NUESTRA CRÍTICA: 'Bohemian Rhapsody', la película que los fans de Queen estaban esperando (pero solo los fans)

Veredicto: Bohemian Rhapsody es la película que todo fan de Queen debe ver; y la producción que marcará un antes y un después en la carrera de Rami Malek.

Estampidas en el suelo al son de We will rock you. Alaridos de alegría al ver a Rami Malek poseído por Freddie Mercury en la gran pantalla. Risas en los momentos más cómicos y lágrimas en los más emotivos. Así vivieron unas 7.000 personas el estreno mundial de Bohemian Rhapsody celebrado el pasado martes en el Wembley Arena de Londres, el recinto de conciertos anexo al Estadio de Wembley donde hace 33 años Queen celebró el legendario Live Aid.

Rami Malek y Gwilym Lee como Freddie Mercury y Brian May (©20th Century Fox)

Un lugar plagado de recuerdos para Queen y sus fans, que no dudaron en dejarse llevar por el ritmo de este biopic. Lo que mismo que sucederá en los cines a partir del 31 de octubre.

La película llega después de varios años en desarrollo y desacuerdos entre la visión que querían contar Brian May y Roger Taylor, y la que buscaba su primer protagonista, Sacha Baron Cohen. Y a pesar de un rodaje tumultuoso con la desaparición inesperada de su director, Bryan Singer, y las críticas apresuradas de algunos que creían que la película no mostraría la faceta personal y homosexual de Freddie, Bohemian Rhapsody demostró que es un biopic hecho por y para los fans. No para los críticos. Y prueba de ello fue la locura generalizada que se vivió en el Arena durante cada escena emotiva de Freddie Mercury, cada canción o cada momento de amistad.

Bohemian Rhapsody no es una película para dejarse llevar por lo que digamos los especializados en cine, aunque seguramente más de un crítico no esté de acuerdo. Es una película para palpitar en la gran pantalla -y con un buen equipo de sonido- si eres de los muchos que crecimos con We’re the champions o Killer Queen sonando en casa.

Y así nos lo describió el propio Rami en la alfombra violeta, antes de reventar el Wembley Arena con la película: “Espero que les guste nuestro intento por capturar su esencia; y quién era este ser humano revolucionario y compartirlo con el mundo”. 


En resumen, la película es un “guilty pleasure” cinematográfico. Aquellos que busquen una biografía dramáticamente oscura sobre los secretos de Freddie Mercury, su vida dentro y fuera del armario y sus años luchando contra el SIDA, se quedarán con las ganas. Porque Bohemian Rhapsody es la celebración de una banda legendaria, la amistad que los unía y sus mentes creativas detrás de una música que rompió esquemas y barreras, resumido en una versión edulcorada.

La película comienza el día del Live Aid, con Rami Malek presentando su versión de Freddie y sorprendiéndonos con sus manierismos e imitaciones físicas del cantante. Una labor que ha requerido de mucha dedicación, entrenamiento y unas cuantas prótesis faciales. A lo largo de sus 134 minutos, relata la formación de la banda, sus primeros éxitos y la osadía de Freddie, Brian May, Roger Taylor y John Deacon de hacer música que rompiera esquemas. Pero también se adentra en las diferencias entre ellos -aunque de forma más idealizada- la homosexualidad de Freddie, su relación con su compañera y amiga, Mary, y la enfermedad que se cobró su vida.

A su vez, cuenta con muchos guiños sobre la historia que los rodea y que los fans conocen de sobra. Como Mike Myers interpretando a Ray Foster, un ejecutivo ficticio de EMI que afirma que Bohemian Rhapsody nunca será la canción que consiga que los jóvenes sacudan la cabeza mientras conducen en coche. Algo que él convirtió en un momento icónico de los viajes en carretera con Wayne’s World (1992), relanzando la canción a nivel mundial 17 años después.

Gwilym Lee, Brian May, Rami Malek, Roger Taylor, Ben Hardy y Joe Mazzello en la premiere mundial (Cortesía de ©20th Century fox)

Bohemian Rhapsody no es una biografía dedicada a exponer o revelar los trapos sucios que, evidentemente, también nos gustarían conocer. En lugar de explorar el liderazgo impuesto de Freddie, sus diferentes personas sobre y debajo del escenario y su excentricismo -que podrían haber creado un biopic con tintes más biográficos- la película es una experiencia sensitiva y musical que sin dudas estremecerá a todos los que hayan caído rendidos a la música de esta banda legendaria.

Eso sí, no sería de extrañar que Rami Malek consiguiera una nominación en la temporada de premios por la mejor interpretación de su carrera.

Para seguir leyendo:
Rami Malek tira la casa por la ventana en el estreno de Bohemian Rhapsody: “¡Esto es por Queen!”
El amor supera las cámaras: La actriz que interpreta a Mary en Bohemian Rhapsody es la novia de Rami Malek
Bohemian Rhapsody: No vas a creer lo que Rami Malek hizo con los DIENTES de Freddie Mercury
Bohemian Rhapsody intentó filmar en la casa verdadera de Freddie Mercury; pero no pudieron
¿Canta Rami Malek en ‘Bohemian Rhapsody’?
¿El biopic del año? Las primera reacciones de Bohemian Rhapsody elogian a Rami Malek como Freddie Mercury
Los 22 estrenos que debes tener en cuenta para lo que queda de 2018