno para la ceremonia y otro para la fiesta.

Y también es más común que las damas no vayan todas uniformadas. Si bien podrían existir algunas reglas básicas (como gama de colores o largo del vestido), la novia millennial suele permitir a sus damas de honor que elijan lo que más les gusta para acompañarla ese día.

Bodas de más de un día

El propósito de esto es que la boda sea una experiencia para todos los invitados. Así, suelen organizar cenas o eventos uno o dos días previos. Desayunos, salidas, spa, fiestas previas son algunas de ellas, así como también el desayuno del día siguiente, por ejemplo.

@travesabarros