¿Qué otras películas tiene Bong Joon-ho, el triunfador de los Óscar?

Como bien sabemos todos a estas alturas, la gran sorpresa de la noche de los Óscars fue la victoria de Parásitos –la cinta surcoreana protagonizada por Song Kang-ho, Lee Sun-kyun, Cho Yeo-jeong, Choi Woo-shik y Park So-dam, y dirigida por Bong Joon-ho. Pero sin duda es este último quien sin duda más se ha beneficiado del insólito triunfo de la película, pues los cuatro importantísimos premios que ha cosechado la cinta apuntan a él de forma más o menos directa: Mejor DirectorMejor Guion OriginalMejor Película Internacional y Mejor Película –siendo, recordemos, la primera vez en la historia que una cinta en habla no inglesa gana este último premio.

Tras ganar cuatro de los más importantes Óscar de 2020, Bong Joon-ho se ha convertido en el cineasta de moda. (Imágenes: Chris Pizzello, AP Photo - Gtres / Kimberly French - Netflix)

Y decimos que fue una sorpresa porque, si bien muchos cinéfilos de todo el mundo el mundo conocen al menos parte de la filmografía de este cineasta de 50 años (como sin duda lo conocen sus “maestros” Martin Scorsese y Quentin Tarantino, de los que quiso acordarse en su discurso de agradecimiento), no es menos cierto que el grueso del público internacional está poco familiarizado con él –y que para muchos ha sido y será Parásitos, con su extraña y original mezcla de comedia negra y thriller social, el primer acercamiento al peculiar cine de Bong. Por eso, hoy más que nunca, conviene hacer un repaso a lo que el director viene ofreciéndonos desde comienzos del siglo XXI.

Una escena de Memories of Murder, segundo largometraje del director coreano. (Imagen: © CJ Entertainment)

Quien desee hacer un recorrido exhaustivo por el historial como director de Bong debe comenzar con su debut de 2000, Flandersui gae Barking Dogs Never Bite –una comedia sobre el secuestro de un perro que el cineasta filmó pocos años después de graduarse en la Korean Academy of Film Arts y que pasó mayormente desapercibida. Dicho esto, nosotros aconsejamos saltar directamente a su segunda película: Memories of Murder (Crónica de un asesino en serie). Este magnífico thriller de 2003, basado en una historia real sobre dos detectives que luchan por encontrar a un violador y asesino de mujeres en la Corea del Sur rural de los años 80, tuvo una escala mucho mayor que su antecesora (tanto en producción como en distribución) y fue responsable de poner a Bong en el mapa de la cinematografía mundial. Su premiere internacional fue en el Festival de San Sebastián (donde ganó Mejor Director) y tuvo un enorme éxito de crítica y de público –convirtiéndose en una de las películas favoritas de Quentin TarantinoMemories of Murder también fue la primera vez que Bong trabajó con su habitual colaborador Song Kang-ho –el actor que interpreta a Kim Ki-taek en Parásitos.

The Host, todo un alarde de (buena) mezcla de géneros. (Imagen: © Showbox Entertainment)

Tras dedicarse durante un tiempo a contribuir a proyectos colectivos con algunas piezas y cortometrajes, Bong volvió en 2006 con The Host, un nuevo y mastodóntico salto en su carrera, tanto por su presupuesto –que rondaba los 10,9 millones de euros (12 millones de dólares)– como por su inclasificable género –un drama intimista envuelto en una película de monstruos gigantes… o justo lo contrario. Su historia nos presenta a una familia de Seúl que se ve inmersa en el caos cuando un enorme monstruo anfibio emerge del río Han y secuestra a la hija del personaje que interpreta Song Kang-ho. La película participó en el Festival de Cannes y supuso un éxito aún mayor para Bong –convirtiéndose en su momento en la cinta coreana más taquillera de todos los tiempos (aunque hoy se conforma con estar en el Top 20).

