Las fotos de Britney Spears que preocupan a sus fans

La vida de Britney Spears nunca fue fácil y es que su frágil salud mental nos ha tenido en vilo en muchas ocasiones. Ahora, tras su salida del hospital psiquiátrico, su imagen desaliñada, desorientada y totalmente perdida, vuelve a preocuparnos a todos.

Britney Spears desmejorada al salir del psiquiátrico (Chris Pizzello/Invision/AP)

El padre de Britney, ¿víctima o verdugo?

Jamie Spears es muy odiado por los fans de Britney Spears y es que siempre le suelen acusar de coaccionarla y abusar de su papel como tutor legal de la cantante que ya cuenta 37 años.

A finales del año pasado, 2018, Jamie se enfrentó a una operación de urgencia que casi le cuesta la vida debido a la ruptura de su colon. En aquel momento, Britney decidió dejarlo todo para cuidarle. De hecho, la cantante pospuso sus conciertos en Las Vegas para este verano que le iban a reportar grandes ganancias económicas.

A raíz del incidente de su padre, Britney no pudo gestionarlo y decidió ingresar en un psiquiátrico durante 30 días para cuidarse a sí misma. Así se “despidió” de sus fans en Instagram a inicios de este mismo mes de abril:

Los fans de Britney no se creen la versión oficial

Los seguidores de la cantante llevaron el hashtag #FreeBritney a Trending Topic mundial en Twitter y es que, según su parecer, es el padre de la artista quien la ha forzado a ingresar en el psiquiátrico.

Quizá para paliar la enorme polémica en redes, quien mueva los hilos de Britney ha decidido que cuelgue hoy mismo, 24 de abril, este vídeo en su cuenta de Instagram para “amansar a las fieras” y, supongo, que la misma persona sería quien habría hecho que saliera del psiquiátrico unas horas para que todo el mundo viera ‘lo bien que está’… pero ha sucedido todo lo contrario.

 

Britney sale desmejorada del psiquiátrico

La salida del 21 de abril de Brit junto a su novio Sam Asghari ha añadido más leña al fuego y es que es innegable la expresión perdida -quizá medicada- de la cantante al abandonar el hotel Montage de Beverly Hills.

Su mirada perdida, su rostro desubicado, como en otro mundo y sus cabellos dejados totalmente no ayudan a vender esa imagen de “sonriente y feliz” sino más bien la opuesta.

Por momentos me recordó a la Britney de hace doce años cuando perdió totalmente el control sobre su vida y su salud mental y se rapó la cabeza ante los paparazzi. En ocasiones siento lástima por Spears, parece un juguete roto en manos que la controlan como quieren.

Es una verdadera pena verla así. Espero que se recupere pronto y, rompiendo el estigma de la salud mental, esté equilibrada y si es necesario medicada para que pueda llevar una vida normal sin tener que enfrentarse a estos duros desequilibrios que la destrozan.

¿Qué te parece la imagen de Britney al salir del psiquiátrico? ¿Y su último vídeo? ¿Es Spears libre y feliz o está controlada por quienes la rodean?