Bong se lanzó a dirigir su primera película en habla inglesa con Snowpiercer. (Imagen: © The Weinstein Company / RADiUS-TWC)

El cuarto largometraje de Bong sería el drama Mother (no confundir con la película de Aronofsky), sobre una mujer madura que busca al criminal que incriminó a su hijo por el horrible asesinato de una escolar. De nuevo, esta desgarradora cinta de 2009 volvería a desatar los aplausos en Cannes y figuró en muchas listas de lo mejor del año. Pero para muchos el descubrimiento de Bong no llegaría hasta que tuvo su debut en habla inglesa con Snowpiercer (2013), la adaptación de la novela gráfica Le Transperceneige sobre un futuro post-apocalíptico y distópico en el que los viajeros de un tren (que constituyen la población mundial) viven separados según su estatus social... hasta que un hombre se decide a liderar la revolución contra la élite. Con un reparto de lujo que incluía a Chris EvansEd HarrisJohn HurtJamie Bell Tilda SwintonSnowpiercer reventó las taquillas de Corea del Sur, fue aplaudida en algunos de los mayores festivales del mundo y definitivamente convirtió a Bong en un cineasta internacional a seguir.

Okja fue muy aplaudida pero también criticada al optar a la Palma de Oro siendo una producción de Netflix. (Imagen: © Netflix)

Tras escribir y producir el aclamado drama Niebla (2014), en 2017 Bong estrenó Okja –otra extrañísima cinta sobre una joven que cría y protege a una especie de super-cerdo modificado genéticamente. Co-escrita por Jon Ronson (Frank, Los hombres que miraban fijamente a las cabras) y por el propio Bong, la cinta contó de nuevo con un reparto internacional de lujo –con nombres como Tilda SwintonJake Gyllenhaal o Paul Dano– pese a que Bong regresó a Corea del Sur para rodarla. Tuvo su premiere en la Sección Oficial del Festival de Cannes en 2017, donde generó mucha polémica al competir por la Palma de Oro a pesar de haber sido producida por Netflix. A estas alturas, ya estaba más que claro que la provocativa línea a seguir por este peculiar cineasta era la del eclecticismo, la mezcla de géneros y la constante experimentación técnica y narrativa...

Parásitos supone la consagración definitiva de Bong como director-estrella a seguir. (Imagen: © La Aventura Audiovisual)

Consolidado pues como el cineasta surcoreano de la década, Bong decidió permanecer en su país y rodar su siguiente película enteramente en su lengua materna. Esta sería por fin Parásitos, una extraña y negrísima comedia mezclada con thriller psicológico y drama social, sobre una familia pobre que se infiltra poco a poco en el seno de una familia rica… y descubre que sus anfitriones también ocultan secretos oscurosParásitos debutó en el Festival de Cannes de 2019 y allí ganó la Palma de Oro –siendo Bong el primer director coreano en alzarse con este premio (y la cinta, la primera de nacionalidad coreana en obtenerlo). Además, fue la primera vez desde La vida de Adèle que el jurado otorgaba el codiciado galardón por unanimidad. Nuevamente, Bong recibió los elogios de la crítica y su película arrasó en la taquilla internacional, recibiendo otros importantísimos premios (incluido el Globo de Oro a Mejor Película Extranjera) hasta optar a cuatro de los principales Óscar de 2020 –ganándolos todos, como hemos visto.

Ahora miremos al futuro. Gracias a IndieWire hemos sabido que lo próximo de este cineasta convertido en superestrella será encargarse de la producción ejecutiva de la serie basada en Snowpiercer que emitirá la cadena TNT a partir del próximo 31 de mayo, así como el desarrollo y la producción de la adaptación a serie televisiva de Parásitos para HBO –en la que Bong asegura que podrá desarrollar la “película de seis horas” que imaginó en un principio. Por el momento se desconoce si se hará cargo también de la dirección y si la serie estará ambientada en Corea del Sur al igual que la película, o bien trasladará su acción a EEUU con un reparto local.

En un futuro más lejano –y tal y como recoge Vanity Fair–, Bong asegura tener varios proyectos personales en mente, incluida “una cinta de cine negro atmosférico al estilo de Sed de mal, de Orson Welles”  –que estaría ambientada en la frontera entre EEUU y México–, así como una gran película de acción similar a La gran evasión, la película con Steve McQueen. En cuanto a la seductora posibilidad de que haga cargo de alguna película de Marvel, Bong confiesa sentir poco afecto tanto por los superhéroes –pese a admirar cintas como Logan o la saga de Guardianes de la galaxia– como por las franquicias y adaptaciones en general. Así que podemos esperar que durante los próximos años el coreano se mantenga fiel a su promesa de seguir la estela de su admirado Quentin Tarantino y dé prioridad máxima a dirigir historias originales.

Más historias que te pueden interesar: